Agradecimiento a mis últimos 18 seguidores en wordpress

Me he sentido algo apenado por no distinguir a mis últimos 18 seguidores de wordpress, que no cambian tanto como los de tuiter o facebook. Y como el número aumenta creo importante, a manera de retribución, mencionarlos en esta entrada que pueda parecer bastante poco prometedora.

En todo caso gracias por sus visitas y por estar al tanto de mis rareza escritas.

Un abrazo grande a todas y todos ustedes, seguidores de este blog.

Atte.

 

Rómulaizer Pardo

 

Lista de los últimos 18 seguidores del más reciente al más distante:

1)

bercianlangran
http://josinynuri.wordpress.com

 

2)

RealidadBohemia
https://realidadbohemia.wordpress.com/

 

3)

lickrispin
http://lickrispin.wordpress.com

 

4)

Litt
http://littea.wordpress.com

 

5)

riazapastor
http://riazapastor.wordpress.com

 

6)

TatysMN
http://diariodeunalym.wordpress.com

 

7)

Yolanda García Seoane
http://yolandags26.wordpress.com

 

8)

zcoer
http://tifalansiimos.wordpress.com

 

9)

Carmen Sánchez
http://vidasenpapel.wordpress.com

 

10)

Marvin Gonzalez
http://highwaytopurpleheaven.wordpress.com

 

11)

elinstanteazul
http://elinstanteazul.wordpress.com

 

12)

onlyxti
http://onlyxti.wordpress.com

 

13)

Ane Trpchevska
http://aleerentrelineas.wordpress.com

 

14)

misretazos
http://retazosalviento.wordpress.com

 

15)

arbolestelar
http://arbolestelar.wordpress.com

 

16)

Islas
http://unaislasensualerotica.wordpress.com

17)

debarbasyboinas
http://debarbasyboinas.wordpress.com

18)

Mel
http://elesplindemelpomene.wordpress.com

Micro retórica del mal aliento

Cuando habléis evitad el pensamiento, argumentad falacias, conquistad el retruécano torcido de la boca mal oliente. No escuchéis al receptor, ni sigáis el modelo comunicativo de Jacobson. Romped con un mutismo helado la atmósfera, sucumbid al delicioso castigo de un hot dog jumbo size. Perfilad una teleología anacrónica, perdeos, contra el espejo de literaturas de quinta, en el maremagnum verbal. Acuchillad las homofonías y galopad añorando la claridad oximorónica, pero no olvidéis que una metáfora cuantiosa os deja dictada la férula lingual. Si creáis tempestades dejad de lado el vomito festivo y os aconsejo recurrir al espurio tacto de la nausea feliz.

Comed el silencio a puños, roncad como lirón, tended en el limbo el ancla precisa de los dialectos oscuros, mutilad, cual carnicero, a las radiantes señas de ignorar los cánones escritos. Eso sí, recordad que sin dientes lavados no hay besos ni mujeres. Socorred a la letra con artilugios de otros idiomas, perfecta trampa la pocilga humana que degüella los arrecifes prosaicos. Asesinad la lectura, quemad el libro, rebelaos contra el standar style. De igual forma, comprad baratijas en la sex shop, invitad a un hombre, una mujer y un transexual al ritual de iniciación canina. Torpeza abierta, esa calumnia mal oliente, mal aliento, malignidad rotunda. Cosed los pastos imaginarios,  leed un ápice de consciencia, olvidad el pensamiento. Todo eso menos los sonetos inéditos de un viajero español a Nueva España. Si os gusta el placer estético e histórico pensad en los jesuitas checos en el desierto de Sonora, pensad en la fundación de Los Ángeles, California, pensad que en algún momento el turbio drenaje de vuestra tubería mental podrá hacer las veces de escape fortuito mientras sacudís vuestro boleto de autobús en la billetera.

Decid lo que os plazca. A nadie le interesa la inteligencia lingüística.

Perder el tacto de la vida

¿Cuándo existe un nudo

y amores torpes

en el cristal del vagón?

Viajes encontrados en una taza

cafeína y tabaco

no saber pedir permiso

solo caer en la pregunta.

Es así recorrer las aulas del silencio

es así la constipada jaula de las palabras.

¿Cuándo expresamos un circo

a través de los barrotes del sueño?

Nada escapa de la técnica

lo mío, tal vez, escape.

Por las vertiginosas praderas de tus caricias

hemos olvidado el sabor de la luz.

Vacío, estridencia camuflada de humedad adolescente.

¿Cuándo dejar el vaso lleno de fotografías mojadas

para abrir la humanidad embotellada?

Nadie sabe, si quiera yo, lo que digo.

Monología es el tramo infame de la mente

quebrada mía

como risco en el pacífico norteamericano.