Prosa de toque recolado

1403499311406Improviso esta idea que es creer que la existencia del eco intelectual remuerde los ceños de todos los artífices de la mazmorra inerme del silencio. O sea, una vez estábamos ahí, leyendo, unos pocos, en una biblioteca, pero eso no importa. Construir un perfil idóneo es mucho más que oscilar de palabrería en palabrería, acaso la métrica del renacimiento español podría ayudar al apoyo versificativo, pero no estamos comiendo shop suey porque al final de cuentas la maquinación de las tortillas involucró a unos picantes chilaquiles. En cambio, podríamos perdernos en la semiótica y el simbolismo, pero volver a mis lugares comunes es mucho más que la trascendencia del momento traumático de leer a Fouacualt y entender, con Barthes, que el estructuralismo francés es ya una caduca existencia. De vuelta al problema de la monera, no al de la abeja de Marx, pero también considerar que cuando se evoca a Aristóteles no es más que para definir y establecer criterios de autoridad. ¿Autoritarismo? Quizá una vez pudieron florecer retóricas preceptistas de normas y modelos, quizá también por eso se cree, como lo hace Chartier, que el éxodo de la opinión pública al sector burgués del antiguo régimen es mucho más que una simple inmersión en el tradicionalismo vanguardista disuelto con el pensar posmodernista. A cambio volvemos a otro lugar común en mi caso que es la no lectura de Nietzche. No es tampoco la filosofía simbólica o la antropología filosófica la que moviliza el inquietante mundo del lenguaje en sus expresiones más disímbolas. Porque una día estábamos ahí, ya no en la bilbioteca sino en Burguer King, y comíamos una Whopper doble con queso y papas fritas, pero nadie sabía que llegaría Carl Jr o ni siquiera intuíamos lo que haría la cadena Wendys por las hamburguesas. Es más, quizá sería preferible una torta de milanesa de Iztapalapa o unos tacos de suadero del metro Viveros, aunque es inolvidable en Zacahuilt que hacía la desaparecida vecina del barrio. Pan de leña, pero también podría asimilar que León Felipe estuvo muy inmiscuido con mi patria, ¿patria? El padre es una conjugación femenina, también porque los tacos al pastor son unas tortillas deliciosas llenas de carne, cebolla, cilantro y piña, un giro a la mexicana. Nada de sandeces, bueno quizá sí, esta improvisación.1403499312338

Creía que podía pero en cambio desterraba y compraba las señalas raquíticas del efervescente columpio de los nombres. Los manuales de estilo dicen todo explicando y no dicen nada. Debería quizá escribir mi propio manual de como no ser un escritor. Pamplinas, estoy perdido, extraviado, ya no siento nada, es más ni siquiera puedo pensar ¿pienso? No, es más bien lo contrario a la duda cartesiana lo que moviliza los ímpetus de mis arrojos. Pero también creo que si tuviera una copia de la Gramática de Port-Royal podría indagar los perfiles intelectuales del siglo XVII, no los del XVIII. A cambio me enfrasco en esta tontera, que es como una carne asada, previamente marinada con cerveza, pimienta, ajo, con el fuego calentado, la brasa ardiente, la plancha.. ttttsssttstststssssss La carne puesta en todo su esplendor, como si las fotografías pudieran hablar de un presente que no ha dejado de existir.

templooriente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.