Rómulo Pardo Urías escribe

Micro argumentación trasnacionalizadora de una óptica gastronómica

roquefortSacudid la melena, esparcid sueños, no es más que una vandálica insignia, un trofeo dentro de los recintos angustiosos del licuado urbano. No sintáis que los vuelcos de la memoria son una pieza de origami ni os preocupéis por las tiendas locales. No importa el arrecife cognitivo, no importa la puerta cerrada de la indiferencia. Muchos testigos os increparon, muchas noches de película os hicieron clamar al redentor hippie. Escuchad claramente el sonido cristalino del manantial contaminado. Es un eco de lluvia primaveral que se esparce por vuestro condado de mentalidad renacentista. Ninguna ostra del cantábrico puede ser como Shin Kobe. Es más, si un día queréis acudid al kabuki en Tokio y restringid los ácidos lisérgicos a vuestros nietos, pero por favor, no seáis cómplice del infortunio algorítmico del faje y el coito mal compaginado.antigüedad eurocéntricamente eu

Si cuando sintáis que los mejillones franceses os parten el alma y conquistéis entonces la pestaña de la modelo que pasa por el muelle, no os sorprendáis de que en Canes las películas muestran muchas realidades vacías pero que en Madrid las tapas con gambas ocultan el grandioso proceso vinícola de la Rioja. Es más, viajad a Santiago de Chile y tomad un Cavernet Suavignon, comed grandes trozos de bifes en Buenos Aires, después id a Lima y engullid un ceviche con granos de maíz y no olvidéis en el recinto ferial de Santa Rosa comprar una baratija como souvenir.

paté patoNo os tentéis los genitales en la playa, no os bañéis con vuestra amante fortuita, no seáis cómplice del tecnocidio eficaz. No importa qué tan inteligente seáis o qué tan lujurioso os comportéis ni tampoco importa ir a bailar trance a un club en Quito o si quiera creer que el viaje por el Amazonas os aguarda como una brasilera morena de ojos verdes con pelo rizado y dispuesta a deciros: tomad una caipirinha, os lo pido. Y no recordéis que los jesuitas y los franciscanos y los dominicos y los benedictinos y todos los mendicantes fueron profetas monásticos del cartográfico latinoamericadescubrimiento de la otredad americana. No os compliquéis el itinerario intelectual: es más abolid la lectura como inclemente accidente del alfabeto teórico de la mentalidad eurocéntrica. Si os place escribir no escribáis vuestra genealogía como si fuerais Sor Juan Inés de la Cruz, no recordéis que en el año 2002 el sushi nipón fue conocido gradualmente, ni tampoco omitáis que en Riponyi se vive la vida nocturna. Mejor pensad en las ramblas y en la Sagrada Familia, notad que los vestigios arqueológicos de la región mesoamericana maya no están emparentados con Indochina o Indonesia o Malasia o qué se yo de cuentos orientales o chinos o de esas civilizaciones hindúes o del brahamanismo o de la sacralidad del sexo.

caviarostiones ahumadosSi tenéis en cuenta que la moda otoño invierno está caduca, permitíos comprad un bote de paté de hígado de pato, una latita de caviar, una hogaza, un queso  rockefort, una botella de vinagre balsámico, una lechuga romana, unos ostiones ahumados y una botella de champaigne para que cuando amanezca podáis acurrucaos en los senos de la brasilera ojiverde y morena que en Porto Alegre decidió casarse con vosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.