Mi siglo XVIII

I

 

Retrofobia-tecnofobia-modernofobia-logofobia-teofobia-sociofobia-aracnofobia

 

I.A

Terminología falazmente construida en este momento. Me encontré con el siglo XVIII hace muchos años. Mozart me fascinó, sobre todo con su Requiem. Sin la más remota consciencia, estoy extraviado en un dilema existencial: la vida no me alcanzará para profundizar del todo en el siglo XVIII, no al menos en el sentido de lograr abarcarlo como una totalidad académica. ¿Lo antiguo o lo moderno? De la revolución francesa de 1789 para atrás o para adelante. Mi tesis de licenciatura, de la tercera licenciatura que intentó y que por fin terminaré, parece, es sobre Ignacio de Luzán, un autor español del siglo XVIII. La ilustración francesa es otro tema, aún no explorado. Si empecé por lo último, es decir por Mozart, delinear un perfil de investigación sobre el siglo de las luces implica definir y establecer criterios de investigación. Considerar las posibilidades abiertas del estudio del siglo ilustrado es parte de mi problema existencial. He reunido una serie de trabajos, libros, artículos, etcétera, sobre el XVIII. ¿Generalidades? Ni siquiera puedo establecerlas con nitidez. Más allá de la anécdota positiva, frente a una causalidad que se resquebraja, mi mismidad se extiende por la negatividad del presentismo global. A esta forma aprehensiva, totalizante, le debo la posibilidad de acceder a las ediciones digitalizadas del trabajo más importante de Ignacio de Luzán: La poética o reglas de la poesía en general y de sus principales especies en sus dos versiones editadas la primera en Zaragoza en 1737 y la segunda en Madrid en 1789. Y si existe un presentismo, una presentidad, tipo de axiomática sobre el tiempo que existe y transcurre pero es abarcable y capturable, me preguntaría por la presentidad (mis términos nunca dicen nada) del siglo XVIII. Me enfrasco por ello en la máscara intrusa de un gran proyecto, al estilo de los grandes meta-relatos de la modernidad, que no sería otra cosa más que una anomalía del sentido histórico que no comprendo: es decir, la peripecia que oscila del fracaso de las modernidades al esencialismo óntico del tiempo social de esas modernidades.

 

I.B

Longitudinalmente hablando la temporalidad del siglo XVIII desde la perspectiva causal de las transformaciones sería un primer plano de análisis. Además de construir un sistema interpretativo del último siglo del antiguo régimen, o sea de ver al enfermo en estado crónico de agonía, debería tener claro, quizá para esto me serviría leer a Maurice Godelier y sus postulados sobre los procesos de transición, debería considerar romper mi cerco de soberbia y asumir la imposibilidad hedonista, ociosa y fanática de estudiar el siglo de la ilustración. Quizá debería dejar de comprar libros viejos, reediciones, de buscar en Google Play, obras, autores, periódicos, digitalizados, debería quizá olvidar que los diccionarios de la Real Academia Española están disponibles en el Lexicon, también digitalizados. Debería asumir más bien mi pertenencia a la sociedad de la información y dejar de husmear en los pasajes, desde el puerto fonologocentrista de personalidades y hombres de letras de esa temporalidad, y renegar de mis abyectas simbologías y mis insípidos términos. ¿Y volver al problema existencial? Elegir una categoría y agotarla. No, tampoco es la posibilidad, frustrada para mi, de dilucidar el debate Lyotard-Habermas ni mucho menos de conseguir un trofeo académico. Es quizás la construcción de un itinerario de vida. ¿Cómo olvidar que la antropología clásica bebió del siglo XVIII, como hacer a un lado mis prejuicios personales para ingresar en la brecha cultural de un tiempo y otro? No lo sé. Aquí está la obra de Luzán:

Poética 1737 https://play.google.com/store/books/details/Ignacio_de_Luzán_La_poetica_ó_Reglas_de_la_poesia?id=ZWRLAAAAcAAJ

 

Poética 1789

https://play.google.com/store/books/details/Ignacio_de_Luzán_La_poética?id=4oICAAAAYAAJ

 

Memorias literarias de Paris 1751

https://play.google.com/store/books/details/Ignacio_de_Luzán_Memorias_literarias_de_Paris?id=zN4rAQAAMAAJ

 

II

Estaba estudiando letras hispánicas en la Universidad Veracruzana. Aprendía a ser poeta. Vinieron los problemas semánticos de lo poético, de la poesía y la poética: género literario, teoría literaria, dimensión estética del lenguaje. Ahora puedo decirlo con cierta simplicidad. En ese momento, me perdía en la biblioteca de Humanidades. Acaba de leer a Lyotard -¿aún no están hartos de él?- pero prefería a Habermas. Postmodernidad-modernidad dialéctica de una transición de siglo. Leo el título y veo ediciones de 1737 y 1789. ¿Qué es eso? ¿Qué es poética? El punto que me cautivó fue el asunto de las especies. Cuando estudiaba antropología pensaba en la existencia de especies culturales. No recuerdo bien, qué pasaba en mi por ese entonces, pero al leer el título luzaniano no pudo resistirme. Sacar el libro, fotocopiarlo. Y pum. Atolladero académico. Lo único que tenía de referencia sobre el siglo ilustrado era que ahí se originó la modernidad, la cual ahora ya no era válida, según Lyotard, sino que había sido trascendida a la postmodernidad.

II.A

Ignacio de Luzán me condujo por caminos digitales nuevos. Me involucré en el Lexicon de Real Academia Española y navegué por algunos lemas de los diccionarios de autoridades y el de 1789 digitalizados. Quería hacer una tesis. Ahora la hago en otro sentido. ¿Quién fue Ignacio de Luzán?

http://www.enciclopedia-aragonesa.com/voz.asp?voz_id=8297

https://es.wikipedia.org/wiki/Ignacio_de_Luzán

 

III

tulipanes

 

 

IV.A: ÁLBUM DE PERSONAJES

donVoltaire

 

PERO BUENO. TODO FINALIZA EN UN SIMPLE EJERCICIO VISUAL.

donVico

 

 

 

 

NO PODEMOS OLVIDAR DE DAR CRÉDITO A LOS DISTINTOS SITIOS.

 

PERO ES IMPOSIBLE DECIR QUE ALGO BUENO SALGA DE TODO ESTO.donSmith

LA CERTIDUMBRE QUIZÁ SERÍA EXPLORAR LOS ATISBOS QUE PERMITIERON UNA CONSTRUCCIÓN MENOS FORTUITA.donBach

 

 

 

 

 

 

PERO NO PODEMOS SUBSTRAERMNOS DEL PRESENTE

QUE TODO ES UNA POSIBILIDAD ROTUNDA DEL NO SER

DEL NO ESPACIO

DEL NO TIEMPOdonFeijoo

 

AUNQUE QUIZÁS ES DEMASIADOdonEguiarayEguren

 

 

 

 

NO PODRÍAMOS PENSAR EN OTRA COSA QUE UNA ANTIENCICLOPEDIA GLOBALIZANTE TOTALIZADORA ESENCIALISTA

DonMunchhausen

 

 

PERDEMOS EL INSTINTO Y LA RAZÓN COMO SALVAJES FÓSILES

donMontesquieu

 

 

 

 

 

 

Y TODO ES UN LABERINTO IMPOSIBLE, INTANGIBLE, INMATERIAL.

donHegel

 

POR LAS SENDAS DEL CONOCIMIENTO ARTIFICIALIZADO

CONTRA LOS PRINCIPIOS DE UNA IMAGINACIÓN ARQUETÍPICAMENTE CONTUMAZ donJovellanos

 

 

 

 

NO ES MÁS QUE UN DESFILE SIMPLÓN, PERO TREMEBUNDO.

donHandel

 

 

 

POR CONSIGUIENTE

ES MÁS LO NO POSIBLE QUE LAS POSIBILIDADESdonRousseau

 

 

 

 

 

IZQUIERDA-DERECHA-LEFT-RIGHT

donGoethe

 

 

 

COMO CANCIÓN DE ARGONAUTA… EXTRAVIADO EN UN TIEMPO INDEFINIDO

donClavijero

 

 

 

 

EL BARCO ESTUVO CARGADO Y TODO UN SAQUEO PIRATA

donKant

 

 

PERO NO SE OLVIDEN DE LA TELEOLOGÍA

DonMozart

 

 

 

 

 

QUE LA CULTURA TAMBIÉN FUE CONCEPTUALIZADA EN EL SIGLO XVIII

donLuzan

 

 

 

 

 

 

 

 

FIN

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s