Ego Pop Romulaizer Pardo 2016 ending year

Inolvidablemente soportar

tragos de segundos. Líquida torpeza

años licuados en el muralismo

abstracto del nombrar. Axioma:

el aroma frenético del deseo,

erótico plantío, unos senos tibios

esperando, la mesa puesta y el sexo duro.

Asimetría la rendija alfabética del vacío

como la terquedad religiosa —un remilgo

abstracto en la pincelada certera—

andar con la lengua floja y las ojeras

negras de pesadillas y reflejos. Espectros.

Todas las bocas indican una salida.

Alimentar la paciencia, gran aliento, poca cosa

la semilla destructiva del destino que se aborta.

Hola vida, hola amor, hola perdón, tuyo soy

aquí, en la media noche. Viernes 3 am, sólo para ti.

ego-pop-romulaizer

Casi 5000 visitas este año

No es nada en realidad… sobre todo pensando que deje de escribir a partir de octubre y no retomé el ritmo. No me congratulo ni me siento realizado. Tengo este espacio sin píes ni cabeza, con muchas ideas e intenciones. Me detuve. ¿Volveré?

Saludos a la audiencia.

 

romulo-pardo-quito-2016

firma-1-1-1

Feliz siglo XX nunca más

Desde la imprecisión rotunda, constante, deshilvano un afiche sin otra forma que la de los archipiélagos recorridos. La tierra de Murakami y de Arenas son el motivo del colapso visual a continuación.

Derritan el silencio, por los versos que vendrán.

 

feliz-siglo-xx-nunca-mas

 


Tan solo una parte del Instinto Mutilado

Romulaizer Pardo

firma-1-1-1

Lo difícil no es perder a tu audiencia sino volver

Meses sin escribir, sufriendo, deprimido. Ahora en crisis, tremendo. ¿Olvido tan pronto lo que me alimenta? No puedo vivir sin escribir, no por eso seré escritor. Y pienso en los textos que emergen de mis adentros, ahora con una trayectoria mucho más lúcida, no por eso más madura. No importa el hecho del reconocimiento social, aunque en ocasiones es importante socializar los hechos. Al final de cuentas aquí estoy, y el mundo, allá, yo distante, él en crisis.

Vuelvo con un torrente torpe, torcido, de mi ser y estar en el mundo, de mi participar, de mi contender por un puesto en la pelea de la vida. Muero hoy también, vivo, lloro, me revuelco, pierdo, no sé, es un espasmo el recuerdo de mi formación.

En noviembre recogí un certificado mío de cuando estudié antropología y no pude evitar recordar lo que me hizo dejar de estudiarla. Y como ahora pretender meter mis papeles a un reconocido doctorado no pude sino sentir el peso de los años. Es una doble cuchilla la que vivo: la de ser un simple licenciado, sin puesto ni plaza ni sueldo, la de ser un joven creativo fuera de las circuitos oficiales. Tienes talento me dicen. ¿De qué sirve tener este blog? Dudo mucho que no sea más que una forma catártica de obsoletas proporciones. No es que m perezca increíble que haya jóvenes talentos multipremiados, multiaclamados, multicitados y traducidos. Yo no figuro, no soy, no estoy, no pertenezco. ¿Lo he intentado?

Y como este escupitajo gramático me impone la ardua precisión de establecer una pauta, ¿tengo futuro? No es un desaliento, no es una situación revolvente, no es sólo la posibilidad del fracaso. Es todo eso y lo que resta de mi existencia. Quizá debería abandonar las letras, no sirvo para expresar la belleza, los sentimientos, la pesadumbre, el amor, el odio, la muerte, la divinidad, para sentir tampoco sirvo metido en dinámicas sociopatas absolutas. Soy un fumador y como tal, una clase en peligro de extinción que se mata a sí misma. Perdí, pierdo el fondo, la superficie y el tacto. Todos moriremos, ¿todos seremos alguien en el mundo? Es también ser el entrometido de la historia. Si hubiera dedicado mi juventud a las artes marciales quizá hubiera sido distinto. Pero ya no sé cómo traducir el mundo, ni mis sensaciones. Absorto estoy, pero vuelvo aquí. Perdonen el vómito.

 

egopaticamente

Thunderbolt voice

One single shadow

eats myself

above any eternity:

your lips and your fruit body

reachable for one second.

I will never forget

your thunderbolt soul

that broke my breathing

into pieces of times.

 

my-shadow-her-body

Irreverencia poética 16

Ninguna forma escapa

al recuerdo,

quizá el olvido

nutra

el firme momento

nuestro

que no fue:

tú sin boca

yo sin voz.

Adiós adiós.

irreverencia-poetica-16