Es la tarde y dice cincuenta y sesenta y tantos

Y todo me conduce a un simple momento, un simple instante, un martilleo de imágenes y de reminiscencias. Totalidad sumergirse en el arco predilecto de la memoria, estar ahí, indagando el no ser, nada. Espacio corpóreo estribor de alientos caídos, como lancha a la orilla de un río en día de huracán. No más atisbos de la conciencia, rota por los designios del presente. ¿Acaso otra época fue un murmullo de sonidos, aromas y lecturas que trastocaron el devenir? De ninguna manera podré espantar los átomos, en el sentido de Demócrito, que irradian luz en el espacio-tiempo, en el amor-odio, en la ausencia-presencia. Arañar el olvido, presencia soledad, estar ahí, en medio de la lluvia y el otoño.

Y todo era por el sendero de décadas pasadas que dejaron una impronta de asesinar un recuerdo. Todo fue una inmensa cadena de equívocos y trastocada la nostalgia se horneó el pastel del sin sentido. After you’ve gone let me crying… Don’t that’s what you say. Forget it…

Always

there will be

someone to love

and you will be loved

by someone.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.