Revolver

Hacemos un cucurucho

nuestra memoria

porque incendiamos

infancias, almas y quebrantos.

Desde el rincón y pocilga

del nombre, atisbamos silencio,

otredades, famélicas discusiones,

contaminando siempre

el verde aliento

con la fibra rasposa

de la razón. Y mentimos.

Cada vez inmersos

en azarosas ramas

olvidamos las caricias,

los sábados en la tarde

y el tierno remanso de un sofá,

nos adentramos,

como pordioseros en la calle,

en una turbulencia

mitad lápida de imágenes

mitad faz destruida del presente.

Caemos siempre dentro

la senda del equívoco,

erramos los cariños y mimos,

dedicamos horas a la infamia del ego,

como migración de patos

nos vamos a pasar el invierno

a un cuerpo menos hostil que el nuestro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.