Si la cuesta inclina tu voluntad

No olvides a Sísifo
ni invoques a Dios
porque subir la colina
de la vida implica
elevarte contra todo pronóstico.
Recuerda que los placeres nutren
cuando resultan de esfuerzos.
Cuando la cuesta anule
tu voluntad, no te olvides
que el sueño reconforta
porque repara e impulsa.

Everything is against tobacco and I smoke

This is the age of running

but not as the run

of a locomotive

but the run of the air

and the run of the water

the same run of the nature,

not the run of burned wood.

And the race is always

to be healthy

and to deny

the dark side of nature: the death.

Is that the dark side of nature?

Who knows what bright or dark is?

There are many kinds of deaths,

as atomic bomb proves.

And I smoke,

more than 35 cigarettes,

and maybe

I will get cancer,

or maybe I wont,

but I will die,

some day, certainly,

and I don’t run anymore.

Many people runs everyday

more and more

and they will die too

but they run and they believes

that smoke

is the worst thing

of the XX century.

And I smoke,

more and more,

and they run.

They are living

a nice and athletic life,

a good shaped life,

a technocratic

and neoliberal life:

they start their day

at 5 am

and they drink

orange juice,

and the are vegans,

and they read

Murakimi’s books,

and they run

the Boston Maraton

and maybe they are insured

by some bank

and maybe they believe

that Disneyland is a nice place

and they maybe travel

many distances to give a conference

and maybe

they don’t want

to have babies

or maybe

they don’t like to have sex

with strangers

and they drink tequila

and beer

and sake

and they get drunks

one sunday at the month.

And I smoke,

since

I was seventeen,

and

I don’t drink

anymore,

just coffee,

and

I can understand

the athletic

way of living

and

I don’t have sex

with strangers

and I think that

I am a kind of

living junk

of XX century

and

I don’t believe

in future

or marxism

or postmodernity

and

I won’t get

a Ferrari

and every day

the forgetfulness

whisper in my ear:

you will run once again.

Many people runs

every day

and

my life

is a big ashtray

and

I smelt like smoke

and

I’m smoke

and

my father

is  an oncologist

and my mother

died of cancer

and

I still smoking

35 cigarettes

as my grand father did,

and we will

never forget

the atomic bombs

and

I have never read

Murakami’s books.

And sport

are antidepressing people

and

tobacco

was a sacred plant

as hikuri was

as cacao was .¿was it?-

and the

british men commerces

with tobacco

since XVI century

and

the american goverment

sent the order

to dropped

the atomic bomb in 1945

and nowadays

the black legacy

is bigger than

the aztech legacy

or maybe I’m just

a decrepit sinner

and

I build my self

with hate

and

misery

but I used to

like the Beatles

until psychodelic trance

destroyed my sense of music.

And people runs

and

they could be

affraid of terrorism

and they could have been working

fourteen years

to buy a pent house

in Manhattan

and they like

to avoid porn,

the second worst thing

of XX century,

and

I seems to be a moralist

but

I can’t rhyme a verse

and this is not poetry,

it is a

poor verbiage speech.

Everything is against tobacco

and I smoke

a cigarette right now.

 

 

 

 

 

 

 

Amor presente

Tu que de selva muestras
la húmeda sabia de mi amor,
que de halcón invocas la rapidez
de mi deseo, haces que habite un mundo
como de sudor y canela,
mundo y foso de ternura y vivos contactos
con la felicidad y el asombro.
Saberte en mi vida
conocimiento de horizontes ignotos,
belleza tú y cálculo de mis adentros
entregados a tu rito: beso.
Rescoldo de mi desgracias trascendidas
tu faz expone un futuro que florece.
Imantado a tu néctar mi aliento sonámbulo
tuya mi voluntad y mi armonía
como mío el camino a tu lado, en busca
de la esencia y la materia de un amor único.
Languideció mi penumbra
con el rayo de tu sonrisa,
contagio viral tu cuerpo de tierra mojada,
en mi cadencia y búsqueda de ti
y las formas de tus nombres.
Tropel y ejército de caricias
ejercicio de mi mirada que en tus ojos
ubica el origen de todo placer.
Tú, presente de mis luces que son
mis manos que te tocan,
alumbras el cosmos todo de mi existir,
diluyes toda sombra de desamor,
me haces creer nuevamente
y vivo con el sol en frente y me regocijo.

Pixel moment 7

Ancient books in Mexico city

image

Si el refugio es el caos

La ventana abierta
humedad de voces
otoño cerrado a los atardeceres.
El prisma de la tristeza
erguido y los manteles del tedio
almidonados de sabiduría.
Resplandece el aire
el humo vuelca la luz entre cortinas.
Descanso la página del silencio.
Armonía dentada la solapa del viento. Tentación
el abrigo silbando tu aroma,
tu nombre mi caleidoscopio
de danza y amor. Torrente y flujo
tu boca. Instante del día
mirarte sonriente.

Acabo de firmar un contrato con editorial Rodrigo Porrúa para editar en ebook

Amigos, lectores, seguidoras y audiencia, tengo la grata noticia de notificar por este medio que el día de hoy firmé un contrato editorial con la editorial distinguida Rodrigo Porrúa para una empresa de edición. El trabajo a editar es el texto advenimiento de la espera mucho tiempo disponible en mi cuenta de scribd. He sucumbido al mercantilismo en vías de ensanchar mi horizonte profesional literario. Con la emoción, los nervios y la incertidumbre de dicha empresa inicio una nueva etapa literaria. No podía abstenerme de contarles tan sorprendente noticia. Sin otro aviso y con una extraña alegría les mando un saludo afectuoso y espero me acompañen en esta senda nueva. Un abrazo.
Romulaizer Pardo

image

Arquetipo del contra ataque a la imaginación Архетипического нападение воображения

Escritura terreno:
abismo al horizonte contra ataque
a la imaginación:
atisbo sonoro
esqueleto, frágil, temor, colapso:
nerviosismo, bla bla bla bla bla
torpe invocación, astral mutismo.
Seña dentro de los signos esbeltos
simbolismo cadáver de los atardeceres.

 

Написание площадь:
бездна горизонт от нападения
для воображения:
звук намека
Скелет, хрупкая, страх крах
нервозность, бла-бла-бла-бла-бла
неуклюжим вызов, астральное тишина.
Сена внутри стройных знаков
закаты символика тела.

Margarita, madre flor デイジー、花の母

Otoño fuiste,
silencio fue
la voz que anunció tu negrura,
madre flor.
De madrugada te fuiste
al amanecer te lloraba,
pero vuelves cada otoño.
Madre flor
margarita con centro de sol.

 

秋はあったが、
沈黙がありました
あなたの黒さを発表し、音声、
花の母。
夜明けにあなたは左
私は、夜明けに泣きました
しかし、あなたは毎年秋に戻ってきます。
母の花
太陽デイジーセンター。

Junto al cansado atisbo

Deambular
la constancia del silencio
como años aciagos
que surcan memorias
como siluetas extranjeras
que marcan límites
como tibieza de baño en invierno.
Todo marchar es atisbo
de los imaginarios deslumbrantes
de los azules cielos que giran
demarcando en el infinito
tiempos escarlatas del fuego.
Así la vida es tropel de voces
así los minutos consumen el reloj
así escondido el tiento invoca
lejanas proezas del sin sentido.

Los segundos en la lata del silencio

Pasan

porque una vez un gorrión

volaba

pero pesan

contra los dentados pliegues

del canto mismo del árbol.

Recio enlatado, mutismo, nunca

estar inmerso en la colina del sol

¿por qué los atardeceres nos gustan tanto?

Acaso saber que la vida es gris, triste, miserable,

pero explota alegre y demencial, todo olvido

es presente, cuando deja de existir.

Como arena de playa, llena de colillas, amargura

expresso cortado, just a cloud please, té a la inglesa,

prefigurando los símbolos del mañana.

Torpeza de los estratos débiles del pensamiento

aforismo estar en tus pechos reclinado

para demarcar las atmósferas de tus esferas.

Lontananza esparcida en tu mirada, mi mirada, tuya

esta casa que soy todos los domingos. Sin ti, una vez,

pensé que era hora de ir a la ducha, pero falle, como Jordan

pero al revés y todos me omiten, me olvidan, nombre perdido

soy gamuza de sensaciones torcidas, imán de aire, vientos y sueño.

Así, la lata, es todo un candado que resguarda los trineos del amor.

 

Fluido de elocuencia incrustrada

Era
de tiempo comisura
de boca tacto
de piel insignia
de trofeo olvido.
Cabalga
de los extremos rugosos del mar
playa con nombre de amor
luna
llena medianía: extinción
fruto
era
de tiempo
de los porosos registros
del baño frío
de la conciencia masticada.
Átomo azul
titila grumoso instante.
Axioma torrente
cáliz prohibitivo
correctivo humo
solistas del desconsuelo,
arañazo esplendor del aliento.
Era
de las cicatrices fósiles
impulso afrodisíaco
torpe sinfonía del eco arbóreo
hoy
era de tiempo, fumamos
nos envolvemos
atisbo del proyecto gris de la noche.

Pixel moment 6

Some musicians playing jazz

image

¿Civilización?

Existe el dolor
Existe la angustia
Existe la desesperanza
Existe la rabia
Existe el rencor
Existe la frustración
Existe la amargura
Existe la pérdida
Existe la pobreza
Existe el desahucio
Existe la incertidumbre
Existe el olvido
Existe la desolación
Existe la desigualdad
Existe la explotación
Existe injusticia
Existe la trampa
Existe la tortura
Existe lo inhumano
Existe la intolerancia
Existe el miedo
Existe el odio
Existe el racismo
Existe la exclusión
Existe la discriminación
Existe la avaricia
Existe la miseria
Existe la servidumbre
Existe la esclavitud
Existe el terror
Existe la iniquidad
Existe el tormento
Existe la fealdad
Existe la frialdad
Existe la corrupción

Los corazones

Eran los corazones
trampas y las trampas
andamios y erguían edificaciones
grises, de torpeza inmensa
como basureros rotundos
de la existencia opaca.
Eran proletarios los corazones
porque eran explotados
y se organizaban para la lucha.
En ocasiones eran torpedos
los corazones y esparcían semillas
de bocas y suelos y domingos de amargura.
Eran también museos del desconsuelo y zoológicos de la barbarie
los corazones
cuando al unísono gemían
por azarosas hazañas de equipos atléticos.
Eran toda la dicha y el horizonte
puro de la historia
los corazones que se rompían
como gotas de papel
que se humedecían por lágrimas secas.
Eran abismos de tiento y falanges del dolor los corazones
que suponían azules las nubes
y blancas las estrellas
porque sentían el agobio de sus apodos deformados.
También eran arcos los corazones en dos sentidos: soportes y armas
instrumentos de la bóveda de la intranquilidad
y utensilios para cazar desfalcos de rabia y sin sentido,
raramente alegría y sorpresa.
Todos ellos surcaban una atmósfera serena y apacible
donde olvidaban su destino
entregados al festín de lo cotidiano.

El monopolio de la desgracia

Hubo un tiempo

una conciencia

un hito

un envoltorio

todo

lo que la Historia nombró

la desgracia perpetua.

El principado de la tragedia

erigía los años siempre destructivos

como bombas atómicas esparcidas en la antigüedad.

Todo sufrir es una cadencia

deseo de evasión

enajenación

perpetua en el rincón que atisba

nombres de mártires y héroes clandestinos.

Eso que se sufre es la desgracia, inacabable, inacabada.

Su territorio, su geografía, es habitada por le hegemónica pobreza

que en el pueblo encuentra su sino, su faz, su rostro.

El monopolio de la desgracia es del pueblo

históricamente

socialmente

económicamente.

Pese a todo el pueblo sabe sonreír y festejar.

A veces incluso olvida que es el monarca

de lo aciago, para invocar algarabía tumultuosa.

Aunque sabe que no cambia

el pueblo emerge de las entrañas del mundo

y aunque sabe que es suyo el monopolio de la desgracia

el pueblo inunda su voz con la rutinaria sombra del instante.

Cien vueltas al instinto

Lozana es la canción

en el cuerpo tibio

de pronto volcadura violenta,

también acto represivo.

¿Acaso olvidaste el deseo de tu sexo,

de su sexo erguido, de su lengua, de su perfil y tacto?

Estabas húmeda cuando él apareció

para humedecerte y llenarte. Saltaste a un sueño

desde el balcón ansioso de la pasión. Olvidas,

todo el tiempo, una figura religiosa para evadirte.

No, el callejón donde te desnuda diario no es un hotel.

En cambio tus gemidos son éxtasis puro,

sus oídos son el auditorio del placer,

tus orejas y su lengua son una conjunción.

Tus senos apretados y sus dedos involucrándose

contigo toda la noche, de píe, acuclillada,

toda tú eres todo él, son unidad del amanecer.

No es momento de rezar o de sentirse pecadora

porque tus muros, tus adentros, fulgen en tus venas

contra el impulso roto de frenar, freno acaso

el orgásmico instante, el boom de una mecánica mutua.

Solo das vueltas a tu instinto para provocarlo

en el sombrío instante de tu indiferencia. Mutismo

luego explosiones, luego besos, luego juegos de dedos,

ojos y sudor, lágrimas eróticas, todas plenas en ustedes.

¿Acaso omites que refrenas tus perversiones

porque temes una noche espantarlo? No es momento

de arrepentirse ni de callar sino de expulsar el amor,

de entreverar los sexos, de inmiscuir los flujos internos

en el acto preciso de la carne vuelta frenesí.

Sonido erre

Roe rápido reseca
rieles roncos ruines
ríos rancios rugen
rastros rebobinados.
Renta rumiante ruido
rodó relentizada roca
rincón rupestre retrospectiva
runa ríspida rodante.

Andar

image

Andar los tactos
en el concreto plasmados
andar las calles
andar con pasos de hule
andar y ver capullos de basura
andar como gato en callejón
para extraviar las piernas en planicies
grises de manchas absolutas.
Para volver a un nombre desconocido
andar y distinguir un subterráneo influjo
de extraviar la planta de los píes
en nombres desconocidos.

Proclama del abismo digital

Os estoy indagando digitalmente por la senda de los arcos triunfales. Y la indagación es ruda o sangrienta, pero jamas exhaustiva. Os invoco totalmente como fetiches luminosos que caducan en verano. Os conmino a evadir la materia si acaso escucháis la voz serrana del viento. Acometed el turbio andar fritanguero de la sexualidad normativa y dejad la mejilla para mejor momento. Si os place sed amigos los unos con los otros pero no olvidéis nunca el bronceado.

Por si hay una audiencia de Romulaizer Pardo

Sé muy poco de las opiniones de mi audiencia sobre mis textos. En ocasiones recibo comentarios o señales de que gustan, pero por lo común debo intuir algún feedback sobre la recepción de mis escritos. Una buena amiga dice que tengo mis lectores y por ahí sé de algunas personas que siguen el sinuoso trayecto de mi literatura. Por momentos esta falta de retroalimentación me produce angustia y temor porque entiendo que en ocasiones puedo llegar a escribir textos muy extravagantes. Pero como dice Giselle Hinojosa escribo porque de no hacerlo moriría. Mi vida está dedicada, en gran parte, a la escritura y me sé un escritor joven con la fortuna de buenos comentarios a mis textos por lo común. Actualmente no puedo hacer mucho más por mi blog porque me encuentro cerrando un ciclo universitario que en buena medida me absorbe. Me gustaría leer sobre diversos temas y escribir menos espontáneamente pero tengo los tiempos justos. En todo caso esta entrada es para agradecer a los lectores y visitantes de este sitio web su participación y apoyo a mi proyecto creativo. Reciban un saludo sonriente.

Ecografía/Ecography

Ecografía

Micro LVII

Mascullada con el insomnio

la luz escribe el nombre

de la angustia frenética:

extrañarnos en el desvelo.

Sonido ele

Lazo a los límites

del lumen licuado

luminiscencia lunar

linfa la locación, locura

lagunar lozanía,

lacustres las luciérnagas.

 

Reciente lista de rolas en Soundcloud

 

Lista de reproducción de una grabación fallida titulada Ecografía/Ecography

Saludos.

Romulaizer Pardo

La podredumbre de la crisis vigente ¿traerá generaciones más humanas?

Indubitablemente habitamos una crisis aguda que arroja evidencias en todos los flancos. Habitamos esta crisis desde el hecho de no estar preparados para las crisis por mantener erguida la creencia de una supuesta estabilidad, igual que una supuesta normalidad, igual que una supuesta hegemonía, igual que una supuesta metafísica. Habitamos la crisis donde todo se rompe o todo está roto, donde todo es fuerzas en pugna, donde todo es movimiento y estancamiento, hervidero y suministro de tensiones diarias. Habitar la crisis es también asumir una cierta inteligencia, al menos en en su dimensión múltiple y compleja, como mecanismo apto para sobrevivir. Habitamos la crisis también desde nuestros temores o nuestras condiciones de clase o educativas. Habitamos la crisis y no podemos negar que también las incertidumbres son parte de ella. Pero al habitar la crisis contemporánea ¿estamos conscientes de que algo más humano quedará en el futuro? ¿Construimos acaso un futuro? ¿Las próximas generaciones serán más humanas que nosotros?

Nanomicrocogntividad

¿Entendiste?

Ahora

masculla

la emoción,

rompe

el surco,

tú: antigua conciencia;

surco

el infinito instante.

Muere sabiendo una totalidad minúscula.

Autoconcepción negativa: negatividad constructiva

IMG_20150707_102246

I

Hay un punto en el camino de la vida en el que puedes quedar doblado, torcido, resquebrajado por todo lo que no has conseguido, todo lo que no has hecho, todo lo que te hace arrepentirte de ser quien eres. Imbuido en una moral judeocristiana, más por motivos culturales que familiares, vivir el arrepentimiento como una dosis para la creatividad es un marasmo difícil de asimilar. No importa naufragar en el input deteriorado o concebirse negativamente, como una basura del siglo o un aborto frustrado, sino el eco catártico, el desahogo, el hecho, intrascendente, de la traducción vivencial de un ego, de un ser, de una entidad psíquica única, exclusiva, que se proyecta al universo público.

No es el acto rememorativo o las secuencias intelectuales recorridas, ni siquiera es el hecho de saberse privilegiado y sentirse, por ello, un miserable en el presente. No es tampoco la dosis existencialista o ni siquiera el apabullante escándalo del wanna be a writer o peor aún quizá el ghetto prefabricado en torno de mi persona, lo que me induce a interpretar mi realidad como una almohada pedregosa de sabores exóticos. Ni siquiera es el posible tono difamatorio de algunos de mis escritos o peor aún el emolumento autodifamatorio, lo que moviliza este catartic moment.

II

Cuando tienes 18 años y pasas 10 años viviendo en crisis, ¿qué te queda a los 30? No es tampoco el hecho, proeza o no, de sobrepasar los obstáculos. Es un oscurantismo autoinducido, inductivo de las mareas lunares, epicéntrico de recuerdos intraducibles. No es tampoco esta prosa infértil o la letanía mortífera de sentirse uno menos en el mundo. Es mucho peor que el dobles firme de la juventud que me dijo: no puedes. Y es también el podrido acto de acumulación de poder, es la negación de toda instancia mística y mágico-religiosa, es una especie de ateísmo culpable o de un deísmo falto de congruencia racional. Es también la torcedura de los afectos perdidos, de los seres queridos muertos, de los que aún no se van pero ser irán. Es todo eso y también el odio y el rencor y la frustración y todo lo que significa ser alguien a quien nadie busca un sábado por la noche, a quién nadie llama un día cualquiera, a quien nadie toca la puerta de su casa. Y en esto estriba la ningunidad, un ser ninguno, un ser nadie, ya trascendido el acto del don juanismo, ya fertilizada la semilla desquiciada de un verbo en distorsión. Nunca recibí educación religiosa y no la recibiré. Es eso, lo ninguno, el ningunismo, el representar una ausencia, un algo desagradable, podrido, lúgubre, incomprensible. Y de ahí los huecos y vestigios de otros días cuando la sociedad, cuando las personas, cuando otros se proyectaban en este espejo, ahora disformismo musical.

III

Paseo cantando irreverencias

canto de melodías mutiladas, pastiche

inseminado de distorsión, Mozart y otros,

cumbia, reggeton, jamás rancheras. Las viejas del patrón,

el peor programa musical  de todos los tiempos

la inspiración. Mutilación emocional, declive, existencia

torpeza social inmanente al abismo crudo de no decir nada.

No decir nada, no ser nada, nadie, nadie, nadie, aquí.

Estaba saltando cuando caí y caí tan hondo

y salté tan alto y escuche un trueno y me partió.

Partido como transición de milenio, te extraño madre flor.

IV

Y todas las veces estar arrinconado, ya no con lecturas ni autores, sino con una falsificación por identidad, estar ahí, en el mundo, un ser extraviado, sin núcleo, sin centro, sin sentido, con un corazón que ama, con una deseo que se expande, con la tristeza de la distancia, distancia siempre realidad que amordaza los sueños, que amarra las ilusiones, que derruye los placeres. Llegar siempre al mismo punto, al mismo sitio, a las mismas conclusiones, un círculo, no una espiral. Algo que no ha dejado de ser, algo como una maldición, algo quizá ya de tan viejo, de tan antiguo, peor que obsoleto, cadáver.

Incrédulo mascullo este escrito, este vómito de letras, de palabras. ¿Intención? No puede pensarse el mundo, no puede aprehenderse la realidad, no sin antes atender el complejo personal, la unidad psíquica interna. No puede abstraerse nada sin antes proponer una concreción del adentro. Y en ese devenir, en esa dialéctica ego-grupo-sociadad, me pierdo, todo el tiempo. Por eso, desde esta torre de cristal, desde este asidero insano o torre también de marfil, desde aquí, el juicio extremoso de lo inmediato. La figuración obtusa, miope, lánguida, del no ser, del no pertenecer, del no estar, del estar no como ausente sino de ser ausencia…

Romulaizer Pardo

IMG_20151006_202055