¿A alguien le gusta mi literatura?

Bueno, llevo años escribiendo, sin ninguna clase de formación profesional ni de orientación específica para mi desarrollo literario. Dudo todo el tiempo de la calidad de mis escritos, sobre todo cuando no han sido publicados por ninguna editorial. No sé cómo promover la lectura de mi trabajo ni tampoco sé de qué forma adentrarme en los círculos de escritores jóvenes que están teniendo un momento de mayor recompensa por su quehacer literario. Mis exploraciones creativas se han visto influenciadas por dinámicas y ejes temáticos políticamente incorrectos desde la óptica de las modas y tendencias editoriales. Atravesé por un periodo de creación vinculando poesía, ensayo y testimonio, con la imagen pornográfica de la mujer, el erotismo y la explicitación sexual a través del arte, proyecto que titulé pornopoiesis y que implicaba una retaguardia estética. Escribí mi primer novela, de corte fantástico con un toque erótico satírico y de ciencia ficción, acompañada de ilustraciones de mi amigo y artista visual Azamat Méndez Suárez. Recopilé un grupo de ensayos que escribí en 10 años, considerando mi actividad ensayística, nunca premiada al igual que las otras, bajo una books and fingertipimpronta de compendiar mis inquietudes escritas en prosa y mostrar mi perfil de criterio, su proceso de construcción y los caminos y derroteros por los que ha transitado mi actividad intelectual y humanista. Apenas también compendié los únicos cuentos primeros con los que cuento ahora ya que gracias a una “amistad” perdí un grupo de cuentos iniciales, y la amistad también, pero los reunidos fueron rescatados y escritos, en su mayoría, en la última década. Todo esto comentado aquí es parte de mi voracidad escritural, de mi obsesión por mantenerme escribiendo. No puedo vivir sin escribir. Pero me pregunto ¿escribo literatura de calidad? ¿por qué no logro publicar mis trabajos? ¿de qué sirve que tenga este blog y mis archivos colgados en la red si no tengo la oportunidad de alcanzar una plataforma más segura para conseguir lectores?

Termino explicando que quizá mi egoticidad, en un intento de autopsicoanálisis muy frustrante, no me permite tender puentes hacia otros y otras que puedan ser mis pares. No soy un novato, tampoco tengo el gran reconocimiento, dicen que tengo mis lectores -no lo dudo- y que no es malo lo que escribo, aunque no se pueda vender o sea demasiado exótico y poco convencional. No entiendo los criterios de originalidad de las casas editoriales ni tampoco logro conseguir entender de qué forma se logra publicar un libro sin que se trate de una edición de autor ni tampoco logro comprender cómo se pueden generar vínculos para lograr promover una obra literaria como la mía. Y veo pasar a las generaciones de “jóvenes creadores” y noto que aunque yo también lo soy no tengo la misma idoneidad cuando de obtener un crédito se trata.

En días pasados un joven, actualmente becario de la Fundación para las letras mexicanas, me invitó a una presentación de poesía. Yo sería uno de los invitados principales. Al final la lectura fue la más triste a la que hubiera asistido y pese a su tradición, de un año, el grupo y el joven que me invitaron quizá no se percatan del daño afectivo, moral, psicológico y emocional que produce que lo inviten a uno a una lectura y no lo traten como a invitados anteriores. Intencionalmente o inconscientemente su trato para mi fue desdeñoso y poco serio, pese al cúmulo de excusas y disculpas recibidas. Y de pronto -con un afán asociatorio- descubro que esos jóvenes creadores xalapeños de la fundación para las letras mexicanas se olvidan de uno como yo que como dije no publico, no gano premios, no soy,ballons and stop sign en sí, una figura de la literatura joven contemporánea. El problema no son los jóvenes de la fundación, que pueden ser bastante desdeñosos, sino el poder figurar en la literatura joven contemporánea. Y el sesgo, muy obtuso, estriba en la inflación de las figuras y en el prolífico escaparate de los elegidos de las editoriales, de los círculos creativos, de las instituciones y las becas públicas, en una palabra, del retrogradismo modernista que omite a los que nos movemos en márgenes poco ortodoxos o poco comunes.

Si esta perorata no fuera necesaria, que no lo es, en cambio el valor de mi literatura es más una incógnita que una certeza. No dejo ni dejaré de escribir, publique o no publique en las modalidades socialmente aceptadas. Con lo dicho hasta aquí no hay más que referir que he creado la sección pdf en este blog donde podrán encontrarse algunos libros con mis textos, referidos en un momento previo de este comentario.

Sirve también como medio para difundir una cierta somnolencia creativa, un cierto letargo, un cierto apendejamiento de mi espíritu creador pero también una esperanza de encontrar el sitio indicado para este sistema mía de pensar, de sentir, de creer, de transformar el lenguaje, original o exótico o trillado o incomprensible pero mío y construido por mi.

Un saludo cordial a la audiencia desde esta Xalapa nuestra que tanto odio puede generarme y que tan pocas alegrías contiene para mi.

 

Romulaizer Pardo

Foto del día 08-12-14 a la(s) 23.16

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s