Autonulidad

Lo relativo a una forma de pensamiento claro, lógico, coherente, es más, metamoderno, no me es propio. Al contrario, no sé pensar, no sé sostener un ápice de claridad. Ahora sí, mis rimbombantes neologismos no me pueden salvar ni describen o nombrar algo que tenga un referente real. Sí, soy un intelectualista fugaz. Pero la vivencia del trauma de la modernidad es más bien un álgido torpedo de falsas lecturas, es más, ni siquiera mi falaz comprensión del estructuralismo del siglo XX puede salvarme. No, tampoco la negación del existencialismo nietzchano o mejor áun comprender que el existencialismo de Sartre se distingue del de Camus. Pamplinas, no he leído a Ortega y Gaset. Soy un snob, peor que eso, soy un snob que cree que merece el título de escritor. A duras penas redacto, frases e intenciones también falaces.

Ni Habermas me salva ni Lyotard ni tampoco me salva Herman Hesse. No, pero la modernidad es un trauma. Si la economía global del conocimiento es herencia de la modernidad, la disposición que arremete contra la literariedad discursiva de los torrentes disciplinarios es una conjunción factual de idearios mal recorridos, de cristales que distorsionan toda óptica vigente. ¿Dónde está la vigencia? Nuevos autores, nuevos libros, nuevos fenómenos, nuevos sistemas interpretativos, pamplinas.

Todo ha sido una mala administración del objeto de conocimiento, una mala distribución del capital cultural, una égida de torpezas, ramplonas como los árboles caídos para ser papel para libros de la década de 1940. Pamplinas con los recursos estilísticos y el sistema retórico de Aristóteles. Ni siquiera he leído a Platón. Lo que sí puedo decir es que me ahuyenta el cisma generacional. No estoy desvariando demás, es una dosis profiláctica, una dosificación de abono mental. No son los poemas de Rilke ni tampoco La resistencia de Sabato. Nada de eso. El salvajismo es una conducta natural, pero cuando se vuelve ese regetón que lo falsifica, el salvajismo es mucho menos que una voracidad capitalista. A quien no le gustaría estar involucrado con una modelo, las escritores no son sensuales, las poetas no son gordibuenas, las cirugías estéticas cuestan muchos millones de dólares. Transexualizo el eco que atisba una enseñanza perdida: los ilustrados franceses no deben quedar vivos. Y a cambio me pierdo leyendo traducciones, pero ya no leo nada, ya no quiero leer, estoy en huelga. Eso, pamplinas.

Con el ácido de un autor me compongo febrilmente de eslabones rotos: del siglo XX del siglo XIX, nulo, del siglo XVIII. Debería leer a Petrarca y Dante y Bocaccio. Pero no, más bien debería estar haciendo mi tarea. Pamplinas. No tengo soporte y la diacronía imperfecta de los diccionarios digitalizados de la Real Academia Española no me van a dar ninguna respuesta de fiar. Pero aún, pretender leer periódicos de una época y creer que es posible revivir algo de esa época. Meollo historiográfico, focalidad cruenta de la imposible recopilación documental. ¿Es esto un documento? Son los días del año 2014 y las noches del aó 2013 y los medio días del año 2012 y las tardes del año 2011 y las estrellas del año 2010 y por si eso fuera poco, que es decir que sea de escasa relevancia, ni siquiera Marc Bloch o peor aún Josep Pico o Aldus Huxley o Henry Lefebvre o Adam Schaft pueden servir de consuelo para la interpretación carente y faltante y oscurecidad. Pamplinas, soy un snob. Eso mismo. No es cierto que entienda lo que es la historicidad ni tampoco puedo recordar los nombres de autores recientes. Soy un sujeto del olvido, mi conocimiento es un objeto subjetivo del conocimiento que olvida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.