Rómulo Pardo Urías escribe

Ser nuevo horizonte en flor

Como la luz atraviesa el agua
la soledad atravesó mis días,
como silencio muerto
atravesaron la oscuridad
los ruidos de mi llanto.
¿Dejé en el camino flores y sonrisas?
La vida toda es truco y astucia
pero también intuición y cautela.
No sin mesura los riesgos
mutan la fortuna en éxito
y los fracasos en lecciones.
¿Acaso la malla de la desgracia
escribió con mi voz y mi aliento
el nombre de mi desolación?
Fueron las lunas llenas las métricas,
los atardeceres fueron la finitud
magia de unos ojos -mis ojos-
atenuados en el balcón de la juventud.
Y lloré como cualquiera.
El corazón roto habló un dialecto torpe,
pero navegué el desierto de la tristeza
y crecí adorando un pasado inmaculado
aunque también imperfecto.
Solté gritos y escandalice mi juventud
porque aprendía que solo naces
y solo mueres,
envuelto en un antes,
en un después que nada dice salvo los hechos.
Vivo a través de mi perdón y de mi alegría
la cima cristalina del elevamiento.
Mi alma llora hoy pero de alegría
y en el espacio de mi ser algo florece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.