La bala perdida de la soledad

blacked forest and river

La constricción a los recuerdos turbios, negros, pudren lentamente mi alma, mi voz. Mi aliento se extravía en los siniestros pasajes de formas cautivas y juicios torcidos. No soy una estrella ni soy una luz ni tampoco ejerzo una fuerza simple y convencida. Mantengo las esperanzas en un baúl sin fondo, contra el piso del silencio. Colapsan los soles y las lunas, colapsa el tiempo. Soy una larva que de vieja es ya golpe de pasado y el germinar de mis alas no existe, no llega.

En verano me gustaba salir al medio día a andar en bicicleta, me gustaba jugar con el agua de la manguera, me gustaba tomar té de azahar frío y salir con el balón a las canchas del parque. En invierno llegaba mi cumpleaños y todo era un pronóstico de algo no deseado. Del otoño los atardeceres, el viento, las hojas de los árboles en el piso, la luz y las nubes. De la primavera el verdor y el soplo de vida, la humedad, los mágicos instantes del renacer.twistted composition

Una primevera se cumplió una especie de designio desgraciado, falto de sentido. Y todo dejo de ser como era, y todo perdió el sentido, y todo fue un maremoto de tristeza, angustia, miedo. Todos los años recuerdo la fecha y cada luna llena, igual que esa noche era luna llena, me rompo y me invade una fuerza sombría y penitente. A mi, que antes amaba la luna llena, con la luna llena llego la tundra a mi existencia, la grisura espesa de lo incomprensible, el mutismo del dolor y de la desesperación.

Los años no borran el impacto. Borraron el dolor de mi oído, borraron la angustia de mi mente, borraron esa substancia turbia que recorría mi cerebro, borraron también amistades y parajes amables. Pero el impacto queda, siempre, cada mes, cada luna llena. Y cada primavera es igual ese pésimo recuerdo, esa ancla a las profundas sondas de lo desgradable, de la humillación, del ridículo, de la vergüenza. Todas las primaveras quedaron encapsuladas y los años confirman la constancia del evento, de la frustración, de la espesa cortina insuperable de un rincón de eternidad. Como sentencia divina, como castigo, como sino falta, vivo cautivo en ese designio cumplido que me hizo perder la libertad.

musicians shadow

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.