El Imperio de la soledad 1.1.a.1

Crónica decibel languidecer, años encimados a la cortina, el balcón también enmohecido, la mirada cansada. Los zapatos nuevos y relucientes. Totalidad acaso los murmullos de la calle. Una vez los días fueron la memoria de una otra, la mirada y el beso de otra, la conquista y el ímpetu de otra. Hoy son sólo ceniza de cigarrillos franceses. Una ducha y al teatro erótico, al cortejo, al sentido y sentir extremo del vacío inherente. Drogadicción irrefrenable, sino de mis noches. Todas las figuras talladas en madera de la casa de mi abuela, la húngara amargada, se revuelcan en mi cabeza proyectando las imágenes de mi infancia. ¿No debería intuir si quiera que a un paso del amor de mi vida todo fue un desvencijarse de las horas en pasajes ridículos? ¿No es acaso ridículo que el amor de tu vida muera enfrente de ti sin que puedas hacer nada porque ya no te ama?

La estación de trenes está repleta esta tarde. Son las 7:40. Llegaré al club en 45 minutos. Caminaré, tomaré agua mineral y un expreso. Espero que hoy Alison no me haga el feo. Le traigo ganas desde la semana pasada que llego al Torpedo del amor, de esas ganas que te sacuden por dentro como si estuvieras atado a una camisa de fuerza en un cuarto incendiándose. Pero la llovizna lo vuelve todo calmo e incómodo. No es la comedia humana, ya no hay calles oscuras ni alcantarillas hediondas, bueno, sí pero muy pocas. Y camino al Torpedo del amor con Alison en mi cabeza y me pregunto: ¿cómo fue posible que me recordara tanto a Tatiana si una es morena y la otra es rusa? No sé porqué razón el tren no se detiene en la estación intermedia y prosigue el viaje. Tomaré un expreso y tomaré agua mineral, pensando que Alison quizá hoy me diga que sí. Ya quiero sus tetas en mi boca, ya quiero su boca en mis manos, ya quiero su pubis en mi nariz, aguanta me digo, quizá hoy, quizá, todo puede pasar en el Torpedo del amor.

Los frisos de la arquitectura del antiguo régimen no lograban desorientar a Francis de su caminata. Pero nunca olvidaría el momento preciso cuando Alison, con su vestido para el table dance detrás de una gabardina inglesa, lo miró desde la esquina contraria al café de Potilliers Street y con un guiño de ojos se atrevió a cruzar la calle en su búsqueda. Francis impávido terminaba de tomar su expreso pero le faltaba el agua mineral que estaba a la mitad. Alison cruzó la calle, se dirigió a la mesa de Francis y susurrándole al oído le dijo: hoy también bailaré para ti, pero no me tendrás. La sorpresa de Francis fue mayor cuando Alison lo beso salvajemente en la boca y con su mano le tocaba su miembro por encima del pantalón. Aquella tarde, aquel inicio de noche, Francis no sabía que el puente que lo unía a Alison se había hecho más ancho y directo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.