Rómulo Pardo Urías escribe

Versión de una queja elaborada sin métrica

¿Qué lápida dejan los ríos de sangre
o las muchedumbres analfabetas
o los rumores de la esperanza
o las costillas rotas de la justicia?
Mitad silencio mitad rabia
todo es una amalgama en desunión.
¿Acaso los millones de estrellas vigilan
o registran
o recuerdan
todos esos muertos por la mano del hombre
por el hombre
todos esos cadáveres de la historia por las causas falaces?
No, sólo es una lápida de tristeza y rencor:
lápida de todas las luchas frustradas
de todos los que no fueron héroes oficiales
de todas y cada una de las mujeres destruidas desde el patriarcado.
Mitad silencio, obligado, mitad tortura, inducida,
los cuerpos escriben en el tejido social
la faz indómita de la rebeldía.
¿Qué lápida dejan las infancias corrompidas,
las adolescencias superficiales,
los discos de moda y el último atuendo de París?
Ninguna época mantiene un lazo firme con el porvenir
salvo por la fuerza y no hay en época alguna
paz, solidaridad, justicia y plenitud, más que para algunos.
No es vana la incertidumbre del hombre en su existencia
ni es bueno el fanatismo en su esencia.
No en balde el dinero y la religión, no en balde
los fanatismos y prejuicios, no en balde la violencia.
¿Hay lápidas de amor, serenidad y armonía?
Estamos en la necropatía de un absolutismo rancio
disfrazado de novedades luminosas, de luz
que no permite ver el fondo de la miseria humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.