La sustentabilidad del despojo

La era neoluminosa extiende por sus dominios todo un conjunto de prácticas y modelos sociales y culturales que abarcan multiplicidades complejas, conjuntos estos que se localizan determinados por corrientes sociovirtuales y que inscriben una longitud escénica pertinente. Mucho más que los mass media, en su afán comunicativo, la era neoluminosa es una era donde los recursos simbólicos avasallan el tradicional y modernista impulso constructivo de la crítica para dar píe a una diaspora temporal que permite la comprensión parcializada y focal de corrientes y actividades: ya no es abarcar un pensamiento unitario sino inspeccionar los niveles especializados de los informes y registros de eventos, tendencias, ideas, actos, etcétera. El despojo en esta imposibilidad unitaria, sistemática, consiste en una distribución de los mecanismos que deterioran los nexos y vínculos sociales en aras de proporcionar una fantasía irreal de lo obtenido. Ese despojo se vincula directamente con el ejercicio del dominio neoluminoso: tener acceso a la información es mucho menos que un derecho y mucho más que una manera estratégica de establecer patrones políticos jerárquicos. En esta usurpación del tiempo, de la integridad en la recepción comunicativa, la vía humanista promueve la participación colectiva y comunitaria que en muchas ocasiones no se traduce en una vivencia virtual pero que también puede ejercerse en los terrenos del espacio internáutico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s