Rómulo Pardo Urías escribe

Siempre

Siempre el mismo tedio,

languidecer el segundo,

escrito en sílabas rotas.

Tónica inservible, el mismo

siempre, cada minuto, la

tortura, galope de ideas,

fiebre de rezago erótico, mantra

caduco el sino electromagnético:

cardíaca rémora estridente el baile

de los pétalos y hojas columpiadas

contra el frágil deambular de líneas amarillas.

Es más siempre, lo mismo, que nunca

lo divergente, lo diverso, lo múltiple.

Multiplico entonces los monolitos

porque entre las carnes del dolor

y los dedos de la alegría hay cómplices

atenidos, oscuridad luminosa, eso siempre

que del rescoldo invade la lozanía del cuerpo.

Adiós, adiós, adiós, siempre, siempre, adiós.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.