Termino el año escribiendo

Navego por el conflicto de escribir en este blog debido a que actualmente mantengo actividad de tesista y prestador de servicio social para una institución educativa. Me mueve ese conflicto o más bien me frena a proseguir con el esfuerzo por tener este espacio vivo. Pero no desisto ni desistiré. A veces creo que la vida está escindida de muchas maneras, que lo que hacemos en un tiempo y en un espacio no tiene que ver con lo que hacemos en otro. Son tiempos de incongruencia severa en todos los ámbitos. Y entre los niveles de conflictividad que puedo soportar me sumerjo factualmente en el momento presente. Me mantengo y me mantendré escribiendo y quizá por encima de todo logré sostener el esfuerzo por hacerme un lugar en el mundo. Al final es eso lo que busco, un sitio, un lugar, aunque a veces mis esfuerzos parecen más monólogos de diálogos abiertos. No creo que llegué pronto mi momento de fama y de prestigio, pero no por eso renunciaré a esta pasión que me arroba el espíritu.

Una vez un hombre de letras, sabio y mayor me dijo que escribir es un don. Yo de cierta forma lo sabía. El don de la palabra, el don del lenguaje, es uno de los atributos más preciados y mejor insertos en una dinámica mágico ritual como la de la antigua Grecia. No es gratuito que se hablé del rapto de las musas ni tampoco que el poeta y el chaman griego sean seres incomprensibles que hablan con los dioses. No es gratuito que Homero fuera ciego pero que tuviera el don de la palabra. Y tampoco es gratis el hecho del lenguaje constructivo que propongo, a veces más exótico que realista. Escribo y termino el año escribiendo porque creo que es vital para nuestros tiempos construir algo, por mínimo que sea. Y mis propuestas, por más incorrectas o atrevidas que sean buscan proponer lecturas, buscan construir, buscan armar hacia adelante desde el algoritmo infinito del presente. Termino el año escribiendo aquí, en este espacio mío que es para ustedes.

Feliz fin de año a media semana Doctores y Doctoras, testigos de este crudo nudo de urdimbres.

IMG_20130721_193555

Romulaizer Pardo

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.100 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 18 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Micro XXVIII

Del andar de tu sonrisa

a la ladera de tu mirada

la tonada del mar

que es tu aliento

esculpe sorpresas alegres.

Micro pocilga

Aquí en este rincón de cabeza hueca habita un caracol oxidado de recuerdos, habita lenta una tortuga de ruido y un huracán de ácido nitrogenoso que merodea por las rendijas de sueños irrebatibles. Los conciertos de la orquesta de chicarras en el torrente fangoso de ideas anquilosadas es un chirrido acuoso y gris que espasma las ojeras de los camarones que traen pesadillas en sus colas. Hasta que es de día nuevamente las caprichosas siluetas de los anteriores bichos que iracundos carcomen el asiento de una ideología cansina son el proscenio del espectacular abismo que sonámbulo invoca aves de rapiña. El zopilote de frases torcidas engulle un cadáver de memoria, el del primer amor que fue lindo pero que hoy es carroña fácil para los instantes amarillentos del olvido. Cantan las torpezas de los arrecifes de corales negros, renegridos por la ausencia de cariño y el triste final de todos los astros internos es el desaliento de unos shakras desalineados que no tienen compostura. Hasta el silbido del renacuajo que vomita frases pesimistas es una contingencia de la mentalidad rota y quebradiza en este intenso festín de podredumbre y añeja rabia. Rencorosos los azules cangrejos del hastío están distribuyendo la propaganda que deriva en un intento de suicidio pero no es la vida lo que se pierde sino la fantasía y la imaginación que habitaron el recinto y ahora son esta cabeza hueca. Lacerante es el nido de fósiles que son palabras lindas de otros años, de otras vidas, de otros tiempos, pero no esto que se levanta desde el día de la pesadilla hasta hoy que es el momento de amasar un hábito ígneo que no pueda detenerse.
Todo es la oscuridad que se alimenta de las fosas de recuerdos que se han vuelto un torrente negro como el petróleo.

IMG_20130720_202455

Beso infactible

Cielo quebrado es mi boca

ecuación insoluble

nuestro beso

quebrado por tu fantasma

de recovecos. Alzamiento

como rebelión campesina

mi deseo, tortura inminente,

el desamor que ahora siento

galope de tu mirada. Silencio.

Arropada la miseria

del gris y solitario final

constricción del juramento

infantil

la recta que me invade

el corazón dolorido,

gris y solitario final,

argumento

contra la cercanía y sus orillas.

Silencio turbio que se contiene

mi deseo por tu boca

cielo quebrado la mía

torpeza infinita de niño malcriado

creciente ola de emociones la mía

cocktail de desprecio

tu mirada infinita como niño malcriado

cercenando la cercanía y sus orillas

voz de laúd que canta caminos de despedida.

Visitantes en los últimos 30 días

visitantes blog mapa

Micro XXVII

Libre el axioma de nuestros cuerpos

la caída sexual nos amalgama

entre la húmeda cortina del instante.

Mini tratado de la estupidez enlatada en los cuerpos impersonales

Erguid el aliento a la profunda sonda del tiempo, inerme eyaculad una pasión armoniosa con el caos pero no acometáis los constipados laberintos de la burbuja espuria. Contratad a un ballet parkin y soñad con licores del siglo XII pero no dejéis que la lupa de la desgracia os haga cómplice de su lujuria. Cortad el papel de baño en el justo instante de la caída mojonil pero no permitáis que los silenciosos copos de mierda os aturdan el corazón. Sentid la atmósfera plagada de lágrimas, como si vuestro espíritu pudiera socorrer a las míseras porciones de luz solar, aceptad el torpe fastidio de cada desayuno continental en un hotel de 5 estrellas, romped el hábito de leer de derecha a izquierda como si fueráis japonés, pero no olvidéis el rostro fortuito de la decrepitud. Saltad a la pista de baile con un cochino agarrado del rabo y luego vomitad versos de algún poeta latinoamericano pero no desistáis de fraguar encriptadas melodías con tintes barrocos. Soplad de un lado al otro, como si fuerais mujer en trabajo de parto, pero detened el aliento cuando la esponja del baño esté más tibia de lo usual. Es mucho menos un átomo de mercurio en vuestro cráneo lo que os mueve que la incertidumbre falaz de una escolta tabaquera que lleva minifalda y os incita al acto amoroso con la punta de la metralleta. En contraste con las nubes grises que dejasteis en Frankfurt podéis ver ahora el trópico desde Ecuador que os anima e invita al acto carnavalesco. Si escucháis esto, proclamad el envoltorio carnal, epitelial y corporal de algún hombre o muchacha cuando estéis en la sala de arribos del aeropuerto de Quito. No dejéis que el bloody mary os baje, tomad, tomad con tiento un nuevo licor y acuchillad a la azafata que tiene pechos de silicona. Evitad dejar el chaleco antibalas para que al salir del taxi al hotel os proteja de la ráfaga que se avecina. Incinerad los diamantes africanos y después arrojaos al recinto de la pantera.

Silvio Zavala quote

“Lo que ocurre y debe quedar en claro es que el descubrimiento logrado en 1492 abre una fase nueva de la historia universal en la que hay múltiples hallazgos, encuentros e intercambios de los que emerge el mundo que conocemos. La empresa de Colón no fue la primera ni la única del ciclo de los grandes descubrimientos, pero tiene su significación propia que merece ser recordada con primacía, como lo propusieron inicialmente y lo vienen cumpliendo las instituciones culturales españolas, acompañadas por las portuguesas italianas y de otros países, al mismo tiempo que lo hacen las de los pueblos iberoamericanos. Recordemos que Gómara, con amplia mirada que envuelve a la historia universal, retenía que el hecho del descubrimiento del Nuevo Mundo era: ‘la mayor cosa después de la creación del mundo sacando la encarnación y la muerte del que lo creo’. Grandes espíritus han continuado esta línea de pensamiento hasta nuestros días.”   Silvio Zavala, Ensayos iberoamericanos. Universidad Autónoma de Yucatán, 1993, p.10.

Invitation

Elapse this heart

with a strong kiss

but forget the movie

and nude your mind

in this heart too.

Seguidora japonesa 日本のフォロワー

Astros las colinas de tus muslos que iluminan el silencio de mis labios

ヒルズは、私の唇の沈黙を照らすあなたの太ももをアストロズ

el canto de tus labios y la música de tus senos tibios

あなたの唇あなたの暖かい胸から歌と音楽

formas contiguas a la pecera de mi deseos.

連続したフォームは、私の欲望を金魚鉢。

Definición

Soy un retícula falsificada

de la conciencia

mito arenoso

el bramido de mi edad

la balada y torpeza de la colina

las hazañas fugitivas de los atardeceres.

Quebrados soles abren mi angustia

retícula de vocablos intraducibles soy

contra el espejo de los días oscurecidos

por nubarrones radioactivos y por secuencias

fugaces como venus en el horizonte en el equinoccio.

Aritmía soy también cada momento

pero mantengo la esperanza de alcanzar

el ritmo del sol naciente cuando muera una tarde.

Micro XXVI

Acto dicho

acto roto

acto vivo

respiro

azulidad trémula

la ventilación de tu mirada.

Así reflejos

Esparcir voces todos los días en una vasija de barro, colocar los dientes infantiles en el altar, añadir bicarbonato de sodio, imprecar al vecino con un disco de rock sudamericano, pamplinas. El tinaco de los años se llenó con el heno de la tristeza y los huecos pérfidos de los amores juveniles son un reflejo que pasma los deliciosos instantes de la cinta proyectada en el aula pública. Todo es una densidad prófuga y las interrupciones de la audiencia son un alacrán que picotea la mano de la memoria. Pamplinas, rotoplas reforzado, tinaco de vivencias, rotoplas reforzado, pamplinas. En la mesita de noche queda guardado el volumen de cartas y postales en su cajita de zapatos y la lámpara con su pantalla de flores es un rincón donde los mosquitos anidan los piquetes futuros. Pero pensemos que es invierno y en el verano los mosquitos actúan. Las canciones rancias de los Beatles se han vuelto el helado azucarado de la nevera, maldito consumismo, maldita imploración de una vida al lado de una modelo de victoria secrets o peor aún longitud afirmativa de que no ha parado la pesadilla. Irrealidad constituida en tropeles de cariños falsos pero también de álbumes de colorear que ya de infantiles son neurosis prolongada de astucia indeleble. Facilidad de mutismo, mutismo abierto, si en el cielo sigue volando el planeador con propaganda es que el televidente sigue volteando hacia arriba.

Constricción, constipación, conflagración, anticipo del azote de la puerta cuando peleas con tu madre. Azules caminatas en Amsterdam toda la primavera, gris colina de Bogota, especie de racimo de uvas griegas en Atenas, todos los días son el mismo día desde que me rompiste el alma y no por eso dejo que la felicidad se vuelva una moneda. A cambio de los intercambios diplomáticos la cristalina influencia del beat nacionalista, argentino, mexicano, cubano. Rosticería de amores platónicos, falacia, di que una vez no fuiste encima de las praderas la niña sonriente que volteo a ver un río para que pueda decirte que también lloro de vez en vez tu nostálgico destierro. Alambiqué las costras de las canas en mi cabeza y volví una princesa sapo para que no dejáramos de besarnos. Cosa simple, cosa sencilla, pi-pi-pi-ri-pi-pi antagonismo escrito de la nublada cortina por los arrecifes de la lengua que sigue guardando voces en la vasija de barro, todos los días, como el primer día, como ese instante antes de que te fueras a vacacionar para siempre en una playa caribeña.

Ancestros urbanos

Anterior a las calles

derretidas de angustia

las colinas tronaban

cuentos y silbidos de amores

viejos como el desierto

como los manantiales perfumados de silencio

escribían los rincones universales.

Las calles entonces son ese recuento

que es nulidad todo las veces, aunque

las monedas suenen y el motor cabalgue.

Los ríos y los lagos también murieron con las calles.

 

Micro XXV o XXVI

Ambas laderas de tu corazón

escribieron

robles de amores mal correspondidos.

La ciudad textualizada 3

ciudadtextualizada3

Bibliofialia a unas chichis de marido asesino

Lazo a la imagen de un hombre

escritura de perros

animalidad

frecuente torpeza de salir con la misma excusa

siempre

los días

las estupideces de los viejos

los libros humedecidos

los condones de sabores

tus chichis que tanto extrañé.

Arriba los gatos escupen noticias del genocidio

y las palomas vomitan versos de Neruda.

Dos tres cucarachas recitan a la imagen del hombre

relatos de Asimov y las moscas, que rondan podrido el cuerpo,

fecundas invocan críticas literarias de Menéndez Pelayo.

Tus chichis abandonaron esta biblioteca animal

pero no el recuerdo dentro de la imagen del hombre

que yace podrido en la zotehuela. La ciudad ruge.

Nosotros hacíamos el amor porque larvas de mosquitos

cantaban los cantos de Ezra Pound después del atardecer.

No es gratis que tus chichis sean el último recuerdo

de la imagen del hombre que yace podrido

15 días después de haber sido asesinado por tu marido.

Changoidismo autoreflexivo 1

Mitad hombre, mitad chango, medio animal, medio racional, escribo, detecto los canales podridos de mi consciencia. Mantengo un régimen de interiores pálidos, como los atardeceres de otoño en Virgina o Carolina del Norte. No hay mucho que decir, quizá sólo dudar del proceso civilizatorio. Espera de constructividad auto inductora de disrupciones longitudinales. Mentalismo frustrado, hilaridad patente, longeva torcedura de psiquismo falto de sentimiento: racionalidad mutilada que emerge de la siniestra pesadilla amorosa vuelta realidad. Fatiga es un anexo a los días plasmados desprendidos de la inabarcable jungla digital. Digitalismo, proporción inmensa de la constipación creativa.

Changoide

Mitad hombre, mitad chango, fórmula considerada de un ente etnomitológico de la cyber cultura digital. Falta de tacto, impertinencia, aspecto áspero de una barbada personificación: changoide, changoide, escritura perversa de una fórmula retórica inverosímil, carta profusora, demacrada, cantada por el himen de la vertiginosa y fluida subconsciencia personal. Autoinductora, promotora, locomotriz, embalsamadora: forma changoidea, changoide, changoidismo, ismo solitario, soliloquio, empaste de retorcedura vuelta retruecano finisecular.

La sección pdf novedad del blog

Dado que no tengo otra manera de dar a conocer mi trabajo literario he decidido apostar por la plataforma aquí construida y creado la sección pdf donde pueden leerse trabajos míos de distintos géneros en su modalidad electrónica.

Poesía: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/poesia/

Narrativa: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/narrativa/

Ensayo: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/ensayo/

Novela: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/novela/

Prensa local: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/prensa-local/

Pornopoiesis: https://romulaizerpardo.com/seccion-pdf/pornopoiesis/

 

De esta manera queda realizado un registro de mis inquietudes y pasos a través de intentos, más o menos fructíferos, de emprender una carrera literaria completamente autodidacta.

Se agradecerá la difusión.

Saludos a la audiencia

 

Romulaizer Pardo

Secreto

Recluir el salto de otras vidas

en tu vida

resguardo y sitio de reserva

complicidad toda esa marea de vivencias.

Rostros y corte de uñas y pelo

manantiales de anécdotas que son pasos

silencio

abierto al colapso de los mares

de las torres de granito naturales.

Flujo de memorias anteriores al eclipse

donde saltas para esconder

el álbum de fotos de tu infancia.

Micro XXIV

Contra el ritmo

la ola

zurce

los cantos

del marino.

 

¿A alguien le gusta mi literatura?

Bueno, llevo años escribiendo, sin ninguna clase de formación profesional ni de orientación específica para mi desarrollo literario. Dudo todo el tiempo de la calidad de mis escritos, sobre todo cuando no han sido publicados por ninguna editorial. No sé cómo promover la lectura de mi trabajo ni tampoco sé de qué forma adentrarme en los círculos de escritores jóvenes que están teniendo un momento de mayor recompensa por su quehacer literario. Mis exploraciones creativas se han visto influenciadas por dinámicas y ejes temáticos políticamente incorrectos desde la óptica de las modas y tendencias editoriales. Atravesé por un periodo de creación vinculando poesía, ensayo y testimonio, con la imagen pornográfica de la mujer, el erotismo y la explicitación sexual a través del arte, proyecto que titulé pornopoiesis y que implicaba una retaguardia estética. Escribí mi primer novela, de corte fantástico con un toque erótico satírico y de ciencia ficción, acompañada de ilustraciones de mi amigo y artista visual Azamat Méndez Suárez. Recopilé un grupo de ensayos que escribí en 10 años, considerando mi actividad ensayística, nunca premiada al igual que las otras, bajo una books and fingertipimpronta de compendiar mis inquietudes escritas en prosa y mostrar mi perfil de criterio, su proceso de construcción y los caminos y derroteros por los que ha transitado mi actividad intelectual y humanista. Apenas también compendié los únicos cuentos primeros con los que cuento ahora ya que gracias a una “amistad” perdí un grupo de cuentos iniciales, y la amistad también, pero los reunidos fueron rescatados y escritos, en su mayoría, en la última década. Todo esto comentado aquí es parte de mi voracidad escritural, de mi obsesión por mantenerme escribiendo. No puedo vivir sin escribir. Pero me pregunto ¿escribo literatura de calidad? ¿por qué no logro publicar mis trabajos? ¿de qué sirve que tenga este blog y mis archivos colgados en la red si no tengo la oportunidad de alcanzar una plataforma más segura para conseguir lectores?

Termino explicando que quizá mi egoticidad, en un intento de autopsicoanálisis muy frustrante, no me permite tender puentes hacia otros y otras que puedan ser mis pares. No soy un novato, tampoco tengo el gran reconocimiento, dicen que tengo mis lectores -no lo dudo- y que no es malo lo que escribo, aunque no se pueda vender o sea demasiado exótico y poco convencional. No entiendo los criterios de originalidad de las casas editoriales ni tampoco logro conseguir entender de qué forma se logra publicar un libro sin que se trate de una edición de autor ni tampoco logro comprender cómo se pueden generar vínculos para lograr promover una obra literaria como la mía. Y veo pasar a las generaciones de “jóvenes creadores” y noto que aunque yo también lo soy no tengo la misma idoneidad cuando de obtener un crédito se trata.

En días pasados un joven, actualmente becario de la Fundación para las letras mexicanas, me invitó a una presentación de poesía. Yo sería uno de los invitados principales. Al final la lectura fue la más triste a la que hubiera asistido y pese a su tradición, de un año, el grupo y el joven que me invitaron quizá no se percatan del daño afectivo, moral, psicológico y emocional que produce que lo inviten a uno a una lectura y no lo traten como a invitados anteriores. Intencionalmente o inconscientemente su trato para mi fue desdeñoso y poco serio, pese al cúmulo de excusas y disculpas recibidas. Y de pronto -con un afán asociatorio- descubro que esos jóvenes creadores xalapeños de la fundación para las letras mexicanas se olvidan de uno como yo que como dije no publico, no gano premios, no soy,ballons and stop sign en sí, una figura de la literatura joven contemporánea. El problema no son los jóvenes de la fundación, que pueden ser bastante desdeñosos, sino el poder figurar en la literatura joven contemporánea. Y el sesgo, muy obtuso, estriba en la inflación de las figuras y en el prolífico escaparate de los elegidos de las editoriales, de los círculos creativos, de las instituciones y las becas públicas, en una palabra, del retrogradismo modernista que omite a los que nos movemos en márgenes poco ortodoxos o poco comunes.

Si esta perorata no fuera necesaria, que no lo es, en cambio el valor de mi literatura es más una incógnita que una certeza. No dejo ni dejaré de escribir, publique o no publique en las modalidades socialmente aceptadas. Con lo dicho hasta aquí no hay más que referir que he creado la sección pdf en este blog donde podrán encontrarse algunos libros con mis textos, referidos en un momento previo de este comentario.

Sirve también como medio para difundir una cierta somnolencia creativa, un cierto letargo, un cierto apendejamiento de mi espíritu creador pero también una esperanza de encontrar el sitio indicado para este sistema mía de pensar, de sentir, de creer, de transformar el lenguaje, original o exótico o trillado o incomprensible pero mío y construido por mi.

Un saludo cordial a la audiencia desde esta Xalapa nuestra que tanto odio puede generarme y que tan pocas alegrías contiene para mi.

 

Romulaizer Pardo

Foto del día 08-12-14 a la(s) 23.16

Perversiones anacrónicas

Aquí, donde eres tú,

la caída constante soporta

siempre un amalgama de tristeza.

Allá, donde los días son cristales

el viento redacta suspiros imposibles

porque las campanas de tus senos

rompieron la ortografía del cariño.

Mis ancianas caricias componen roturas

y tú figuras como reliquia de todo deseo.

La casa del ángulo mustio

Los jóvenes pasan cantando

frente a la calle sin nombre

mirada en acción su voz

derrame de generaciones venideras

todos los años de la luna llena.

Juegos en el césped y acrobacias

partida la tarde con el atardecer

lengua audaz y canto acompasado con palmas.

Frente a la cordillera vecinal

el ángulo mustio es espíritu de cartón

y la casa que lo habita es como de tiempos victorianos.

Los niños huyen de su cercanía

pero los jóvenes acuden con guitarras y flores.

La presencia es festiva y la primavera lo sabe.

Todo es el festín de la lluvia que cayó en la tarde

todo es una frescura inocente abierta a la bondad.

 

Noche de final

El flujo es mucho menos que un mecanizado reflejo promotor de alientos saturados de nicotina. Es mucho más decir que en portugués es casi imperfecto el seno izquierdo de la modelo con respecto a su muslo derecho aunque en francés no sea igual el queso y los gusanos. Pamplinas nuevamente. Deserto de la colina iracunda y movediza se empotra mi ausencia. ¿Cómo evitar el auge de la conquista rutinaria del espejo si al final de los años es nuevamente un aire roto el que se ciñe? Corceles de cuentos infantiles, matutinos, escriben historias verídicas que no figuran en el tren de la verosimilitud arcaica. Tremendo y abierto el bife argentino es también un cuento que nadie escribió. Pero todo es mucho menos que la gastronomía internacional y su reconocimiento, como esas macetas con hierbas finas que usas cuando cocinas chuletas de cordero pero que olvidas regar y casi se secan. No es por ello el mecanizado reflejo el que circunda los mares de lo apacible sino la humareda del yakimeshi y el recuerdo del tren japonés cuando se escucha mamonaku. Torbellinos son tus dedos con los palillos que te trajo el embajador desde Osaka, pero a quien diablos le interesa saber que no eres la mujer más idónea para el sadomasoquismo sino que prefieres mantener una imagen frágil porque en el fondo tu cuerpo es tan poderoso como una espada medieval. Nace así, cuando hacemos el amor, el mecanismo que es reflejo mecanizado: besarnos, contagiarnos, ensuciarnos. Totalidad escrita en nauseabunda distancia el algoritmo ese con el que hiciste tu tesis de doctorado que redefine la teoría del magnetismo cuántico. Sorpresa, ya no leo las Cartas Marruecas de Cadalso porque un día me dijiste que para ser diplomático no debía saber un carajo de historia nacional, y a cambio he persistido en la raquítica simulación de comprar best sellers de autores gringos que tanto detestas pero que sé también lees. Y a cambio de la malanga frita que aprendimos a comer en La Habana, donde por cierto encontré a Evelyn, la mulata esa con la que hicimos el trío durante tres días y terminamos perdiendo 4 kilos de peso por hacer el amor desenfrenadamente, los embajadores siempre me agradecen que evoque tu nombre cuando la conversación ha sido ya concluida y me preguntan invariablemente por nuestro mecanizado reflejo. Y luego de pronto, como un golpe de knock out, como un jab directo al pómulo izquierdo, despierto y veo mi departamento en la Condesa hecho una mierda por la fiesta de ayer y noto que mis delirios diplomáticos, más oníricos que reales, no se corresponden con la imagen pornográfica que tengo de tus tetas y de tus bocas. Descubro que te has ido y ni una nota dejaste. Me pierdo y lo único que hay a mi alcance es la botella de whisky que bebíamos antes de coger tan rico. Y entonces soy una pieza más de la longeva tristeza de saber que soy tu amante número 573. Despertar y nuevamente con el sueño ese de que soy embajador, baya tortura. Nadie sabe en el edificio que tienes copia de la llave de mi departamento. Nadie sabe que te aprieto las tetas y que te chupo las bocas, sobre todo la de abajo, cada vez que fingimos desconocernos, cuando jugamos a que somos hermanos y nos preguntamos por qué nuestros sexos son distintos pero ambos están llenos de pelo. Me levanto, un sorbo de whisky, voy al baño. Me tomo mi antidepresivo. Ubico mi rasuradora, tomo un poco de gel y me afeito. Al diablo la oficina donde Virginia me la chupa mientras capturo los códigos de los clientes. Malditas corporaciones. En fin, a ella no la quiero como a ti ni le aprieto las tetas como a ti ni le chupo sus labios adultos e infantiles como a ti, a ella solo la uso como pasatiempo laboral. Y a cambio el maldito sueño de que soy embajador de este pútrido país en un rincón lejano de Malasia. Y no me he rasurado aún, sino que me estoy poniendo el gel en el rostro, y me imagino a Virginia y sus trajecitos esos que se pone, siempre con los botones de arriba de la camisa desabrochados para que todos le veamos las tetas y para que Rodríguez se excite y siempre reciba un no por respuesta. Ese Rodríguez es todo un pelele, pero yo no puedo ser algo distinto cuando soy tu amante 573. ¿Mañana te veré? Clara es un cuento aparte, siempre que en la tienda me lleva a la bodega para chupármela y para que le meta los dedos en su caverna. Pero a Clara sólo la veo un par de veces al mes por qué rota su puesto. Y no importa. Lo importante es qué significa que sueñe con que soy embajador. Y al final mis aventuras sexuales, con Clara, con Virginia, con la indigente que se cogen los policías, con la chica transexual que se descarga en mi, son toda una parafernalia de nuestro romance que es para ti el 573. Ya fui a la oficina. Me corté la cara al rasurarme. Virginia me dijo que debía poner más cuidado. Curiosamente también hoy estuvo Clara en la tienda de autoservicio. Con las dos tuve acción. Llegué a mi departamento, abrí la botella de whisky que compré, ese barato que es bueno, y los ostiones ahumados los devoré para tener algo en el estómago. Tomé mi antidepresivo y seguí bebiendo. Soy el 573 para ti y no sé cuándo te vuelva a ver. Suena la puerta de mi casa y es Raquel, la chica trans. La dejo pasar. Abre su bolsa y me muestra 7 paquetitos de cocaína. Nos espera la fiesta pero le digo que estoy cansado, que se vaya con eso a otra parte. Me ruega chupármela y la dejo mientras le aprieto sus tetas. Se va pero me deja de regalo 2 paquetes de coca. La noche es corta para mi que estoy cansado y pienso en ti. ¿Por qué demonios desde que te conozco sueño que soy embajador? Pamplinas. Eso es nuestro mecanizado reflejo y entonces de nuevo la puerta y eres tú y me dices: no volveremos a vernos.

Micro XXIII

Como los grises de la tundra

alma cortada

el tiempo ruge

un algo que termina

en requiem.