Perversiones anacrónicas

Aquí, donde eres tú,

la caída constante soporta

siempre un amalgama de tristeza.

Allá, donde los días son cristales

el viento redacta suspiros imposibles

porque las campanas de tus senos

rompieron la ortografía del cariño.

Mis ancianas caricias componen roturas

y tú figuras como reliquia de todo deseo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.