Blogging poetico

Sin el teléfono

Abre la puerta, sus llaves caen al piso, ella corre al baño. Llega, abre la puerta, desabrocha su pantalón y lo baja junto sus calzones. Se sienta. Ha dejado su bolsa en la mesa de la entrada. Las ventanas están cerradas y las cortinas descorridas. Son como las 5 de la tarde. Ha llovido. Una leve oscuridad comienza a incidir en el departamento. Es la planta alta, la más alta del edificio. Mientras orina piensa que el señor de los jugos es buena persona, recuerda que debe ir a comprar la despensa, y de pronto un pensamiento la ataca como flash: olvidó decirle a Jacinto que había cambiado de teléfono. Pasa menos de un minuto. Se levanta, sube sus calzones y sus pantalones. Abrocha de nueva cuenta el botón. Se dirige al lavabo, abre la llave, toma el jabón. El agua cae lenta y está fría. Se observa un momento en el espejo mientras se lava las manos. Nota en la repisa superior la falta de toallas femeninas. Debe ir por la despensa. Piensa en hablarle a Jacinto. Sale del baño y con un caminar como de gato marcha a la cocina.

La última vez que se puso falda estaba muy lindo el día. Puso agua para té, abrió las galletas alemanas que le regalo Claudia, tomó una copita de anís y abrió el periodico en la sección de cultura. Leyó la nota donde se hablaba de la última colección literaria en donde su ex, Antonio, iba a publicar su novela, la que decía era su obra maestra. Ella creía que Antonio debía ser mucho más pendejo que cualquier escritor promedio siempre que había aceptado el contrato con una baja remuneración y regalías variables. Pero así era él, por eso habían terminado. Después leyó sobre la presentación del maestro Jean Françoise Marmontell en el foro del Museo Nacional de Arte. Repetía para sus adentros que seguir trayendo a la intelectualidad francesa a costa de los creadores nacionales era importar basura de las generaciones traumadas por el muro de Berlín. Rió un poco al saber que al maestro Marmontell se le habían roto sus anteojos recién comenzaba su presentación y que tuvo dificultades para realizarla. Una nota más leyó mientras dejaba reposar su té de jengibre, recomendación de su compañera de la maestría de Historia, esa donde encontró que su profesor universitario, Rogelio Pedraza, había recibido el premio al mejor trabajo académico del año por su investigación sobre los flujos migratorios e intercambios económicos entre los Hopis de Nuevo México y los Apaches durante el siglo XVIII en el septentrión novohispano. Se detuvo, sin evitar dejar en el aire una sonrisa por su mentor y amigo, a quien pensó llamarle en el instante. Había apagado ya el té, comido un par de galletas y leído esas notas. Se despidió de la cocina con la gratitud de una alumna que encuentra el premio de ser aprendiz de un gran historiador.

Doblo a la izquierda y en el pasillo haló una silla junto a la mesita, descolgó el teléfono y de memoria marco el número de Rogelio Pedraza. Tuuuuuu, Tuuuuuu, Tuuuuuu: Hola, estás hablando al 56436789 por el momento no estamos en casa, deja tu mensaje. Ante la respuesta de la contestadora, dejó un saludo, un abrazo efusivo y la solicitud de un café en alguna fecha no muy lejana. Colgó de nuevo e intuyó que su profe Rogelio debía estar pasando el fin de semana en Cuernavaca. Dejó en el aire una nueva sonrisa y pensó en Jacinto, en hablarle. Desando el camino del pasillo, doblo a la derecha, entró a la cocina, abrió un estante, tomó una tasa, la puso en la mesa, se acercó a la estufa y con un trapo sostuvo la tetara caliente. La aproximó a la mesa para dejarla encima después de servirse su tasa de té. Se dio cuenta que no tenía miel para endulzarlo y dijo para sí misma, que bueno que Jacinto no tiene mi teléfono.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.