Confesiones de un envoltorio humano 2

Mi forma mutilada de sensibilidad, mi ramplón intento intelectualista, mi personalidad digital, mis ires y venires de proyectos de blog y video, en sí, toda esta indefinición que soy podría ser un atributo. Lo vivo como un desgarre. Debería ser un poco más standar. Y me encuentro partido por mi identidad académica y mi identidad de creador, me encuentro a mitad de camino entre una tesis, ahora un poco suspendida, y mis creaciones, donde “soy” libre. trajes chinosMe siento desgarrado porque no puedo compaginar estos mundos, porque no puedo compaginarme. Estoy aquí, redactando en mi cabeza un párrafo mal logrado de mi mismo. Estoy aquí, solo, en soledad. Y escucho un álbum en you tube, de Camila Moreno, autora desconocida. Naufrago en la globalidad, en sí soy un abismo nihilista: no hay fin de las cosas, no hay existencia, no hay motivos, no sé, no entiendo el nihilismo ni la historia de la filosofía. Me mueve en nociones, generalidades, falaces. Y me falta tanto por leer y tengo tan poco que decir. No tengo novia, no tengo amante, no hay nadie ahora mismo que me busque o que quiera llamarme o visitarme. Me siento como una pocilga del siglo XX. Es más, mi actitud es la de un ghetto, es más, soy un ghetto de anacronismos.

 

Marchito mi aliento por los tabacos, aquí estoy, personificando un alguien inasible, un algo ya viejo y podrido, ya mezquino y ruin, ya olvido. Caí en la trampa, todas las veces, siempre, ahí mismo, donde no podía escapar. Caí en la trampa, salté, grité, en soledad. hand and dress1.alphaContra mi mismo se levantaron la civilización global, los medios de comunicación nacionales, contra mi mismo se yergue la venganza generacional, contra mi, contra mi personaje, contra este que desconoce la narración histérica de su alma. Me vivo como una espiral de dolores y traumas jamas superados, insuperables por todos los flancos. No viví la rabia ni el esplendor oscuro de Radiohead, no viví el furor de Björk, no conocí a Tool ni escuche las canciones del momento. Soy un ignorante que evade e ignora, evade e ignora el hoy, el presente, esta fruta podrida de mi podredumbre. Mucho más que una depresión o una enfermedad mental, mucho más que un origen o un final, mucho más que un principio existencial, es mi vida un cuerda miserable. Su hilo una crueldad que se levanta todos los días en la oscuridad de lo efímero. Sorpresa negativa, polo negativo, nutrimentos no absorbidos. Nunca debí abrir las puertas de los infiernos, quizá tampoco creer volver de ellos. Nunca debía saltar, ni debí gritar, ni debí rebelarme ni creer que conseguiría algo por todo ese espectáculo emotivo, esquizofrénico, delirante. Nunca, nunca, nunca debí intentar alzar mi voz. No sé, ya son casi 13 años. Yo sigo aquí en la infertilidad de todos los años que pesan como la lápida lúgubre de la desesperanza.

biocollage1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.