Blogging poetico

Presente ciego

Hoy aquí en este país de acero y carne, celebran misa masiva y renuevan la credulidad fanática. Se vive ese énfasis de exageración cuando los hombres mueren hoy. Exageración de su vida y de sus obras, exageración de su certeza y de sus méritos. Los anónimos, nosotros, quedamos inmersos en la dureza de la desatención. Los ánimos también se exageran cuando mueren los “grandes”. Los medianos hacen homenajes a sus ídolos totémicos. Los que siguen aquí intentan plasmar una memoria caudalosa en un instante y de pronto es el sentido manido de la historia como hazaña la que queda inscrita en el evento funerario. ¿Acaso los que estamos aquí, que según los grandes medios, los grupos, las élites, no somos alguien de valor, acaso nosotros no valemos también? ¿No valen nuestras ideas ni nuestros esfuerzos creativos? ¿No valen acaso nuestras lecturas y nuestras predilecciones? No, vivimos la ceguera fanática por todas partes. No hay antídoto contra la idolatría sensacionalista que maneja a las muchedumbres, ora política ora literaria ora televisiva ora académica, idolatría, fanatismo, ceguera, por todas partes. ¿No sabes nada del presente? Ceguera. ¿No leíste al premio Nobel? Ceguera. ¿No sabes quién es la estrella del momento? Ceguera. ¿No compartes la lucha política? Ceguera. Y todo se convierte en un nudo simple en donde no importa si tienes un punto de vista pues estás al margen, en los lindes mismos del acontecer. Ceguera fanática e idolatría masiva.  Se paga el precio de la evasión y la omisión con un aislamiento social crudo pero simple: nadie atenderá lo que puedas opinar o decir o creer o expresar. La anulación rotunda se ciñe sobre los que no participamos en el ajedrez global. Anulación social que conduce a la sociopatía individual. Frustración de los lazos afectivos, mercantilización de las emociones, nulidad, abismo cierto de un punto negro en el perfil blanco de la multitud. ¿Los matices? No son rúbricas de la fábrica social. Nada de eso. Anulada la perspectiva distinta, vivimos el ejercicio de la intolerancia colectiva a lo diferente que se nombra diverso pero es sólo parte del acto demagógico de las cúpulas gobernantes.

Rincón de una hostil penumbra esto que aquí se dice. Penumbra mía, esa nulidad que vivo, anulación interior y exterior, sombras de otros días, mutilación melancólica este sentir bilioso. De pronto te das cuenta que no cabes en el mundo.

composicióncollageañossalud

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.