Obsesión por los acentos

La escritura mecanicista

es composición de átomos

torcedura y lánguida influencia

torpeza, la mía y la de otros,

que emerge con el llanto tibio

de los labios que rebosan silencio.

Morir: actos de los inframundos hoteleros

del pensamiento

demarcación de óxido y amoniaco mental

también tambor de espacio y tiempo colgado

que dé los pasos al cochambre: idea del silencio.

Misma costra de antaño mismos anteojos frívolos.

Nadie consigue chocolates cuando es tiempo

de amarse a sí mismo: mismidad terreno de fantasmagorías.

Todo es existir, dotar de sentido, construir símbolos.

Axiomática la terraza del desconsuelo, lugar común,

comunidad de autores que no fueron publicados.

Inédita sombra, semblanza, arte, constricción

como campanada del aliento erotizado y porno

del castillo digitalista, meta, conducta, meta

cognición, meta lenguaje, meta anfetamina.

Trastocada estela de años, llega ya a la orilla de la playa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s