Ansiosa despedida del 2015 pero con aroma de café y cigarrillos

Mucha nostalgia acumulaba

de las cadencias extintas

cantos y axiomas

verdades que no entiendo

como la concha de las ostras

o el ocaso en Bangladesh.

Pero rumio los años con mustiedad

aún con la torcedura del viento

en mis cabellos y los sabores del ajo quemado

en el aceite antes de poner la carne marinada.

Quietud,

ese intervalo,

azul la tos,

pero el magma del alma

corriendo

corriente flujo y meta.

Cantinela por los niños huérfanos

es más, una noticia de alegría inusual

el asado argentino y los bikinis en Florianopolis.

Estridencia mejor, mejor grasa de frustración,

quemadura la cima del silencio, ostiones ahumados

pero sin vino tinto ni vino blanco,

sin venir o ir, sin cansancio, escuchar

entonces el tedio de la melancolía

el tendón arqueado de la inocencia

rotura y banca rota de la explotación:

margen de los atisbos oscuros del queso azul,

pero también existir con bocanadas y quizá

eso sí, sin el freno acentuado de la moral victoriana.

Trepidante corruptela ¿es mucho pedir?

Como riscos que devienen terremoto

cinturón de estrellas que no sea Orión

quizá también el éxito de no beber champagne

o mejor aún desquitarse sonriendo

como rompecabezas incompleto

mutilado

fastidio de la masa de maíz que no está cocida

pero qué bien sabe bailar salsa en San Juan.

Noticia de una existencia, este año, furtivo, fallido,

adios adios, amorcito fugaz, truco de sabor caramelo

leche quemada, es más, no invito la cena

cenemos un vacío por las muertes de toda la historia.

Acuchillo finalmente el lazo del vestigio

que soy al vomitar mis ramplonas intenciones,

extravio en el laberinto, no de Borges, sino de Paz.

Escucha, llega otro momento, otro segundo, otro

rito que marca el mito de los años pasados.

Ansia de saber que nada deja la página en blanco

nada más que un tibio titilar de humo y cafeína,

sueño de un margen que sucumbe a su reglamentación

obsoleta de racionalistas frustraciones, congelada,

es mucho el hielo que surca el polo de mi inconsciencia.

Anuncios

Los autos: del pico y la curva

Adentro contra el zig zag

el ventrílocuo del sexo

escupe lamidas

como si las costras del amor

esparcieran caminos de espasmos.

Oye la marea ciega del placer

espanta también los duendes del río

de aguas negras y trepa los edificios con la vista.

Mayor velocidad es menor gozo

mayor gozo es menor razón

mayor razón es más libros que desempolvar.

Senos y nalgas de gimnasio

no sólo la curvatura exótica, más que el andar

mejor la pausa de los arrecifes naturales del cuerpo.

A toda velocidad cuatrocientos caballos de fuerza

quinientas veinte millas por hora: Ferrari se queda corto.

En fin, el episodio de Star Wars que no presencié

toda la besuqueada del cine y los deseos de escalar

las torres de Kuala Lumpur: desde el abismo urbano nos lanzamos

en paracaídas hasta el aposento del sudor compartido.

Atomístico reojo de papel

Pasaje de un rostro a un mutismo

corazón desvencijado como huracán

marchita la luz de la boca, los claveles

del silencio: esfera de los segundos aciagos,

la conquista del dolor, la sabia de la vida; gozar

los acertijos del destino, que no existe ¿por qué?

Dentada seguridad la cicatriz

amarga colmena, cansancio como costra,

en fin, tedio, al fin, galope de la sombra,

esquirla de placer, totalisa y orgasmo, finitud.

Anciana la espera convierte los atisbos nuestros,

que son nuestros alientos entreverados,

en juguetes posteriores al infinito amatorio.

Amalgama la lontananza de tu pelo con mi dedo

al final todo ilumina, pero eso no atenúa los infiernos,

vivida la sentencia de Séneca, ley es no pena morir.

Todos las arqueologías del sin sentido devienen

un tú que compagina con el espejo del corazón.

Mensaje navideño de un ex indigente académico

Minientrada

Hay navidades que no puedo recordar, que no dejaron huella en mi memoria. ¿Qué más decir después de una década de psicosis, drogadicción, excesos, perdición, depresión, de infiernos vividos con la entereza del ser? De mis 18 a mis 28 todo fue un vórtice de oscuridades que desde octubre de 2010 ha cambiado por un acercamiento renovado a la vida. Así, esta navidad es distinta por muchas razones. Doy gracias también a todos los lectores, seguidores, amigos, familiares, personas en fin involucradas en este blog, en mi devenir literario, en mis intentos de respaldar mi vida con un lugar en el mundo.

A todos y todas gracias, sobre todo a quienes se comunican y expresan conmigo su beneplácito de este sitio donde dispongo, para bien y para mal, algunas de mis más genuinas creaciones.

Un abrazo sincero de gratitud.

 

Romulaizer Pardo

Navidad 2015

 

PD: FELIZ AÑO 2016

Proyección de poética no supra mental

En el salto la caricia

de la eternidad, soplo,

ambientación de tránsito de siglos

las cicatrices de una década, mutilación

fractal como silueta de sombra, anteojos.

Laguna de sensaciones el cuerpo

flacura dentada como de psiquiátrico

espejos torcidos que ciñen recuerdos

al flujo de la constancia: axioma de honor.

Temporalidades arcaicas del éxtasis

bailes de los rituales anquilosados de la destructividad.

Perfil de todos los siglos y sus ambiciones

ese espíritu individual que no alcanzó la época.

Perdida la lontananza del reflejo

era un país el sonar de la pobreza

como lata con escasas monedas

sonando en la calle de la desolación.

Abismos todas las semanas desde ese punto

languideciendo los espasmos que son

las correrías del infinito en el aposento de la historia.

Ácida circunstancialidad, evento frustrado,

revocación del edicto de la muerte:

todas las mañanas del milenio que termina.

Biblioteca materna tu voz en mi presente

Escribo desde la posibilidad de remembranza que me ofrece arreglar nuevamente la biblioteca de mi madre. Temas, autores, ediciones raras, todo es un coctel inmenso de conjeturas sobre su pasado, sobre su andar en el mundo de las ideas. La primera vez que ordené estos libros tenía menos de 20 años o estaba en ese margen. Los años pasaron y constantemente ordené y desarreglé los libros en un afán de mudanza interna que no tenía píes ni cabeza. Hoy todo es algo más quieto, más calmado y ordenado.

Ordenar los libros de alguien más, los libros que fueron una herencia obligatoria, más no obligada, es un acto de fascinación. Pero el estado actual de la biblioteca es producto de años de descuido, llenos de polvo, desordenados, mezclados unos con otros. Descubro gradualmente las temporalidades y predilecciones de una mujer protagonista de la segunda mitad del siglo XX mexicano. Sin una intención de averiguación me doy cuenta de una cierta filogenética personal, de una cierta filiación con los vestigios y cúmulos de informaciones de esa biblioteca. Literatura, urbanismo, sociología de la familia, historia latinoamericana, antropología, marxismo, comunismo y socialismo, chamanismo y mucha historia de México son algunos de los vericuetos por los que anduvo mi extinta madre. Distinguir casos raros de ejemplares únicos o exclusivos, algunos firmados por los propios autores con dedicatorias y saludos afectuosos, me hace preguntarme por los círculos intelectuales y académicos que frecuentó mi madre, por las relaciones y vínculos que estableció en su devenir profesional.

Y me invaden unas ganas furibundas de leer lo más que pueda, de naufragar en esa vida de libros, en esos ejemplares tan especiales. Pero noto que mis intereses son distintos, en gran parte. Admito que la curiosidad me invade, que los deseos de indagar y leer más de un tomo me impelen a proponer una clasificación bibliográfica un tanto más minuciosa. Pero desisto del impulso biblioteconómico y más bien acomodo según entiendo los flujos temáticos y académicos, regionales, historiográficos, intelectuales. No es fácil ordenar libros que tú no compraste, libros que no te pertenecen, que no son enteramente tuyos. No es fácil porque es como adentrarse en el pensamiento y la vida de alguien más, adentrarse en una cúspide de dudas y suposiciones sobre qué fue leído, qué fue consultado, qué fue lo que construyó esos criterios de búsqueda y elección de libros. Finalmente una biblioteca es una colección, un ensamblado de piezas, de preferencias, de indagaciones, de actos y eventos, que conforman un rompecabezas longitudinalmente temporal, espacialmente definido y finito en términos materiales más no en términos del pensamiento.

Ordeno los libros de mi madre, Margarita Urías Hermosillo, que murió el 1 de noviembre del año 2000, antes de la transición democrática panista, mucho antes de la corrupción evidente de la izquierda mexicana, mucho antes de la renovación partidista del PRI, antes de la visita de Juan Pablo segundo en 2002 a México para la canonización de Juan Diego. Acomodar los libros de una guerrillera, intelectual, historiadora, madre soltera, académica, maestra y formadora de generaciones en distintas instituciones, es un reto deducido de haber tenido la distinción de ser parte de sus días, de ser uno de sus retoños, de estar, también por qué no, en el proceso de asimilación del legado que dejó una mujer entera, valiente, excepcional y olvidada en muchos sentidos por sus contemporáneos.

Pixel moment 10

Imagen

Lights over the street

image

La grisura está coludida con el aceite de oliva

Frágil el asiento de los días

la quebrada sinfonía del silencio

temor como chocolate espeso,

de los rincones la sabia

olvido totalidad certeza.

Andamios las cicatrices

los cantos y las orquídeas

floración de tristezas,

ninguna cúpula celeste

sobre el designio de nuestras almas.

Religión de una misma sintonía

la creencia del abismo donde

la turbiedad encierra las costas. Sonríe.

En cambio las monedas, que son infancias,

no piensan mucho más en el galope

de la inocencia, como si los grillos fueran robots,

conspiración de una voz interior desvencijada y rota.

Antes del atardecer las playas del sin sentido

mantuvieron activo el puerto de la razón

inútilmente, como ostión que se salva

de la pesca. Toda la existencia es un fritanga

en aceite de oliva, pero nunca dejamos de sentir

el sopor del tiempo que nos engulle.

 

El mejor año en mucho tiempo

LuisaPardoUríasRumorIncendio

Escena de la puesta El Rumor del Incendio del Colectivo Teatral Lagartijas Tiradas al Sol

No puedo evitar hacer un recuento breve de mi año. Fue el 2015 uno productivo y agitado, especialmente realizando actividades académicas. Después de 5 años puedo decir que logro cumplir objetivos trazados con imprecisión y alteraciones en el ensayo https://romulaizerpardo.com/otros-textos/ensayo/de-la-heroicidad-e-idolatria-literarias-o-del-arte-de-combatir-con-la-voz/  Los objetivos fueron tres: terminar mi novela El olvidado Imperio Natdzhadarayama, realizar la compilación de los trabajos académicos de mi madre Margarita Urías Hermosillo, y llevar a cabo la

investigación sobre la figura de Ignacio de Luzán. Tres objetivos que en 5 años se han cumplido, al menos parcialmente. Mi novela se encuentra en el cajón y estoy en el proceso de decidir hacer una edición de autor para publicarla. En cuanto a los trabajos de mi mamá Margarita Urías Hermosillo, ampliamente promovida y difundida por mi hermana Luisa Pardo Urías y su equipo teatral Lagartijas Tiradas al sol con la puesta en escena El rumor del incendio, la compilación que realicé entre 2011 y 2013 se encuentra en proceso editorial en una reconocida casa de distinguida universidad mexicana. Finalmente mi investigación sobre Ignacio de Luzán, que hace más de 5 años

Presentación de ponencia en el IV Congreso Internacional de Historia AHILA 2015 en Veracruz, México.

Presentación de ponencia en el IV Congreso Internacional de Historia AHILA 2015 en Veracruz, México.

ignacio_luzan

Retrato de Ignacio de Luzán, obtenido de la Worl Wide Web.

comenzó a inquietarme pero que no sabía bien cómo aterrizar, está dando sus frutos. Este año presente una ponencia titulada Transferencias culturales entre España y México: el pensamiento de Ignacio de Luzán a través del Diario de México en los albores del siglo XIX, en el IV Congreso Internacional de Historia del Grupo de Trabajo de la Asociación de Europea de Historiadores Latinoamericanistas AHILA Trabajo intelectual, pensamiento y modernidad en América Latina, siglos XIX y XX titulado “Variables e invariables en las Américas: comunidades intelectuales, pensamiento crítico y transferencias culturales entre América latina y Estados Unidos y Canadá. De los procesos de independencia a la Globalización”. Del trabajo investigativo ha resultado también una ponencia que presenté en el XXXVIII Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia en la Ciudad de México titulado La poética de Ignacio de Luzán: un objeto cultural español entre la América hispana colonial y los nacionalismos hispanoamericanos. Además un tercer producto de este proceso de investigación fue el ensayo ganador del primer lugar del primer concurso de ensayo de investigación histórica organizado por la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana. El trabajo ganador se titula La poética de Ignacio de Luzán en los orígenes culturales del México independiente: un vínculo intelectual trasatlántico en la formación de la Republica de las letras mexicana, 1805-1812 y es una ampliación del primer trabajo presentado. En ese sentido la investigación ha dado bastantes frutos pues también resultó un artículo en vías de ser publicado en el libro de las memorias del IV Congreso, sin olvidar que la tesis también será un producto, último mas no acabado, de este proceso.

En términos académicos este año también desarrollé mi servicio social apoyando en la organización del IV Congreso Internacional de Historia, mencionado anteriormente y que se celebró en la ciudad y puerto de Veracruz en abril de esto 2015. Además me fue posible realizar una estancia de investigación, como becario del Verano de Investigación Científica de la Academia Mexicana de Ciencias, al lado del Dr. Carlos Sergio Sola Ayape del Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México, desarrollando trabajo hemerográfico en torno a una investigación sobre la falange española en México, consultando el fondo hemerográfico de la biblioteca Miguel Lerdo de Tejada en la Ciudad de México. De esta experiencia aprendí mucho y me fue posible valorar y comprender diversos aspectos del trabajo histórico, del manejo de fuentes y del desarrollo de los procesos interpretativos en la disciplina histórica.

verano de investigación científica ciudad de México 2015

Un último mérito académico fue la conclusión de mis materias en la licenciatura en Historia en la Universidad Veracruzana, mi casa de estudios, donde solamente me resta la entrega de la tesis para poder presentar mi examen de titulación para obtener el grado de licenciado en Historia. Aunado a esto mi desempeño me permitió reobtener la beca de excelencia de la Coordinadora Nacional de Becas para la Educación Superior de la SEP, así como sostener un trabajo de becario realizando labores de complementación bibliográfica de un libro crítico sobre la obra de Sergio Pitol de próxima aparición.

En el Castillo de Chapultepec como parte de las actividades del XXXVIII Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia, Ciudad de México 2015.

Finalmente lo más interesante del cierre de año es la posibilidad de proyectos concretos, especialmente dentro de mi desarrollo literario. Primero que nada está la publicación de mi texto Advenimiento de la espera con la editorial Rodrigo Porrúa, en formato de ebook y cuyos trabajos editoriales se encuentran en proceso. Además hay una posibilidad de publicar mi novela que puede ser una catapulta de mi quehacer literario, sin olvidar mis dos libros de ensayos, unos literarios y otros históricos, que quizá por ahí pudieran ver la luz en algún momento del futuro. Y por si fuera poco está este sitio mío, mi blog, mi plataforma comunicativa, donde he conseguido aumentar mis seguidores y he logrado obtener al menos 2300 vistas en este año, cifra mayor al doble del año pasado que fue de 1090 vistas. En ese sentido me encuentro en un momento bisagra de mi v ida, entre la conclusión de mi tercer intento universitario y el despegue de mi trayectoria literaria, entre la figura mayormente anónima y desconocida y la cimentación de una carrera y nombre público, entre cerrar ciclos de mis objetivos planteados hace 5 años y cosechar los frutos de esfuerzos constantes, de gestiones e intercambios, de vínculos y relaciones que van dando sus frutos.

De esta manera, el 2015 ha sido un año completamente productivo, engrandecedor y sumamente satisfactorio. No podía dejar de compartir con mi público, con mis lectores y mi audiencia, estas excelentes noticias. Si bien he tratado de mantener distante mi ejercicio literario, especialmente de este blog, de mi ejercicio académico, no puedo disociar que en ambos casos se trata del trabajo intelectual, escrito, que tanto me apasiona. La pregunta ahora es saber cuáles serán mis prioridades para el 2016, teniendo en claro que la más apremiante será la entrega de mi tesis para licenciarme.

Aprecio mucho su presencia en este sitio, su compañía, su interés por mis andares, caminar y vericuetos mentales. Reciban todos un abrazo grande con la firme confianza que seguiré en este sitio, construyendo, difundiendo, ampliando el proyecto, lo más seguro, a nuevas modalidades y con contenidos más amplios.

Los saluda desde un rincón del cosmos de la digitalidad

Rómulaizer Pardo o Rómulo Pardo Urías