Del todo y la nada tener

Cuando tenerlo todo

es tener nada

tener y expulsar

de la vida la sonrisa

eso llamado tristeza.

Cuando todo es una luz que se extingue

nada llena el conjuro de los años.

Así, reclinada contra la nostalgia,

la belleza de una canción es silencio.

Cuando tenerlo todo es tener nada

contra los vicios y el aliento joven

una esfera calcinada es el alma

porque el cuerpo escribe los nombres ausentes.

Todo es más que un haz de imágenes

es más que el sentido de la existencia

es más que la integridad psíquica.

Todo es el universo incesante  y sus formas,

formaciones y constelaciones de vivencias,

remolque seguro de memoria y olores.

Todo es también saber que los dientes se caen cuando eres niño

que el primer amor también se casa con alguien que no eres tú

que las amistades no son para siempre

que el siempre de un segundo es un beso y el amor

una efímera eternidad húmeda. Todo es el atisbar los pasos

por las regiones de remotos y accidentados instantes.

Todo se mueve, porque es su naturaleza.

Cuando tenerlo todo es tener nada

sabes que no importa la materia sino que trasciende

el acto mismo de haber sido presencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s