Ansiosa despedida del 2015 pero con aroma de café y cigarrillos

Mucha nostalgia acumulaba

de las cadencias extintas

cantos y axiomas

verdades que no entiendo

como la concha de las ostras

o el ocaso en Bangladesh.

Pero rumio los años con mustiedad

aún con la torcedura del viento

en mis cabellos y los sabores del ajo quemado

en el aceite antes de poner la carne marinada.

Quietud,

ese intervalo,

azul la tos,

pero el magma del alma

corriendo

corriente flujo y meta.

Cantinela por los niños huérfanos

es más, una noticia de alegría inusual

el asado argentino y los bikinis en Florianopolis.

Estridencia mejor, mejor grasa de frustración,

quemadura la cima del silencio, ostiones ahumados

pero sin vino tinto ni vino blanco,

sin venir o ir, sin cansancio, escuchar

entonces el tedio de la melancolía

el tendón arqueado de la inocencia

rotura y banca rota de la explotación:

margen de los atisbos oscuros del queso azul,

pero también existir con bocanadas y quizá

eso sí, sin el freno acentuado de la moral victoriana.

Trepidante corruptela ¿es mucho pedir?

Como riscos que devienen terremoto

cinturón de estrellas que no sea Orión

quizá también el éxito de no beber champagne

o mejor aún desquitarse sonriendo

como rompecabezas incompleto

mutilado

fastidio de la masa de maíz que no está cocida

pero qué bien sabe bailar salsa en San Juan.

Noticia de una existencia, este año, furtivo, fallido,

adios adios, amorcito fugaz, truco de sabor caramelo

leche quemada, es más, no invito la cena

cenemos un vacío por las muertes de toda la historia.

Acuchillo finalmente el lazo del vestigio

que soy al vomitar mis ramplonas intenciones,

extravio en el laberinto, no de Borges, sino de Paz.

Escucha, llega otro momento, otro segundo, otro

rito que marca el mito de los años pasados.

Ansia de saber que nada deja la página en blanco

nada más que un tibio titilar de humo y cafeína,

sueño de un margen que sucumbe a su reglamentación

obsoleta de racionalistas frustraciones, congelada,

es mucho el hielo que surca el polo de mi inconsciencia.

Los autos: del pico y la curva

Adentro contra el zig zag

el ventrílocuo del sexo

escupe lamidas

como si las costras del amor

esparcieran caminos de espasmos.

Oye la marea ciega del placer

espanta también los duendes del río

de aguas negras y trepa los edificios con la vista.

Mayor velocidad es menor gozo

mayor gozo es menor razón

mayor razón es más libros que desempolvar.

Senos y nalgas de gimnasio

no sólo la curvatura exótica, más que el andar

mejor la pausa de los arrecifes naturales del cuerpo.

A toda velocidad cuatrocientos caballos de fuerza

quinientas veinte millas por hora: Ferrari se queda corto.

En fin, el episodio de Star Wars que no presencié

toda la besuqueada del cine y los deseos de escalar

las torres de Kuala Lumpur: desde el abismo urbano nos lanzamos

en paracaídas hasta el aposento del sudor compartido.

Atomístico reojo de papel

Pasaje de un rostro a un mutismo

corazón desvencijado como huracán

marchita la luz de la boca, los claveles

del silencio: esfera de los segundos aciagos,

la conquista del dolor, la sabia de la vida; gozar

los acertijos del destino, que no existe ¿por qué?

Dentada seguridad la cicatriz

amarga colmena, cansancio como costra,

en fin, tedio, al fin, galope de la sombra,

esquirla de placer, totalisa y orgasmo, finitud.

Anciana la espera convierte los atisbos nuestros,

que son nuestros alientos entreverados,

en juguetes posteriores al infinito amatorio.

Amalgama la lontananza de tu pelo con mi dedo

al final todo ilumina, pero eso no atenúa los infiernos,

vivida la sentencia de Séneca, ley es no pena morir.

Todos las arqueologías del sin sentido devienen

un tú que compagina con el espejo del corazón.

Mensaje navideño de un ex indigente académico

Hay navidades que no puedo recordar, que no dejaron huella en mi memoria. ¿Qué más decir después de una década de psicosis, drogadicción, excesos, perdición, depresión, de infiernos vividos con la entereza del ser? De mis 18 a mis 28 todo fue un vórtice de oscuridades que desde octubre de 2010 ha cambiado por un acercamiento renovado a la vida. Así, esta navidad es distinta por muchas razones. Doy gracias también a todos los lectores, seguidores, amigos, familiares, personas en fin involucradas en este blog, en mi devenir literario, en mis intentos de respaldar mi vida con un lugar en el mundo.

A todos y todas gracias, sobre todo a quienes se comunican y expresan conmigo su beneplácito de este sitio donde dispongo, para bien y para mal, algunas de mis más genuinas creaciones.

Un abrazo sincero de gratitud.

 

Romulaizer Pardo

Navidad 2015

 

PD: FELIZ AÑO 2016

Proyección de poética no supra mental

En el salto la caricia

de la eternidad, soplo,

ambientación de tránsito de siglos

las cicatrices de una década, mutilación

fractal como silueta de sombra, anteojos.

Laguna de sensaciones el cuerpo

flacura dentada como de psiquiátrico

espejos torcidos que ciñen recuerdos

al flujo de la constancia: axioma de honor.

Temporalidades arcaicas del éxtasis

bailes de los rituales anquilosados de la destructividad.

Perfil de todos los siglos y sus ambiciones

ese espíritu individual que no alcanzó la época.

Perdida la lontananza del reflejo

era un país el sonar de la pobreza

como lata con escasas monedas

sonando en la calle de la desolación.

Abismos todas las semanas desde ese punto

languideciendo los espasmos que son

las correrías del infinito en el aposento de la historia.

Ácida circunstancialidad, evento frustrado,

revocación del edicto de la muerte:

todas las mañanas del milenio que termina.

Biblioteca materna tu voz en mi presente

Escribo desde la posibilidad de remembranza que me ofrece arreglar nuevamente la biblioteca de mi madre. Temas, autores, ediciones raras, todo es un coctel inmenso de conjeturas sobre su pasado, sobre su andar en el mundo de las ideas. La primera vez que ordené estos libros tenía menos de 20 años o estaba en ese margen. Los años pasaron y constantemente ordené y desarreglé los libros en un afán de mudanza interna que no tenía píes ni cabeza. Hoy todo es algo más quieto, más calmado y ordenado.

Ordenar los libros de alguien más, los libros que fueron una herencia obligatoria, más no obligada, es un acto de fascinación. Pero el estado actual de la biblioteca es producto de años de descuido, llenos de polvo, desordenados, mezclados unos con otros. Descubro gradualmente las temporalidades y predilecciones de una mujer protagonista de la segunda mitad del siglo XX mexicano. Sin una intención de averiguación me doy cuenta de una cierta filogenética personal, de una cierta filiación con los vestigios y cúmulos de informaciones de esa biblioteca. Literatura, urbanismo, sociología de la familia, historia latinoamericana, antropología, marxismo, comunismo y socialismo, chamanismo y mucha historia de México son algunos de los vericuetos por los que anduvo mi extinta madre. Distinguir casos raros de ejemplares únicos o exclusivos, algunos firmados por los propios autores con dedicatorias y saludos afectuosos, me hace preguntarme por los círculos intelectuales y académicos que frecuentó mi madre, por las relaciones y vínculos que estableció en su devenir profesional.

Y me invaden unas ganas furibundas de leer lo más que pueda, de naufragar en esa vida de libros, en esos ejemplares tan especiales. Pero noto que mis intereses son distintos, en gran parte. Admito que la curiosidad me invade, que los deseos de indagar y leer más de un tomo me impelen a proponer una clasificación bibliográfica un tanto más minuciosa. Pero desisto del impulso biblioteconómico y más bien acomodo según entiendo los flujos temáticos y académicos, regionales, historiográficos, intelectuales. No es fácil ordenar libros que tú no compraste, libros que no te pertenecen, que no son enteramente tuyos. No es fácil porque es como adentrarse en el pensamiento y la vida de alguien más, adentrarse en una cúspide de dudas y suposiciones sobre qué fue leído, qué fue consultado, qué fue lo que construyó esos criterios de búsqueda y elección de libros. Finalmente una biblioteca es una colección, un ensamblado de piezas, de preferencias, de indagaciones, de actos y eventos, que conforman un rompecabezas longitudinalmente temporal, espacialmente definido y finito en términos materiales más no en términos del pensamiento.

Ordeno los libros de mi madre, Margarita Urías Hermosillo, que murió el 1 de noviembre del año 2000, antes de la transición democrática panista, mucho antes de la corrupción evidente de la izquierda mexicana, mucho antes de la renovación partidista del PRI, antes de la visita de Juan Pablo segundo en 2002 a México para la canonización de Juan Diego. Acomodar los libros de una guerrillera, intelectual, historiadora, madre soltera, académica, maestra y formadora de generaciones en distintas instituciones, es un reto deducido de haber tenido la distinción de ser parte de sus días, de ser uno de sus retoños, de estar, también por qué no, en el proceso de asimilación del legado que dejó una mujer entera, valiente, excepcional y olvidada en muchos sentidos por sus contemporáneos.

Pixel moment 10

Lights over the street

image

La grisura está coludida con el aceite de oliva

Frágil el asiento de los días

la quebrada sinfonía del silencio

temor como chocolate espeso,

de los rincones la sabia

olvido totalidad certeza.

Andamios las cicatrices

los cantos y las orquídeas

floración de tristezas,

ninguna cúpula celeste

sobre el designio de nuestras almas.

Religión de una misma sintonía

la creencia del abismo donde

la turbiedad encierra las costas. Sonríe.

En cambio las monedas, que son infancias,

no piensan mucho más en el galope

de la inocencia, como si los grillos fueran robots,

conspiración de una voz interior desvencijada y rota.

Antes del atardecer las playas del sin sentido

mantuvieron activo el puerto de la razón

inútilmente, como ostión que se salva

de la pesca. Toda la existencia es un fritanga

en aceite de oliva, pero nunca dejamos de sentir

el sopor del tiempo que nos engulle.

 

El mejor año en mucho tiempo

LuisaPardoUríasRumorIncendio

Escena de la puesta El Rumor del Incendio del Colectivo Teatral Lagartijas Tiradas al Sol

No puedo evitar hacer un recuento breve de mi año. Fue el 2015 uno productivo y agitado, especialmente realizando actividades académicas. Después de 5 años puedo decir que logro cumplir objetivos trazados con imprecisión y alteraciones en el ensayo https://romulaizerpardo.com/otros-textos/ensayo/de-la-heroicidad-e-idolatria-literarias-o-del-arte-de-combatir-con-la-voz/  Los objetivos fueron tres: terminar mi novela El olvidado Imperio Natdzhadarayama, realizar la compilación de los trabajos académicos de mi madre Margarita Urías Hermosillo, y llevar a cabo la

investigación sobre la figura de Ignacio de Luzán. Tres objetivos que en 5 años se han cumplido, al menos parcialmente. Mi novela se encuentra en el cajón y estoy en el proceso de decidir hacer una edición de autor para publicarla. En cuanto a los trabajos de mi mamá Margarita Urías Hermosillo, ampliamente promovida y difundida por mi hermana Luisa Pardo Urías y su equipo teatral Lagartijas Tiradas al sol con la puesta en escena El rumor del incendio, la compilación que realicé entre 2011 y 2013 se encuentra en proceso editorial en una reconocida casa de distinguida universidad mexicana. Finalmente mi investigación sobre Ignacio de Luzán, que hace más de 5 años

Presentación de ponencia en el IV Congreso Internacional de Historia AHILA 2015 en Veracruz, México.

Presentación de ponencia en el IV Congreso Internacional de Historia AHILA 2015 en Veracruz, México.

ignacio_luzan

Retrato de Ignacio de Luzán, obtenido de la Worl Wide Web.

comenzó a inquietarme pero que no sabía bien cómo aterrizar, está dando sus frutos. Este año presente una ponencia titulada Transferencias culturales entre España y México: el pensamiento de Ignacio de Luzán a través del Diario de México en los albores del siglo XIX, en el IV Congreso Internacional de Historia del Grupo de Trabajo de la Asociación de Europea de Historiadores Latinoamericanistas AHILA Trabajo intelectual, pensamiento y modernidad en América Latina, siglos XIX y XX titulado “Variables e invariables en las Américas: comunidades intelectuales, pensamiento crítico y transferencias culturales entre América latina y Estados Unidos y Canadá. De los procesos de independencia a la Globalización”. Del trabajo investigativo ha resultado también una ponencia que presenté en el XXXVIII Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia en la Ciudad de México titulado La poética de Ignacio de Luzán: un objeto cultural español entre la América hispana colonial y los nacionalismos hispanoamericanos. Además un tercer producto de este proceso de investigación fue el ensayo ganador del primer lugar del primer concurso de ensayo de investigación histórica organizado por la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana. El trabajo ganador se titula La poética de Ignacio de Luzán en los orígenes culturales del México independiente: un vínculo intelectual trasatlántico en la formación de la Republica de las letras mexicana, 1805-1812 y es una ampliación del primer trabajo presentado. En ese sentido la investigación ha dado bastantes frutos pues también resultó un artículo en vías de ser publicado en el libro de las memorias del IV Congreso, sin olvidar que la tesis también será un producto, último mas no acabado, de este proceso.

En términos académicos este año también desarrollé mi servicio social apoyando en la organización del IV Congreso Internacional de Historia, mencionado anteriormente y que se celebró en la ciudad y puerto de Veracruz en abril de esto 2015. Además me fue posible realizar una estancia de investigación, como becario del Verano de Investigación Científica de la Academia Mexicana de Ciencias, al lado del Dr. Carlos Sergio Sola Ayape del Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México, desarrollando trabajo hemerográfico en torno a una investigación sobre la falange española en México, consultando el fondo hemerográfico de la biblioteca Miguel Lerdo de Tejada en la Ciudad de México. De esta experiencia aprendí mucho y me fue posible valorar y comprender diversos aspectos del trabajo histórico, del manejo de fuentes y del desarrollo de los procesos interpretativos en la disciplina histórica.

verano de investigación científica ciudad de México 2015

Un último mérito académico fue la conclusión de mis materias en la licenciatura en Historia en la Universidad Veracruzana, mi casa de estudios, donde solamente me resta la entrega de la tesis para poder presentar mi examen de titulación para obtener el grado de licenciado en Historia. Aunado a esto mi desempeño me permitió reobtener la beca de excelencia de la Coordinadora Nacional de Becas para la Educación Superior de la SEP, así como sostener un trabajo de becario realizando labores de complementación bibliográfica de un libro crítico sobre la obra de Sergio Pitol de próxima aparición.

En el Castillo de Chapultepec como parte de las actividades del XXXVIII Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia, Ciudad de México 2015.

Finalmente lo más interesante del cierre de año es la posibilidad de proyectos concretos, especialmente dentro de mi desarrollo literario. Primero que nada está la publicación de mi texto Advenimiento de la espera con la editorial Rodrigo Porrúa, en formato de ebook y cuyos trabajos editoriales se encuentran en proceso. Además hay una posibilidad de publicar mi novela que puede ser una catapulta de mi quehacer literario, sin olvidar mis dos libros de ensayos, unos literarios y otros históricos, que quizá por ahí pudieran ver la luz en algún momento del futuro. Y por si fuera poco está este sitio mío, mi blog, mi plataforma comunicativa, donde he conseguido aumentar mis seguidores y he logrado obtener al menos 2300 vistas en este año, cifra mayor al doble del año pasado que fue de 1090 vistas. En ese sentido me encuentro en un momento bisagra de mi v ida, entre la conclusión de mi tercer intento universitario y el despegue de mi trayectoria literaria, entre la figura mayormente anónima y desconocida y la cimentación de una carrera y nombre público, entre cerrar ciclos de mis objetivos planteados hace 5 años y cosechar los frutos de esfuerzos constantes, de gestiones e intercambios, de vínculos y relaciones que van dando sus frutos.

De esta manera, el 2015 ha sido un año completamente productivo, engrandecedor y sumamente satisfactorio. No podía dejar de compartir con mi público, con mis lectores y mi audiencia, estas excelentes noticias. Si bien he tratado de mantener distante mi ejercicio literario, especialmente de este blog, de mi ejercicio académico, no puedo disociar que en ambos casos se trata del trabajo intelectual, escrito, que tanto me apasiona. La pregunta ahora es saber cuáles serán mis prioridades para el 2016, teniendo en claro que la más apremiante será la entrega de mi tesis para licenciarme.

Aprecio mucho su presencia en este sitio, su compañía, su interés por mis andares, caminar y vericuetos mentales. Reciban todos un abrazo grande con la firme confianza que seguiré en este sitio, construyendo, difundiendo, ampliando el proyecto, lo más seguro, a nuevas modalidades y con contenidos más amplios.

Los saluda desde un rincón del cosmos de la digitalidad

Rómulaizer Pardo o Rómulo Pardo Urías

 

Pixel moment 9

Moving on the house library

image

Andrée Michel quote

“Contrariamente a la situación descrita por Parsons hace 25 años, podemos comprobar que una proporción cada vez mayor de jóvenes mujeres casadas con hijos de corta edad trabajan tanto en los países industriales capitalistas como en los países socialistas. Como consecuencia de ello, en todos estos países, el porcentaje de mujeres casadas en la población activada femenina es mayoritario. A título de ejemplo, citemos a los Estados Unidos donde este porcentaje pasó de 30% en 1940 a 57% en 1964, a Francia, donde se pasó de 49% en 1921 a 53% en 1962 y a 55% en 1970. En Suecia, un 45% de las madres con un hijo menor de 7 años trabajan. Por consiguiente, un porcentaje creciente de mujeres casadas y con hijos, comparten con el marido la función instrumental”

Andrée Michel. “Sociología de la familia y del matrimonio” Ediciones Península, Barcelona 1974, pp. 113-114.

Nano narración I

Tener el camino pendiente era una forma de perder el paso al trotar por la cornisa del imperfeccionado mutismo en el salón de clases a las 7 am. Primer día en la Universidad y todos sabían que ya había tortillas para los tacos de la bienvenida.

Micro LVXIX

Hubo un día

que la noche

estaba desvelada

y el sol sonreía

como una ostra

pero gracias al limonero.

Obsesión por los acentos

La escritura mecanicista

es composición de átomos

torcedura y lánguida influencia

torpeza, la mía y la de otros,

que emerge con el llanto tibio

de los labios que rebosan silencio.

Morir: actos de los inframundos hoteleros

del pensamiento

demarcación de óxido y amoniaco mental

también tambor de espacio y tiempo colgado

que dé los pasos al cochambre: idea del silencio.

Misma costra de antaño mismos anteojos frívolos.

Nadie consigue chocolates cuando es tiempo

de amarse a sí mismo: mismidad terreno de fantasmagorías.

Todo es existir, dotar de sentido, construir símbolos.

Axiomática la terraza del desconsuelo, lugar común,

comunidad de autores que no fueron publicados.

Inédita sombra, semblanza, arte, constricción

como campanada del aliento erotizado y porno

del castillo digitalista, meta, conducta, meta

cognición, meta lenguaje, meta anfetamina.

Trastocada estela de años, llega ya a la orilla de la playa.

Compaginación existente ¿un abismo temporal?

Explorar el siglo XVIII como una melomanía exploratoria de las sinuosidades de cualquier autor clásico es una especie de impulso que se cierne a través de un lectura un tanto desfasada de ciertos autores postmodernos. Es también una retroflexión de una vivencia académica que se ha prolongado a través de los años y las disciplinas. Si hace casi 4 años me autodenominaba como un indigente académico, hoy en día que me voy convirtiendo en historiador distingo con claridad los niveles y grados de análisis de la realidad que aportan las disciplinas. Todo esto es también la bestialidad de mi capricho por conocer el pensamiento occidental ilustrado en varias de sus modalidades, situación adversa en la medida que todo se reduce a un intento de traducción cultural. En términos de los actos, investigativos y creativos, es indisociable mi cercanía al siglo XVIII de mi experiencia vital y desde la propia inconsciencia mía de este hecho. No sólo es haber llegado de forma invertida al siglo, es decir con Mozart en mi adolescencia, sino atravesarlo, lo que me permitiría comprender un cierto espíritu de época. Y voy juntando libros, noticias, pero el mundo especializado de la República de los datos me juega malas pasadas.

Alpha 1. verbum

Ambigua la tendencia del trayecto de los días, no es tampoco mi escaso cuidado corporal y físico o mi tabaquismo aquello que denota mi actitud fulminante frente al conocimiento. Hay más de un poema de los que compongo en el aire que hablan de mi obsesión por conocer. Se trataría de adentrarse en el laberinto de la eternidad, quizá también de leer a Borges y un sin número de autores del siglo XX, acompañados de la lectura de Hobsbawn y su siglo XX corto. Es también otro adentrarse en un espíritu, una exploración y acto investigativo propio de una temporalidad diferente, la del siglo XX. Y en medio quedaría el presente, o tiempo sincrónico, y el siglo XIX, apoyo indudable de la cronología causal. Pero mi teleología, dudosa por donde se vea, es también un acto que tiende a un nihilismo estupefaciente, adormecedor, de un espíritu narcótico (narkotischengeist) dejando que el conducto del entretenimiento y el proyecto incompleto e inefectivo de la modernidad cultural ejerzan su fuerza de contracción. El universo polidimensional de una teoría cuántica no es impronta para mi, no lo es tampoco el pensamiento científico, al que atribuyo las desgracias de las monjas en un excursión donde 6 de ellas murieron al caer a un barranco. Más que un cúmulo retórico de conjugaciones y axiomas dudosos, inválidos veritativamente, dentro de mi se extingue el deseo de confabulación en términos de componer un futuro simétrico y redondo. Se trata por tanto de dos espíritus diferentes, el del siglo XX y el del siglo XVIII, mediados por el espíritu narcótico, adormecido, embebido y embelesado por el anything goes, por la postmodern way of interpretation, que me asume en conflicto con el hyper relativismo. Longitudinalmente la vida me exige definir y delimitar, pero termino sumido en los circunloquios de la mitografía racionalista occidental.

Alpha 2. res

Mi taller han sido las universidades públicas, especialmente ensayísticamente. Pero mantengo un perfil polígrafo, inusual y extraño en cuanto a la especialización saturante. Mantengo proyectos creativos como este sitio donde intento alimentar la llama de la creatividad, pero no puedo desprenderme de la dosis de intelectualidad que a ratos me falla. También mis textos más firmes absorben una cierta solemnidad fatua, artificial, dudosa. En cambio, el lado irónico e irreverente me sale en ocasiones pero no lo exploro del todo porque me hostiga el ímpetu de mantener un perfil decente de mis escritos. ¿Hago literatura? No puedo desistir de esa pregunta como no puedo negar mi precariedad como figura pública, mi inconsistencia como hombre de relaciones públicas. Tengo por lo menos 2 libros de ensayos en el cajón, un novela ilustrada, y quizá otros 3 libros de poesía. Mi técnica se ha visto desmantelada por los estilos neoclásicos hispánicos y por mi afán de sostener un estilo intelectualista, una retórica que piensa, que opina, intraducible a instancias certeras en términos de referentes. Escribo desde la  mix machine mental que me convoco por los muros de textos y autores caducos, conservadores, fallidos, donde no puedo evitar asomarme a los puntos de ideas ya pasadas, ya muertas, ya fuera de orden, incluyendo el pensamiento teórico y filosófico. Todo con una dosis bastante alta de conductismo lingüístico y ya con todas la carencias de un psicoanálisis social también caduco y estéril.

Alpha 3. cognitio

Los andamios de mi indigencia académica se fraguaron en distintas disciplinas y especialidades: antropología, sobre todo estructural y cultural estadounidense, lingüística, filosofía del lenguaje, semántica y toques de crítica literaria, historia, etnografía, psicoanálisis, orientalismo, filosofía. El perfil idóneo se tradujo a partir de vivencias cercanas del sistema educativo superior mexicano, desde centros bastante reconocidos y con acciones claras: participación en congresos, presentaciones públicas, escuchando conferencias magistrales, obteniendo por lo común excelentes resultados. En 2010 también se apoyó con cargos de ayudantías de investigación hasta el día de hoy y realizando trabajos académicos importantes que se tradujeron a su vez en becas. Dejar de ser un indigente académico ha sido el tránsito de la disgregación disciplinar a la institucionalización y profesionalización institucionalizada. Estoy a unos pasos de culminar este proceso, si no se atraviesa nada grave en mi camino.

Alpha 4. Finitum

Mas escribo por gusto, por pasión, por vocación, por impulso, por deseo. Conozco y aprendo por gusto, por interés, por deseo. Acepto la finitud de mis interpretaciones, la estreches de mis sistemas de pensamiento, el colapsado ambiente mental y cognitivo que ostento. En detrimento de la edad puedo decir que tengo 34 años y no estoy doctorado. Puedo decir que he escrito más de lo que he leído y que no conozco los cánones ni las tradiciones oficialmente instituidas de ninguna parte. Tengo una inmensa deuda conmigo mismo, seguir construyendo un perfil personal que combine autenticidad, originalidad y creación.

Lazos

Lazo de caídas
la vida
laza los años.
Hilo torrente
lazo de cristales
líquido tiempo
lazaremos los riscos
de la juventud. Artefacto
golpeado presente
lanzaría las esquirlas
infantiles del sol.
Augurio de canciones
lazo de generaciones
marea incesante y gremial.
Ancestral limosna
lazo de colecciones
de armas soledades
atmósferas de lazos de memoria
alquitrán de sueños
como pelicanos en caída
al mar. Lazos de océanos
y volcanes de ka geografía interior
lazando los arrecifes de la imaginación.
Torpedo de amor y lazo de roturas
aroma de polvo y luz y ceniza.
Lazo de fuego que la vida ensancha
o las corrientes del futuro
de los espectros del yo resguardo.
Lazo de aire y lodazal de recuerdos
anteriores al cúmulo de días.
Lazo de los atardeceres
con los abiertos caminos del ser.

Recuento de los daños por beber sueños

Primero caí

al fondo del abismo

¿dónde las costas del silencio

murmuran su eco sin fatiga?

Esparcida la nostalgia

senda ante los mares del cansancio

primero soltarme de las amarras

realidad y figura, genuflexión del alma.

Después el tacto del desamor

las costras de todas las inocencias

extraviadas en el tiento y los días,

cansados, pesada lontananza

como fragilidad rota, hermosura

inmediata hacia el sopor del desprendimiento.

Tercero o cuarto paso omisión total del caos

sin el nombre propio y con los acertijos

invernales, como mariposa en el hemisferio sur,

bajo los efectos precisos de la incertidumbre.

Certezas los arrecifes oscuros del desconsuelo.

Maquinaciones en todo lo alto, celeste cúspide,

armonía trunca, reclamo y acto longitudinal,

todo encerrado, frasco mi cuerpo, mi alma tapón,

cortada de los torbellinos de la realidad.

Augusta la impronta calma de cocodrilo

quinto o sexto evento nuevamente caer

al abismo de los sueños que terminan.

Los libros, la comida, el cigarrillo

No puedo desligar mi pensamiento de una reflexión sobre el tabaco y la modernidad occidental, no sólo en la dimensión simbólica sino también en su influjo significativo como aditamento cultural, como fetiche de elegancia, como representación de alcurnia, prestigio y distinción. Pero el cigarrillo, el tabaco, la cultura del tabaquismo en la modernidad, es mucho más que una simple causa de las políticas antitabaco, mucho más que el acto generador de la investigación oncológica, mucho más que un ritual caduco hoy en día. ¿Por qué no pensar en la triada libros-comida-cigarrillo, como un triángulo cultural? De existir una modernidad tabaquista no podría disociarse del acto gastronómico y culinario, del acto de la ingesta de alimentos, al menos en la medida de la función digestiva del tabaco. El acto del tabaquismo iría adherido al ritual de la comida, como un epígono natural, como una conclusión ad hoc en términos del reposo digestivo. Si bien no sería exclusivo del tabaco un sitio de distinción en este terreno, pensando por ejemplo en su complemento natural que es el alcohol en sus diversas presentaciones, la comida y su finalización abren la ruta del fumar, del degustar un humito, del encender un cigarrillo en vías de socializar. La función del tabaco, que ahora es sustituida por otras instancias, era la de promover la socialización entre las personas, especialmente adultas, considerando que era deseable fumar como un hábito promovido desde esa modernidad postindustrial en donde el humo, indisociable de la máquina, era un signo de avance, de progreso, de refinamiento, de poder.

En otro extremo localizar a los libros, en tanto objetos privilegiados del conocimiento en la sociedad de la modernidad postindustrial, implica también valorar las tendencias comunicativas de la intelectualidad y la farándula del pensamiento, también vinculada nítidamente al consumo de tabaco. Los libros, en tanto objetos intelectuales naturales, igualmente promovían un cierto tipo social de hombre y mujer que fumaba. Escritores, historiadores, antropólogos, sociólogos, científicos sociales, humanistas, filósofos, en su mayoría eran los que mantenían un vinculo emocional y afectivo con el cigarrillo, con el tabaco y el acto de fumar, como medios de socialización, nuevamente, pero esta vez de las ideas, las investigaciones y los avances del conocimiento. No es extraño ver en intelectuales y profesores de la década del 40 del siglo XX un habano o un cigarrillo. Fumar representaba una forma de tener estatus y de mantener protocolos y ritos de socialización.

Pero el dicho mexicano no puede estar equivocado. después de un taco un buen tabaco.  Así, los libros, la comida, los cigarrillos fueron parte de una época donde no existían las posibilidades comunicativas saturantes y saturadas, donde la oferta cultural estaba definida por medios masivos de comunicación que no alcanzaban a una totalidad tan amplia y abarcadora, en diversidad temática, como la presente. Tabaco, intelectualidad y comida: una triada cultural de la modernidad postindustrial, podría versar el título de un artículo donde sería problematizada la relación entre un acto fisiológico, comer, un acto mental, la lectura, y un acto de entretenimiento, fumar.

 

Inflexión mental

Si del saber ahuyenta
el inmediato filo
la medianía cierta,
el temeroso brío
como mecánica rota
la longitud quebrando
ignorar todos los mundos
ignorancia que es pecado.
Movimiento de los hombres
de las ideas el hábito
más que libresco aire
pasión por lo revelado
vocales de todas las lenguas
sabiduría del espanto
con extravíos certeros
investigación de lo alto
altura que roba mentes
quietud de la armonía y manto
de compañías eternas
llama vital de los clásicos.
Ausente rubor de conocimiento
avergonzada mirada
intento de decir el mundo
el mundo que se acaba todo
como semilla seca del tiempo
corazón saltando al campo
de las letras y adornos
de un milenio que termina

Amad en castellano/カスティーリャラブ

Amad en castellano

Soltad el silencio
de los mares concretad
el viento del amor
sucumbid al esquivo trance
del amanecer, surcad el aliento
de la mujer que tiñe de rojo el alma.

 

カスティーリャラブ
あなたの沈黙をドロップ
私は海をマテリアライズド
風を愛し
とらえどころのないトランスに屈します
息を夜明け、畝間
女性は赤の魂になります。

Горизонт недавнем прошлом как гниль, которая приходит цветок моей настоящее

Годы прошли, так как я испытал тупик нервного, психотическое, депрессивного, бредового кризиса. В 2002 году я понятия не имел, я мог знать в глубине преисподней лекарственной напугать моей жизни и здоровых, ярких и радостных моментов тихом и мирной жизни. Десять лет посвятил себя путей неправильно истолкованы психоделии, эротического травмы идеалистом, социального опыта, близкой к смерти, своего рода остракизма. И прошли годы, как друзья, как и люди, как время, истории, мировой футбол, Олимпийские игры. Но здесь я, и я не могу отрицать, что по краю десятилетие экзистенциалист я теперь более сияющей, более оптимистично, более настойчивое более напряжением в настоящее время. Я получаю небольшие достижения, большие маленькие шаги в обучении, или должно быть отложено, интеллектуальный путь, путешествие идей, мыслей, авторов, школ и традиций. Я не могу помочь, но оставить мою запись, обсессивно, библейские, мой целостность, биопсихосоциальную, литературный. Потому что я не могу жить без письменного, так как я не могу помочь построить извилистый и говорливый риторику бесплодных раз, выступающий раз, иногда автобиографический упрек диалога продолжается до боя называется инаковость мысли. Борозда глубины и от небольшой, но пропасть наркомании, мой десятилетие с 2000 по 2010 год, представляет собой не только темную, бездонную и глубокий, с беспокойством, таинственный и уничтожения, украдкой желание заблуждений, многочисленных и мучительных, но и Это стало возможным узкий состав истечет, видный, и, наконец, и один inemdiata возраста, которые уступает влиянию новой энергии и новых признаков жизни. ¿Нигилистический существование? Возможно, но ничего не песня Битлз, которые не могут быть сделаны Алито огромной любви, инстинкта жизни, нормативно-эхо, называется инстинкт выживания.

Fui merecedor del primer lugar del concurso de ensayo histórico de la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana

El día de hoy me han notificado que fui merecedor del primer lugar del primer concurso de ensayo histórico convocado por la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana el pasado mes de agosto. El aviso lo recibí por parte del director de la facultad, conmoviéndome de inmediato y asimilando la alegría de haber mandado mi trabajo, aún con todas las dudas de hacerlo. El trabajo que envíe se titula “La poética de Ignacio de Luzán en los orígenes culturales del México independiente: un vínculo intelectual trasatlántico en la formación de la República de las letras mexicana, 1805-1812″. Rumores extra oficiales parecen indicar que la premiación se desarrollará la siguiente semana, aunque falta una confirmación oficial.  La novedad implica un epígono en el esfuerzo constante de superación académica personal, muy incrementado este año con diversos resultados, entre ellos la participación en el IV Encuentro Internacional de AHILA 2015 en el puerto de Veracruz, la presencia como becario en el Verano de Investigación Científica de la Academia Mexicana de Ciencias, desarrollando trabajos con el Dr. Carlos Sola Ayape, y la exposición de una ponencia en el pasado XXXIV Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia, desarrollado en la Ciudad de México los últimos días del mes de octubre. Los frutos cosechados a lo largo de este ciclo vital, además de nutrir mi curriculum, me hacen distinguir un nicho de investigación original, el cual estoy desarrollando, explorando y ensanchando. En vías de rematar el proceso de mis estudios de licenciatura, también el pasado lunes hice entrega de mis últimos trabajos y ahora me encuentro desarrollando mi trabajo de tesis, ya con un primer capítulo concluido.

Gracias a la audiencia por sus visitas, comentarios y sugerencias.

Un saludo cordial.

Fin del comunicado.

 

Romulaizer Pardo

Soledad-Vereinsamung

Un conocimiento
escritura sonámbula
de la voz en el camino.

 

Wissen
Schlafwandler schriftlich
Stimme auf der Straße.

Universalismo del silencio

Aquí yace
como marea
salto al temblor
antagonista
cúspide blanca.
Transparencia hirsuta
calco del sol.
Así luz como galope
agua de viento, alto.
Detención de corsé del día
nada esbelto el soliloquio
antaño de ayeres torrenciales.
Contracción decidida
susto de no volver, altavoz
dentado de ningunidad.