Decoloración interior

Hemos dedicado

dedos a la eternidad

compases que marcan

indómitos ruidos.

 

Cada costra de memoria

rompe el signo

nuestro, compañía

la distancia, ausencia

el nombre, tendón de relatos

un rumor certero de miserias.

 

Arrebatamos ya al sol

sus migajas míticas

como dureza de hierro

en la carne tersa

derrame eficiente

de sangre y espermas.

 

Iracunda maravilla: existir.

Una pradera de luces

nos acecha y al pensarnos

—nos cobija una negrura

instantánea y tremenda—

nos indaga el silencio

con su inmarcesible toque

como de mar ola

cabalgata si de universo

esquema columpio

como de tronido llanto.

 

Dentro soplamos un amasijo

de personas, lugares, momentos,

reflejos fabricados

en la lata de nuestro psiquismo

fortuito como gaviota

pescando, como hechumbre

de coágulos letrados, como voz

en el combate del ser, como una pizca

de honestidad y de quebranto.

 

Fortaleza nuestra inservible

ante el designio del pasar y del hacer

reverbera el día sus esquirlas

polvosas del hola y el adiós.

Murmuramos sueños, intenciones

nos balancean en una cúspide

frenética por absurda,

cada vez interior es la lectura

de un trozo de infinito

transformado en deseos.


 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.