Rómulo Pardo Urías escribe

Enemigos

Quizás no eran mis enemigos

pero lo eran tal vez, quizás

no fueran hostiles o envidiosos,

pero lo eran. Quizás mi boca

no supo nombrarlos

quizá tampoco estuve cerca de ellos.

Quizá no tenían intenciones

de lastimarme siempre,

una y otra vez,

pero lo hacían.

Quizás simplemente

fui ingenuo

al creer que seríamos amigos,

pero eran mis enemigos,

siempre

cuando entre ellos se apoyaban

y a mi me orillaban a recluirme.

Quizá no estábamos destinados

a compartir la mesa y los libros,

la música y los momentos, porque

en la superficie decían que estaban

conmigo, pero contra mí estaban,

siempre, en sus actos y en sus decires.

Quizás no eran mis enemigos,

pero lo eran

cuando me expulsaban

de sus días y las noches

eran, sin mí, una colmena

de éxitos para ellos.

Me conocían, poco es cierto,

y sabían de mí

pero nunca me invitaron

a publicar con ellos

ni a sus fiestas

ni a sus reuniones

ni a un picnic sabatino

y yo, torcido siempre

en esta soledad

inmensa, ingenuamente dudé

que fueran mis enemigos.

enemigos

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.