Confesiones de un envoltorio humano I

Sin legitimidad alguna pienso y construyo itinerarios falaces, eclécticos y raquíticos de ideas, pensamientos, posturas, tendencias, todos particularistas que no dejan lugar a algo menos que una retórica desproporcionada. No soy un lector sistemático ni he encontrado en tradición alguna el eco del cual nutrir mi voz, mi pensamiento y mi lógica. Tampoco soy un huérfano intelectual, tengo mis dosis de filosofía y otras disciplinas, pero mucho más allá de la posibilidad real de pensar con principios solidificados, mantengo estructuras mentales que ya de anteriores son caducidad estéril. No por ello desisto de plantear preguntas e inquietudes: ¿mucho más allá de una dimensión diagnóstica de la realidad presente hay alguna forma de creer que puede aprehenderse cierta tipología temporal? Creo que el arquetipo dialéctico ejemplifica muy bien el modo que aterriza todo sistema dualista y creo, además, que la posibilidad de nombrar la realidad, hoy ya tan fuera de cualquier rango de originalidad, es una vertiente referencial de dudosas proporciones. Pero intuyo y veo una re-modernidad digital, la vuelta, el volver. No diré con Lyotard y otros que exista una dialéctica de la postmodernidad y la modernidad, como una dialéctica del Antiguo Régimen y la modernidad, como una dialéctica de la edad media y la antigüedad, como una dialéctica del tiempo histórico y prehistórico, como una dialéctica inherente a la condición humana.

Vivimos un tiempo que es un ápice circustancial polimorfo y saturado. Se ha invertido lo público privatizándose y la privado se ha vuelto lo público. Es todo una exposición exponencial que ha subvertido las relaciones humanas. Desde mi deslegítima óptica, no puedo sino desvencijar el asiento de la sincronía absoluta: todo es presente, todo es en el instante y deja de ser al mismo tiempo. Se ha convertido la vida en un ontografía multimodal codificada en nudos simbólicos. No soy más que un pobre pensador desechable, la basura del siglo XX, que nadie ha recogido.

Anuncios

2 comentarios sobre “Confesiones de un envoltorio humano I

  1. Me gusta cuando utilizan el término “aprehender” para todo lo no relacionado con detenciones policiales (imposible no sentirme identificada con el texto).

    Me gusta

    1. eso de la aprehensión es un recurso que me deja como ostra fuera de la concha o también como trozo de jamón serrano: algo crudo, pero no por resaca alcohólica sino por la imposibilidad de obtener una totalidad personal. Gracias por la visita.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s