Micro sociopatía de un intelectualoide digital

Refunfuñar porque la comprensión estructuralista de la realidad es caduca y obsoleta; argüir que el simbolismo antropológico no es herencia de la filosofía alemana, que Dilthey también ha sido superado; enfrascarse en la evasión de los autores posmodernos; distinguir que las brechas entre lo hispánico y lo anglosajón representan abismos historiográficos contundentes; cernir los juicios de un psicoanálisis trunco, crítico de Freud, convertido en una interrogación psicodélica; todo es igual a una conjunción ramplona de un pensamiento extraviado: la desobjetivación del materialismo histórico. Filología dudosa este andar por letras e ideas, las años, las mareas, los intercambios y flujos intelectuales, nada de extraño hay en la vida monástica académica, lo extraño es no creer en Dios, es no creer en la humanidad. Así, quizá también la literatura cubana evadida, el pensamiento lingüístico chileno evadido, los autores fundamentales también evadidos, la cultura no como otra cosa sino un autoescape de la realidad, un simple anacronismo fecundo de ausencias infinitas. Nudo semántico esférico, creer que se piensa y no pensar en el presente, más que como un hueco, como ausencias, como una piedra fósil de hace 7 000 000 de años luz, enquistada en mi corazón y mi cabeza. ¿El quiste mental? Una mentalidad que se extingue, día a día, noche a noche, en el grito de ignorar-me-los atisbos de cordura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s