Crónica de un fracaso editorial

Este 2016 tenía planeado realizar la edición de mi primera novela. Para eso el año pasado gracias a mi amiga periodista Livia Díaz pude ponerme en contacto con Marcos Merino, editor y director de la empresa editorial de Río Blanco, Veracruz, La Cosa Escrita. En mi comunicación con Marcos quedaron fijas de antemano las condiciones de la edición y me pareció algo bastante positivo ver que él invertiría para que el tiraje fuera mayor, dejando una parte del mismo para mí y otra para él. En mi visión se trataba de crear una empresa cultural a partir de editar en forma de libro mi novela. Desde ese momento comencé a promover, sobre todo en mi blog, una sinopsis del trabajo y realicé un book trailer para emprender una campaña de obtención de recursos. No fue el gran crowfounding pero me permitió conseguir algo de fondos para arrancar los trabajos. Todo iba razonablemente bien, aunque Marcos me había comentado que la impresión se realizaría por su hermana. Los trabajos editoriales transcurrieron con algo de lentitud, advertí, pero no había indicios de que algo “terrible” fuera a ocurrir. De esa forma cuando todo indicaba que ya quedaría listo el libro comenzó la pesadilla.

imagen-portada-novela-no-editada2

Marcos trabajaba con una chica editora, de otra editorial, Sikore, una mujer de nombre Estephani Granda Lamadrid. En las conversaciones que tuvimos Marcos y yo personalmente ella salía a relucir como la co-editora. Se encargó del diseño editorial del libro y sería ella quien lo imprimiría. El tiraje constaría de 1000 ejemplares, 600 para mí y 400 para Marcos. Marcos, de La Cosa Escrita, me dijo que Estephani había duda de la calidad del trabajo y que él había hecho varios esfuerzos para mostrarle que mi novela, con título de registro El Olvidado Imperio Natdzhadarayama, era algo más que una saga del tipo de Crepúsculo. Además la susodicha Estephani colaboró con la importante editorial de poesía Verso Destierro, así que eso le daba un plus a que hubiera aceptado editar mi novela y compartir la empresa. Yo en ningún momento la conocí, ni hablé con ella personalmente. Todo el tiempo la relación fue a través de Marcos.

En junio de este año Marcos esperaba tener listos los libros pero comenzaron a suscitarse una serie de retrasos. Marcos me contó que los libros fueron impresos y que únicamente faltaban los acabados. De buenas a primeras comenzó a parecerme sospechoso que los libros no estuvieran listos. Una tarde, cuando Marcos había ido al DF a ver lo concerniente a los acabados de los libros, por la tarde recibí un mensaje de su parte, donde me avisaba que vendría a la ciudad de Xalapa porque tenía que hablar conmigo. Lo esperé toda la tarde. Llego por la noche, sin haber comido y con malas noticias. Lo poco que supe fue que su co-editora, Estephani, había sido embargada, que había desaparecido y vendido los libros impresos como papel de segunda. No olvido la sensación que tuve cuando imagine 1000 ejemplares de mi novela triturados como papel inservible. Al final Marcos tuvo la decencia de apostarle a otra propuesta editorial o al reembolso definitivo.

Después de intentos más o menos agónicos por sacar adelante el proyecto, Marcos y yo terminamos aceptando las condiciones de un reembolso de su parte, que si bien no está cubierto al 100% ya está en camino. Lo triste, en todo caso, fue que perdí mi empresa productiva este año y que la edición de mi novela se postergó. Pero voy viendo posibilidades de sacarla por otro lado. Al final de cuentas me dije a mí mismo, era demasiado bueno para ser verdad. Cuando menos me sirve de experiencia y aprendizaje.

imagen-portada-novela-no-editada1

2 pensamientos en “Crónica de un fracaso editorial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s