Ignorar el trance

Así

una canción

esparce

aroma

de sexo.

Pero

dejamos

en el banco

los días,

las manos,

el cincel

del amar.

La rendija

somos

cuando

evadimos.

¿Acaso evasión

conquistas

recelosa

el beso?

Extraños,

amantes

siempre

en pleno vuelo.

Amasijo de caricias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s