Rómulo Pardo Urías escribe

Un nosotros identidades

¿Dejamos tendidos sueños
como de siluetas sombras
o abrimos la playa de amores
con el silencio de miradas inciertas?
Trabajamos con signos y signos somos
por las rendijas del arrebolado instante
que rompe surcos en el cielo.
Miramos y nos escondemos.
Toda afrenta de tiniebla
es el torbellino donde habitamos
máscaras de mutismo y respeto.
Porque las lunas mantienen tersa
la esfera de bocas enamoradas
y también el sol columpia
instantes que observan nuestra soberbia.
Nacemos como agujas para morir
como troncos talados con cien años
de antigüedad, y sentimos así y asa
contra el espejismo torpe de la experiencia.
Caminamos entre fulminantes girasoles
plantamos sueños y alegrías
pero olvidamos el romance que
la soledad tiene con nosotros
todo el tiempo
y caemos al precipicio del ruido
como figuras de porcelana del
Antiguo Régimen el día de la revolución.
Nuestra alma es un cuerpo sin forma
mitad sereno mitad resolana
y cambiamos las manecillas
del reloj de nuestras vidas
por las agujas finas de nuestro
primer minuto respiratorio.
Confabulamos cuando incipientes
nos volcamos al tropel de imágenes
que nos hacen turbias enciclopedias
de otros nombres y otras miradas.
Saltamos a la penumbra del día
invernal y con un sorbo de sentido
significamos una teatralidad sonora
la que rifa nuestro gemido de placer
en el circo del origen ridículo.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.