Ancestros urbanos

Anterior a las calles

derretidas de angustia

las colinas tronaban

cuentos y silbidos de amores

viejos como el desierto

como los manantiales perfumados de silencio

escribían los rincones universales.

Las calles entonces son ese recuento

que es nulidad todo las veces, aunque

las monedas suenen y el motor cabalgue.

Los ríos y los lagos también murieron con las calles.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.