He perdido otra vez a mi audiencia

Voy perdiendo a mi audiencia gradualmente.

Lo sé.

Veremos.

Saludos de este blogger dislocado.

perder-a-la-audiencia-gradualmente

Lamentar la era atómica

Si llegara a mí

la gramática del tiempo,

si tuviera en mis estantes

un lingüística aplicada al sueño,

quizá podría entrometerme

en la realidad. Siempre oculto

mi filosofía tediosa del silencio,

pero no existe entonces

ninguna antropología del terror

que pueda omitir el sentido de mis frases.

Esconde mi mirada

los axiomas rotos del putrefacto

momento en que nace la verdad

como constructor efímero.

Se yergue la estructura total

del innombrable dolor,

fugazmente mitigado,

dolor siempre vivo.

Esta carnicería que es mi cabeza,

mentalizada en vericuetos rancios,

es el lamento por el auge

de la era atómica y sus generaciones.

Doblegado escupo la paleografía de mi esencia,

juventud que raya los lindes

del automatismo existencial

porque en el fondo, si lo hay,

todo es una oscuridad perpleja

iluminada con la violencia hidrogenada.

lamentar-la-era-atomica

Retrospectivamente

Agachada estuvo la playa

en nuestras vidas remotas.

Nos induce el aroma del tiempo

a claudicar de una marcha

masiva donde somos nadie.

Fugamos de nuestras miradas

las esquirlas perpetuas de la memoria

porque en la encrucijada del crecer

colapsó indómita la tumefacta angustia.

Y caemos a la playa acuclillada cada vez

que nuestra cifra de decepciones aumenta.

retrospectivamente

Teoría del instinto mutilado 3

capitalismo1

Archivado en la superficie

del sueño eterno

hay una tormenta enclenque

de voces y cuerpos, que ronca

en nuestra memoria su balada.

Perderíamos el abismo de la quebrantada

aflicción que somos en otros

todo el tiempo, como somos

en nosotros un ápice de significados: morimos ciertos

entre cristalinas fugas de motivos y risueños rencores.

capitalismo2

Ninguna canción puede arropar

la estulticia que nos impone el surco del lenguaje,

porque somos vendidos y nuestro ahorro

es una economía lingüística obstinada,

terquedad como de berrinche infantil,

que zurce dentro nuestro

un alimento canoso que es fastidio y venalidad.

Porque la dicha de vivir es nombrar el aposento

cruel del sin sentido,

capitalismo3como nombre sin forma y sin cabida es,

mitad de aliento y cansancio, nuestra mirada

que rompe las estrías del alma y amasa

un espectro de papeles moneda y retazos eróticos.

Entonces naufragamos en una capitalismo

cuya crueldad nos indica ganancias,

como ramaje ancestral. ¿Dónde conquistar

el folio preciso de la indecisión si somos

péndulos en el arcilloso terreno de la certidumbre? Esas monedas

que nos inculcan fastidios nos esconden en su ramillete

de sobras y pesadez, nos introducen en la semilla

de toda injusticia y nos desfiguran el torrente vital,

como experimento genético perdemos el control

de nuestras inquietudes prístinas y somos sometimiento inflexible.

capitalismo

Iniciación

Pasamos los años musitando

del destino su cuerpo

y cansados de atisbar

el otoño del presente

circuncidamos la memoria

y le hacemos su ceremonia

a la fugitiva eternidad

que nos increpa cuando olvidamos.

rostro-flor

Telefonema

Ya no ring ring

sino rang rang

sonar ¿acaso trabajo?

Acuosa espera

ring ring

de lentitudes

armazón

rang rang,

sincopa obtusa

enlatada como olvido.

Ring ring

sonaba

el ahora lejano

rang rang

ya no suena más.

silueta

Recado

Quieres untar

tu caída en nuestra

mancha

pero nosotros

decimos no, no, no.

Te dejamos partido

como sandía

aguardando el momento

de partir a la mar océano.

Y decimos sí, sí, sí,

al hundirte en tu naufragio

de palabras y fruslerías.

Perdónanos por olvidarte

amigo de toda la vida.

vacii

Ambos

Soplamos dentro

del laberinto

nuestra mirada.

Si encontramos

bocas y amor

no lo sabíamos.

Las coordenadas

fueron nuestras manos.

Teníamos el universo

contra nosotros.

Pero vencimos

el destino y ahora

nuestras caricias huyen al abandono.

mancha-y-rostro

Cortes al silencio

Esta basura

que inventa

su deshecho,

sostén y ritmo,

palpita verso,

nombre y astilla,

vocal y tiento.

Su mecanismo

—cinismo—

escueto rompe

terquedad colgante

como de ruido

hosquedad, fuga

y trance, corte

mitad sonido

mitad alfabeto.

Si de balcón

tueste de diario

—prensa vendida—

de sinergia fuerza

armónica silla,

verso y verbo,

nombrar el alba

tonada y filia,

licuado cierto

esta basura

que inserta

su deshecho

aquí, donde la

miras, siempre,

con tu silencio.

cuerpos

Cajetillas vacías: un escritorio sin armonía

Sigo desempleado. Mis proyectos personales no han salido bien. Estoy algo deprimido. Parezco un mal emprendedor, un mal gestor cultural. No sé cómo distanciarme del pasado inmediato, donde todo es un peso que trasciende esperanzas y luces. La vista de mi escritorio es un reflejo del caos en el que ahora estoy. Me ubico en la pérdida y con algo de aliento intento renovar la marcha. No todo es desilusión y decepción. Convencido de que no hay mal que por bien no venga, exploro ideas, intento remontar la situación. Un mar de cajetillas vacías habita en mi escritorio, como vestigio arqueológico de mis días, como tormenta de nicotina pasada, como ansiedad encapsulada, como filamento mismo de una personalidad extraviada. Leer y escribir son mucho más que mi exigencia de excentricidad e innovación. Dentro de mí hay una montón de incertidumbres. Me doblego lento por el peso de la frustración y convido a mi boca otra bocanada. Mientras el mundo gira.

 

Intentaría escribir otras cosas, debería trastocar mis búsquedas, mi estilo cybernético, mis inquietudes y pasatiempos. No puedo conformarme con mis simples invenciones, con mis elucubraciones que están tan desconectadas de todo, tan alejadas del presente, tan disímiles de la realidad. Pero más allá de enfrascarme en un monólogo estéril, descubro la búsqueda de sentido como una ánfora vacía, como esa boca repleta de humo, sin contenido. Me desvencija el torrente de formas discursivas que doblegan mi voluntad, mis proyectos intelectuales frustrados, mi falta de protagonismo (y mi deseo del mismo), mi ramplón esfuerzo. En ese ir y venir de mi aquí a la otredad realista, este blog, este intento de mantener un disciplina escritural, me cuestiona. Porque aquí hay más que una bitácora, más que una especie de diario. Aquí hay propuesta, intentona creativa, acción discursiva, irreverencia poética, eso sí, mucha poesía. Aquí, en este mi sitio donde convergen mundos sin explorar, los horizontes de significado se abrigan con lentitudes y plasman una especie de buque personalísimo, identidad que desfigura los restos digitales y permea el hábito mental con toques de estrépito imaginativo. Pero omito, al escribir aquí, mi escritorio, desorden, huella, señal y signo de mi condición. Omito mi tiradero, mi paso indescifrable por la senda del hoy, mi resquicio falto de sensatez, mi estruendoso andar, que no dice mucho. Porque desde una retórica estructuralmente corrosiva, mis ideas, mis pensamientos, distan mucho de argumentar lúcidamente. Son más bien monótonos reflejos del paso del tiempo, reminiscencias hostiles del estar en el mundo, desconectado, circunstancialmente solitario, empecinado, volatilmente absorto en las posibilidades infinitas del esconderse detrás de una maquinita de luz.

banderazo

 

No money no honey (Sin dinero sin miel)

No money no honey

(Sin dinero sin miel)

this planet is crashed

(este planeta está estrellado)

while we seek

(mientras buscamos)

the confidence of lemons

(la confianza de limones)

and skies and lakes and all the sugar

(y cielos y lagos y toda el azúcar)

that we can’t smelt here

(que no podemos fundir aquí)

lies in the gray utopia

(yace en la utopía grisacea)

of the nature muscle against modernity

(del músculo natural contra la modernidad).

No money no honey

(Sin dinero sin miel)

we climb this road of living here never in other place

(escalamos este camino de vivir aquí, nunca en otra parte).

no-money-no-honey

English portrait of myself

Upon this memory
called myself
my wishes deserve this spoon
of silence and regret
that is one landscape
of centuries transition.
Mine solitude figure
arise beneath this memory
that’s myself condition
non fruition of sense and time
eat from my distortioned tongue,
that is my memory of nothing
and is the backyard of songs
into tradition of noisy lakes
and spoken souls, incoming tale
of those wishes talked.
Inner this motion constrict this heading
to the ground of sunsets.
This memory is abruptly high
and deeper than the flesh and the blood
and the ashes of my cigar and the melody
of myself being one kind of dictator
shaping names and contexts and wishes again
until the last second, the last day, the last word
and meaning recall here, on this memory
where I spoke a kind of selfish poem,
this tiny scroll that picks up my story.

charizaizer-romulaizer

 

 

Improvisación lírica

Quedo destartalado

como camino llovido.

Es un talud de emociones

mi rostro, compaginación

estéril, visión estrecha

de los anteriores mitos.

Torcedura desierta

este verso no medido,

poética de lo insalubre

el rincón donde Borges

o T.S. Eliot no son abiertos.

Pérdidas, siempre, en el

mercado de las emociones.

Farandulera mi mano,

redactando pocilgas

dentro del cubo infinito

del atrofiamiento político.

Todo fuera como la percepción

de la célula, pero no es más

que la putrefacción del ego

lo que promulga la ausencia,

esta que sorbe las babas

del tiempo, entre extravío

y sueño quebrado de nostalgia.

celula

Recapitular

Empezó tierno

el sol

nuestra cansada

balada

y ahora

escribe

el tedio

nuestra

cansada estría

mental.

Soñamos contra

el flujo

del día

la rutina apropiada

llamada interrogante.

lost-colors

Meme poética 2416

meme-poetica-2416

Reconocimiento óptico

Caras, rostros, imágenes, nos invaden, todos los días. Vivimos el régimen de la visualidad: fotos, farándula, actores y grupos, Facebook, emojis, rostros. El mar de imágenes infinitas nos circundan, nos impele a identificar, todo es identidad, conquista, nombre, incluso el anonimato tiene rostro. Caminamos por la selva ruidosa del siglo XXI entre luces, pantallas, reflejos, instantes que designan cúspides de sentido, tendencias pasajeras, modas, precipicios masivos de gustos y preferencias. El rostro entonces se convierte en un signo, en una moneda también, bajo la lógica dual de una economía de la imagen, como vertiente también, fetiche y estructura, del intercambio personalizado. Náufragos en un subjetivismo constante, todo es el semblante, el estado puro de una condición que la antropología forense identifica claramente. Si la fisognómica estriba en la identificación del rostro, hoy en día estaríamos en condiciones de preguntar por una fisognómica efímera y vacua, porque todos tenemos una cara, un semblante, un gesto, algo que nos identifica. Al final no es más que la proliferación y confirmación de las expresiones humanas lo que nos deja pensando, atemorizados, en que la cara familiar no es más que la cara compartida.

Caemos en el día a día en un ensamblaje de personalidades, en una costra de personajes y nombres, y todo el tiempo hacemos como que ignoramos la minúscula grandeza de los sin nombre, de los que no ocupan un sitio en la digitalidad. Representar la constancia de lo humano, abigarrar los horizontes propios del sentido, es un ejercicio de occidentalidad inerte y sombrío. Porque en el fondo la esclavitud visual dista mucho de corresponder a la plenitud alfabética o al paraíso cultural. Porque los rostros, las caras, no son más que símbolos en el mercado saturado de ser presencia en este siglo de digitalidades múltiples.

face

Meme poética 6.3.1

meme-poetica 6.3.1

Irreverencia poética 15

Era de luces

retorcida en imágenes,

toda seña restringe

el aliento de los años.

Perdidos en la punta

del iceberg del presente,

más inmenso que la eternidad,

saludamos atmósferas

y vemos collages irrepresentables.

irreverencia-poetica-15

Redundar la reiteración

Aquí, que es ahora,

yace un instante,

que es paso, salto

y vacuidad, intensa

maroma sin ninguna

nada, soplido, ser,

aquí —también es

este punto— la precisión

precisa precisar precisos

señalamientos, aquí,

fugitiva fuga del estar.

circo

Cosmos amarillo

Escondite la luz

como cobija invernal

la vida

marcando silencios

amalgamados

a la rendija del porvenir.

Emblema el tropiezo

que es nuestra mirada

que mira soplando

lenguajes al firmamento.

Perderemos siempre la calma con su resplandor.

cosmos-amarillo

Irreverencia poética 14

Transigir en el temporal masivo

construye formas ventrílocuas

en el soñar las aristas polvosas

de coordenadas históricas y soles.

Es una revelación la rebelión astral

que invita, plácida y tenue, al ritmo

insulso de días turbios y años recordados.

Perdíamos con la fulgente insignia

de instituciones caducas el aroma

mismo, certeza y átomo, del dolor

pero ensangrentados en desprecio,

ajena visión ancestral, el arquetipo

nuestro indicaba que las revoluciones

no eran más que la efigie de nuestra estrella

protectora… y andamos con ese montículo

de cartillas de identidad y sabemos que somos

una generación más en este planetita colapsado.

irreverencia-poetica-14

Lo que se dice se va pero se queda

Se va

pero se queda

un dejo de sombras

y ficciones, cortejo

maniobrado y luz.

Se va

pero se queda

como marea

tibieza cierta

si ocupación de bocas

si voces y cariños.

Se queda

pero se va

espejos siempre

los ojos, del infinito

la insulsa fractura

nuestra, marea y signo,

igual se va

pero se queda.

centromontevideo2-copia

Mis teorías de hace 8 años

Principios de una filosofía desobjetivante material

 

Lo humano es imposible de trascender humanamente, simplemente se retraduce en hechos humanos.

 

Sí algo es dado por hecho, todo debe ser dado por hecho, así que sí nada es dado por hecho algo es dado por hecho.

 

Por lo tanto sí nada es dado por hecho, todo es dado por hecho.

 

Si nada es dado por hecho y todo es dado por hecho, algo más es no dado por hecho, ya que todo y nada son dados por hecho pero son sólo algos, y no los algos absolutos ni ningunos algos, por lo que el resto de los algos no dados por hecho son o desconocidos, o evadidos, o inexistentes, o inexperienciables.

 

La experiencia está limitada por la realidad terráquea mientras que la tascendencia de lo humano se encuentra en la posibilidad negativa de abarcar ahumanamente[1] la realidad metaterráquea.

 

El principio de trascendencia de lo humano parte de una negatividad trascendental, en tanto lo humanamente posible es únicamente humanamente explicable más no experimentable.

 

Toda teoría es intrascendente en tanto se reduce a una explicación humana de lo humanamente extensivo al humano.

 

El motor de lo humano es la extinción y la ignorancia de su origen y consecuencias.

 

Lo humanamente experimentado y lo humanamente experimentable se reduce a lo humanamente desconocido.

 

Lo actual no existe sino como una representación abstracta de un momento histórico determinado

 

Lo inaccesible engendra el motor de la dominación

 

La dominación es el principio de la cultura

 

La naturaleza humana puede regirse por:

 

La dominación de lo inaccesible (búsqueda indeterminada)

La enajenación sexual de los géneros (búsqueda determinada)

La desenajenación mutacional (búsqueda consciente)

La dominación de lo accesible (búsqueda inconsciente)

 

Todo aquel humano que no quiera morir en este mundo es inconsciente.

 

La realidad meta-terráquea es impracticable, inexperienciable, al ser humano.

Sólo la realidad terráquea permite al ser humano acceder minimamente a la realiadad meta-terraqueá.

Todo conocimiento humano esta sustentado por los hechos experienciables, incluso los hechos metafísicos coercitivos, restrictivos y delimitadores de la experiencia humana.

La dominación es la capacidad de ejercer a lo experienciable el cúmulo de la experiencia humana, ya sea desplegándola, conteniéndola o ignorándola.

La experienciabilidad

Lo inexperienciable

Lo experiencable

Lo ainexperienciable

 

 

Co-presencia

Co-ausencia

Co-referencia

 

Multisofía monosófica

Unisofía polisófica

Hypersofía semiosófica acumulada

La historia puede reducirse a signos redundantes del quehacer humano a partir de la incomprensión de lo humano, de la experienciabilidad humana.

En principio se incomprendía lo externo al humano y lo humano mismo

Se llegó a domesticar lo externo y lo interno del humano

Se desarrollaron sistemas comprensibles de lo externo a lo humano y de lo humano

Se polemizó sobre la relación entre lo humano y lo externo

No existe lo externo a lo humano en tanto que lo humano y las formas de vida diversas, se circunscriben a la especificidad de un contexto (terráqueo).

La pluralidad cultural se reduce a la diversidad biohistórica, mientras que la pluralidad de lo vivo y existido se reduce a la unicidad del contexto terráqueo. La pluralidad existe en tanto motor de autorregulación del proceso de extinción, pero no como realidad última, justificable en la experiencibilidad, ya que la experienciabilidad no es la facultad de experimentar o adquirir experiencia, sino aquello que resulta inasequible para el humano por carecer de su experiencia y de su experimentación.
La antroposofía de la ciencia

La antroposofía de la cultura

La antroposofía de lo experiencible

 

 

Unizoofía del conocimiento

Unizoofía de la sociedad

Unizoofía del tiempo

 

Unizoofía: unizoofico unizooficísmo, unizooficidad, unizooficamente, unizooficable.

 

Unizoofía: sistemas cognitivos derivados de la experiencia única y unívoca de la especie humana.

 

Polizoofía: aprehensión indeducible, experienciable, común a todas las especies animales vivientes.

Sentirse subyugado a las imposiciones morales de una época y martirizarse con ese sentir es corroborar las formas coercitivas de las instituciones.

 

Toda institución supera al individuo más aún si este no participa conscientemente de ella y lo hace de forma enajenada. Por lo tanto el individuo no existe sino en comunidad, en la posibilidad de la construcción recíproca del otro por el otro, con el otro, en el otro y para el otro, donde la conciencia en tanto constructo cognitivo permite el desdoblamiento pluridireccional de las capacidades inherentes a la cultura y a la composición antropofísica.

 

Musicofilología del siglo XX

 

E.D. B.C.II

 

Hace cerca de 44 generaciones atrás, los avances tecnológicos, el desenvolvimiento de las técnicas agrícolas y productivas, así como las revelaciones secretas de algunas sectas religiosas que derivaron de las antiguos grupos conocedores del único vestigio de conocimiento ancestral, tuvieron una reunión para celebrar nuevamente el gran tratado que habría de reestablecer la alianza del sol.

Sin haber olvidado que algunos habían descendido del cielo y que otros hubieron salido del agua, jamás se olvidaron de que los caminantes de la faz de la tierra habrían y han de hermanarse mientras la vida perdure.

Se celebraron intercambios amorosos en memoria de la sangre derramada, de las cenizas ofrendadas y de los intercambios seminales entre hermanos y hermanas.

Se entregaron ofrendas a los dioses en los altares que venían siendo reconstruidos con la laboriosa voluntad de un pequeño grupo de guerreros protectores de la luz, la amistad y el bien. Olvidamos todas las heridas, lágrimas y despechos para mantener comunicación con nuestros ancestros siguiendo el ritmico latido de nuestro esperanzado corazón, a pesar de que fuimos despreciados hace tanto y de tan fuerte manera, a pesar de que nadie hubo confiado en nosotros jamás, a pesar de que supimos que tendríamos que mantenernos en pie de batalla por el resto de nuestras generaciones.

Conseguimos preservar al fuego como herramienta, a la tierra como alimentadora y al cielo como recuerdo luminoso de aquel día.

Actualmente nuestras tradiciones heredadas son poner aretes a las muchachas infantes y dejarles su cabellera larga sin cortarles su virginidad antes de una nupsia sagrada. Además valoramos el uso de plantas medicinales, conocimiento mineralógico, así como el respeto a la muerte silenciosa y no violenta de todos y cada uno de los seres vivientes y por vivir.

Nos protegemos con cánticos emergentes y recordados del brillo azul de la llamarada de fuego, comemos frutos sagrados como Manzanas, Tunas y en ocasiones carne roja pero escasamente de cochino. AL tener sed tomamos agua, al tener apetito comemos, al sentir angustia fumamos o meditamos. No nos gustan demasiado los excesos pero les conocemos bien.

Nazadarayama fue recordada un día que fue de noche en el que hubo un choque intergalactico inusual. Ahora lo único que pedimos es un olvido silencioso, cadente y tonal.

Estudios genealógicos revelaron la presencia de un antiguo codice ubicado en algún museo Inglés, de una celebración especialmente enriquecida por haberse celebrado en una fecha coincidente con un 29 aniversario. Sentimos la necesidad de llevar a cabo una ceremonia para entonar una nueva canción y para conocer el resto de esta investigación, celebrada y desarrollada desde la primavera del año 2002 después de CRISTO.

Se trata de un decubrimiento vandálico-chamaníco sobre el tránsito de un ciclo vital a otro. No nos hacemos responsables de los detalles historiograficos, antropoñlogicos ni psiquicos que puedan derivarse del fruto de nuestro trabajo.

La relación existente entre cuerpo, mente y voluntad fue comprobada gratificantemente y se busca desarrollar una fórmula etnopoética de llevarla a cabo. Esto quiere decir que mediante el conocimiento proporcionado por los avances etnográficos y de la ciencia etnohistórico, en combinación con las reflexiones poéticas del círculo de PRAGA y las notas del curso de Lingüística General de F. Saussure, se ha detectado una forma de conocimiento desprendida de un proceso de inversión factual del materialismo histórico que C. Marx hubo planteado hacía mediados del Siglo XIX, tomando como referencia valiosa los aportes en el campo de la biología y las ciencias naturales, con la sabida discusión, surgida en las universidades alemanas, sobre las ciencias naturales y las del espíritu.

Bajo un planteamiento estructural, más no por ello estructuralista, nos apoyamos en una enfática continuación de la reproducción amorosa, de la investigación cientifica con fines pacíficos y de la creación de nuevos y maravillosos juguetes para las nuevas generaciones. Hemos vislumbrado la creación de una laboratorio con fines de apoyo para nuestra investigación que esta por concluir en este invierno.

Provengo de una familia de medicos, ingenieros y matemáticos, por una parte, y por la otra de educadores e historiadores, que me han instruido y ensañado todas su artes y de3 las cuales yo sólo cuento con un poco de conocimiento.

Pido de la manera más formal y distinguida materiales para la construcción de lo se ha constituido en mi interior, de las ideas que he hallado así como de los artefactos y juguetes que hasta ahora no se han visto sino en la imaginación.

Por ello requiero de acompañantes, de amigos y camaradas para la realización única y exclusiva de todo aquello que mis ojos han visto y no presenciado, de lo que mis manos han alcanzado y no han tocado, de lo que mis pies han andado y no caminado, de lo que mi boca, mi oido y mi alma ha sufrido pero no por ello lastimado nunca, así como de una inmensa dosis vital de plantas medicinales puesto que las inveciones quimicas que han sido descubiertas hasta ahora pueden cuasar males dañiños para la salud y al parecer irreversibles para el buen funcionamiento del cuerpo. El uso moderado, controlado y bajo conocimientos ancestrales de las plantas denominadas como drogas y las campañas en su contra son sólo una invención ética que debe ser conducida con una mejor y más precavida forma discursiva.

No estamos de acuerdo con las políticas inherentes al proceso de tecnocratización unilateral ni con las demandas económicolaborales actuales porque consideramos preciso y pertinente poner de relieve que la barbarie pornográfica, la adulteración de los recursos naturales y el procesamiento alimenticio pueden generar compañias de alto grado monetario a expensas de la salud de todos nosotros. Creemos que la solidaridad entre todos puede coadyuvar a la realización de tan hermoso y grandiosa empresa que cuenta ya con un acervo bibliotecario, con algunos aparatos inventados, también con residencias para la instrucción, además de una trayectoria especialmente importante de sanadores, siendo esta última la más desconocida de todas.

El capitalismo tecnocrático nos ha dejado una ola de terror, miseria y dolor de la que todos somos testigos y por la que ahora luchamos para poblar este mundo, y ningún otro, de nuevas discursos, de nuevas invenciones, y por si fuera poco, de nuevos miembros vitalicios que se han de encargar de preservar nuestros logros, pero no de repetir nuestras hazañas. Estamos en rotundo combate contra las antiguas y pasadas formas de descomposición socioestructural, contra las intentonas pseudoreligiosas y contra el desarrollo de fármacos descompensatorios de la estabilidad entera de todos y cada uno de los organismos vivientes, incluyéndonos.

paseo

 

 

[1] DESANTROPOCÉNTRICAMENTE

Lectura en el ahora 5: varios autores narrativa mexicana siglo XX

Epifánico trote mentalista

Fragilidades de cielo,

amplia argumentación

o el acantilado ideológico:

a la hora del acto pensamiento.

Acierto conspiratorio

respiración circunspecta,

soliloquio esbelto, un teatro

llamado desgaste de la psique,

motorización verbal, reflejo,

añorar las migajas filosóficas

del segundo en que culmina la luz.

vena

Información, suturación y localización

ojo2La retícula informativa del presente compone tejidos que van movilizando niveles de atención, de audiencias, de intereses. Por una parte existe en la digitalidad global una fértil tendencia a la charlatenería y por otra la compaginación pendular del registro del tiempo y sus hechos en las distintas latitudes del orbe planetario del siglo XXI. El problema en sí estriba en las grandes cadenas de información que ostentan una corporatividad saturante. La información no es conocimiento ni su moneda es otra que el efímero sentido ostensible en su comunicación.

Vivir en un entorno digital saturado, en donde es posible que ocasionalmente haya una dislocación estructural de los contenidos, nos implica considerar las dimensiones de una economía semántica que deriva en prácticas, gustos, hechos compartidos, referencias, símbolos, entre otras formas. En sí la saturación explica la ausencia de proyección generalista pues esta saturación digital nos impele a la fragmentación del mundo y a su circuito epicéntrico. Lo saturado en sus taxonomía está escrito, expresado, comunicado, pero también olvidado, enfrascado en una retícula informativa que demerita la originalidad en aras de una tendenciosidad fastuosa y abigarrada.

La vivencia de lo informativo en su dimensión saturada también define las posibilidades de ojoestructurar, identificar y localizar los nudos semánticos y las redes y tejidos en donde ejercen mayor o menor influencia. Si nos atenemos a una filosofía de las formas digitales, a una virtualidad exacerbada, nos implicamos certeramente en una discusión sobre el ethos anónimo, sobre el acto postmaterialista de la cultura y las ramificaciones sociohistóricas que los argumentos e ideologías vigentes ostentan. Axiológicamente parece que la vida en la red y sus digitalismos nos inducen a un estado de esquizofrenía conductual, siempre que lo que no está en internet no existe, y, por consiguiente, precisa registrarse, guardarse, almacenarse, para socializarse, difundirse y comunicarse. Los hechos trascendentes, entonces, inducen a la vivencia de la época posthistórica de la que habla Sloterdijk, pero también a un posicionamiento, opositor o favorecedor, de las agendas diversas y válidas en nuestros días. Pensar entonces en la construcción de un espacio cultural en la red o de un proyecto creativo, como este que intento, es políticamente incorrecto siempre que no se atiene a agenda alguna. Pero la reflexión y el pensamiento sobre la digitalidad y sus formas, rechaza toda aprehensión ojo3filosófica y es renuente a una exteriorización comunicativa simple y mecánica.

Si la saturación informativa puede formular lagunas, territorios desolados y tendencias proclives a la ignorancia, tal ignorancia no representa en sí un absoluto categórico sino que representa las dimensiones vacías, los huecos y las fisuras de conocer y abordar una metafísica moderna, definida por el progreso o los nacionalismos, puesto que las aristas comunicativas, vinculadas necesariamente con amplias cartografías referenciales, impiden que la construcción discursiva sea generalizada y que más bien se trate de discursos específicos con pesos ideológicos y culturales concretos.

Arqueado síntoma

Asir los mecanismos

de ciudades y fotografías

es como aguardar

el signo del otoño

en las comisuras de una boca

amada. Torcer los decibeles

del presente, fulminar

letras cardíacas del ojo,

retozar universalmente

como atisbo de estrellas en lluvia.

Esgrimir los peldaños

de la escalinata prófuga

que lleva la cobija del silencio,

no es acariciar la loma

bermellón y nocturna

del tránsito que es fuego.

Como perdida la chanza

del laberinto indómito,

indomables edificios de arena

mental embelesan los oídos

con trinos fabricados a destiempo.

Rama fratricida la marcha

a los lindes del perdón,

péndulo del conocimiento

este funeral del instante embalsamado.

circulosombrero

Polvosa circularidad

Pulsos trozan

atmósferas precarias,

esas desdichas,

ruindad, ancestrales.

Lóbrega flexibilidad

el antes del sol,

licuada la máquina

creativa, cerebro maquillado

de ignorancia. Eso, polvo,

que es nuestra mancha,

deseo e hito, marcial

recuerdo de tristezas.

Antídoto de la memoria

oscura personificación

este desquite del eterno

fluir, marchita la raíz

nuestro canoso pensamiento

designa los hilos de su perpetuidad.

ellacirculo2