El changoidismo arquetípico

No sólo Darwin intuía la evolución humana desde el momento changueril y acaso podamos rastrear los símbolos arquetípicos del chango en las distintas civilizaciones antiguas y modernas. Pero en detrimento de una investigación histórica de dimensiones fútiles más valdría indagar el momento axiológico en el que el chango, medio hombre medio animal, se convierte en algo más que una ilusión transgresora de la parcialidad comunicativa. El chango repite e indica los valores que revisten el peluche del cuerpo y la teatralidad humanizada de los antropoides. Finalmente el chango es mucho más que una simple metáfora de cómo pudimos ser en tiempos prehistóricos.

El chango busca una naturalidad que compone todo el oficio de la monada y la mónada a caballo entre la filosofía del piojo y la ramplona esquematización del instinto antagónico a la cultura. No somos entes, aquellos changoides como yo, que parezcamos otra cosa que un sin fin de artilugios retóricos carentes de sentido. Mucho más que una impusividad crítica, el ramplonismo changoideo es una plétora de símiles con el teatro de la jungla vital. La universalidad del chango y del changoidismo es periférica pero su dimensión arquetípica cabalgo por las hechumbres impretéritas de los anales civilizatorios. Es por ello que el changoidismo se modifica sustancialmente con cada asimilación del hombre en el chango y con cada changada realizada por uno y por el otro.

La esencia changoide se moviliza bajo las improntas de pulsiones prepsíquicas y postanimalistas, fraguando una estertórea marea de sincronicidades componentes de raquíticos movimientos consagratorios de la agilidad inusitada. La dualidad compuesta de los instintos es también un torrente de deseos decodificadores del instante actualizado. El changoide está impelido a la acción de todas formas y mantiene un hábito contundente hacia el tórrido amalgamamiento de la superioridad antropoide.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.