Si la cuesta inclina tu voluntad

No olvides a Sísifo
ni invoques a Dios
porque subir la colina
de la vida implica
elevarte contra todo pronóstico.
Recuerda que los placeres nutren
cuando resultan de esfuerzos.
Cuando la cuesta anule
tu voluntad, no te olvides
que el sueño reconforta
porque repara e impulsa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.