Termino el año escribiendo

Navego por el conflicto de escribir en este blog debido a que actualmente mantengo actividad de tesista y prestador de servicio social para una institución educativa. Me mueve ese conflicto o más bien me frena a proseguir con el esfuerzo por tener este espacio vivo. Pero no desisto ni desistiré. A veces creo que la vida está escindida de muchas maneras, que lo que hacemos en un tiempo y en un espacio no tiene que ver con lo que hacemos en otro. Son tiempos de incongruencia severa en todos los ámbitos. Y entre los niveles de conflictividad que puedo soportar me sumerjo factualmente en el momento presente. Me mantengo y me mantendré escribiendo y quizá por encima de todo logré sostener el esfuerzo por hacerme un lugar en el mundo. Al final es eso lo que busco, un sitio, un lugar, aunque a veces mis esfuerzos parecen más monólogos de diálogos abiertos. No creo que llegué pronto mi momento de fama y de prestigio, pero no por eso renunciaré a esta pasión que me arroba el espíritu.

Una vez un hombre de letras, sabio y mayor me dijo que escribir es un don. Yo de cierta forma lo sabía. El don de la palabra, el don del lenguaje, es uno de los atributos más preciados y mejor insertos en una dinámica mágico ritual como la de la antigua Grecia. No es gratuito que se hablé del rapto de las musas ni tampoco que el poeta y el chaman griego sean seres incomprensibles que hablan con los dioses. No es gratuito que Homero fuera ciego pero que tuviera el don de la palabra. Y tampoco es gratis el hecho del lenguaje constructivo que propongo, a veces más exótico que realista. Escribo y termino el año escribiendo porque creo que es vital para nuestros tiempos construir algo, por mínimo que sea. Y mis propuestas, por más incorrectas o atrevidas que sean buscan proponer lecturas, buscan construir, buscan armar hacia adelante desde el algoritmo infinito del presente. Termino el año escribiendo aquí, en este espacio mío que es para ustedes.

Feliz fin de año a media semana Doctores y Doctoras, testigos de este crudo nudo de urdimbres.

IMG_20130721_193555

Romulaizer Pardo

Anuncios

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.100 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 18 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Micro XXVIII

Minientrada

Del andar de tu sonrisa

a la ladera de tu mirada

la tonada del mar

que es tu aliento

esculpe sorpresas alegres.

Micro pocilga

Aquí en este rincón de cabeza hueca habita un caracol oxidado de recuerdos, habita lenta una tortuga de ruido y un huracán de ácido nitrogenoso que merodea por las rendijas de sueños irrebatibles. Los conciertos de la orquesta de chicarras en el torrente fangoso de ideas anquilosadas es un chirrido acuoso y gris que espasma las ojeras de los camarones que traen pesadillas en sus colas. Hasta que es de día nuevamente las caprichosas siluetas de los anteriores bichos que iracundos carcomen el asiento de una ideología cansina son el proscenio del espectacular abismo que sonámbulo invoca aves de rapiña. El zopilote de frases torcidas engulle un cadáver de memoria, el del primer amor que fue lindo pero que hoy es carroña fácil para los instantes amarillentos del olvido. Cantan las torpezas de los arrecifes de corales negros, renegridos por la ausencia de cariño y el triste final de todos los astros internos es el desaliento de unos shakras desalineados que no tienen compostura. Hasta el silbido del renacuajo que vomita frases pesimistas es una contingencia de la mentalidad rota y quebradiza en este intenso festín de podredumbre y añeja rabia. Rencorosos los azules cangrejos del hastío están distribuyendo la propaganda que deriva en un intento de suicidio pero no es la vida lo que se pierde sino la fantasía y la imaginación que habitaron el recinto y ahora son esta cabeza hueca. Lacerante es el nido de fósiles que son palabras lindas de otros años, de otras vidas, de otros tiempos, pero no esto que se levanta desde el día de la pesadilla hasta hoy que es el momento de amasar un hábito ígneo que no pueda detenerse.
Todo es la oscuridad que se alimenta de las fosas de recuerdos que se han vuelto un torrente negro como el petróleo.

IMG_20130720_202455

Beso infactible

Cielo quebrado es mi boca

ecuación insoluble

nuestro beso

quebrado por tu fantasma

de recovecos. Alzamiento

como rebelión campesina

mi deseo, tortura inminente,

el desamor que ahora siento

galope de tu mirada. Silencio.

Arropada la miseria

del gris y solitario final

constricción del juramento

infantil

la recta que me invade

el corazón dolorido,

gris y solitario final,

argumento

contra la cercanía y sus orillas.

Silencio turbio que se contiene

mi deseo por tu boca

cielo quebrado la mía

torpeza infinita de niño malcriado

creciente ola de emociones la mía

cocktail de desprecio

tu mirada infinita como niño malcriado

cercenando la cercanía y sus orillas

voz de laúd que canta caminos de despedida.

Visitantes en los últimos 30 días

Imagen

visitantes blog mapa

Micro XXVII

Minientrada

Libre el axioma de nuestros cuerpos

la caída sexual nos amalgama

entre la húmeda cortina del instante.

Mini tratado de la estupidez enlatada en los cuerpos impersonales

Erguid el aliento a la profunda sonda del tiempo, inerme eyaculad una pasión armoniosa con el caos pero no acometáis los constipados laberintos de la burbuja espuria. Contratad a un ballet parkin y soñad con licores del siglo XII pero no dejéis que la lupa de la desgracia os haga cómplice de su lujuria. Cortad el papel de baño en el justo instante de la caída mojonil pero no permitáis que los silenciosos copos de mierda os aturdan el corazón. Sentid la atmósfera plagada de lágrimas, como si vuestro espíritu pudiera socorrer a las míseras porciones de luz solar, aceptad el torpe fastidio de cada desayuno continental en un hotel de 5 estrellas, romped el hábito de leer de derecha a izquierda como si fueráis japonés, pero no olvidéis el rostro fortuito de la decrepitud. Saltad a la pista de baile con un cochino agarrado del rabo y luego vomitad versos de algún poeta latinoamericano pero no desistáis de fraguar encriptadas melodías con tintes barrocos. Soplad de un lado al otro, como si fuerais mujer en trabajo de parto, pero detened el aliento cuando la esponja del baño esté más tibia de lo usual. Es mucho menos un átomo de mercurio en vuestro cráneo lo que os mueve que la incertidumbre falaz de una escolta tabaquera que lleva minifalda y os incita al acto amoroso con la punta de la metralleta. En contraste con las nubes grises que dejasteis en Frankfurt podéis ver ahora el trópico desde Ecuador que os anima e invita al acto carnavalesco. Si escucháis esto, proclamad el envoltorio carnal, epitelial y corporal de algún hombre o muchacha cuando estéis en la sala de arribos del aeropuerto de Quito. No dejéis que el bloody mary os baje, tomad, tomad con tiento un nuevo licor y acuchillad a la azafata que tiene pechos de silicona. Evitad dejar el chaleco antibalas para que al salir del taxi al hotel os proteja de la ráfaga que se avecina. Incinerad los diamantes africanos y después arrojaos al recinto de la pantera.

Silvio Zavala quote

Cita

“Lo que ocurre y debe quedar en claro es que el descubrimiento logrado en 1492 abre una fase nueva de la historia universal en la que hay múltiples hallazgos, encuentros e intercambios de los que emerge el mundo que conocemos. La empresa de Colón no fue la primera ni la única del ciclo de los grandes descubrimientos, pero tiene su significación propia que merece ser recordada con primacía, como lo propusieron inicialmente y lo vienen cumpliendo las instituciones culturales españolas, acompañadas por las portuguesas italianas y de otros países, al mismo tiempo que lo hacen las de los pueblos iberoamericanos. Recordemos que Gómara, con amplia mirada que envuelve a la historia universal, retenía que el hecho del descubrimiento del Nuevo Mundo era: ‘la mayor cosa después de la creación del mundo sacando la encarnación y la muerte del que lo creo’. Grandes espíritus han continuado esta línea de pensamiento hasta nuestros días.”   Silvio Zavala, Ensayos iberoamericanos. Universidad Autónoma de Yucatán, 1993, p.10.