Sin voz

Tengo ese miedo que da el presente

ese miedo nacido del rumor de la miseria

tengo miedo a ser feliz, a crecer, a vivir.

Tengo miedo porque estuve escondido en el infierno.

Temo que mis sueños se hagan realidad

porque mis pesadillas fueron reales,

temo, también, el ruido humano, al narcótico del alma.

Tengo miedo porque estoy en un mundo descomunal

inflamable y en combustión total.

Tengo miedo y respiro porque me calma, pero temo

a los asesinos, a los políticos, al poder mismo.

Temo que un día encuentre otra vez el amor,

temo quizá que el amanecer no sea suficiente

para vivir y gozar, para sentir y sonreír.

Temo dejar en la orfandad los espectros de mi dolor.

Temo habitar un mundo alegre, temo vivir, temo

retornar al llanto profundo como un abismo oceánico.

Temo tanto al presente, a los otros, a la dicha, al amor.

Tengo miedo de saber que el mundo es una apertura.

Temo el ritmo cósmico y entonces me escondo… en una muralla de palabras.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.