Recuerdo de una clase de economía política en 2001

Un día dijeron

que no teníamos

dendritas,

que no sabíamos

el precio del brócoli.

Es más, ni siquiera sabíamos

de los riesgos de la psicodelia.

Pero vivimos.

Hoy quizá

importa menos dormir acompañado

que estrechar los brazos de un amigo.

El cerebro es una fuga al iluso instante:

¿dónde  alguien se ha salvado de la crítica?

ramas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s