Si la turbiedad conquista

Los prados del conocimiento
están poblados de letras
pero los fantasmas del saber
anotan refugios de la imaginación.
¿Son los fragmentos de eternidad
llamas que suben a los abismos
del cielo donde reposan las almas?
Son escrituras de otros paisajes
las insignias mismas del ocaso.
Acaso tientan las mentes
los caballeros del infructuoso
conocer, los atisbos ciertos
de la fábula sapiencial.
Todo transita contra el espejo
de la Historia y deja un polvo.
El aroma de las estrellas,
que alumbra los destinos,
está sostenido por el deseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s