Aducir

Contra el reflejo de la complejidad

absuelta la duda de su esquirlas

años son gubias

silencios manantiales.

Ruinas de vídeos

alquitrán de siglos anteriores

la visión ramplona, inquebrantable

del progreso. Mutismo, maldad,

una cicatriz reflejo demiurgo

teatralidad este escenario desvencijado

de caricias. Tumefacción así

navegar los tendones del aburrimiento.

 

 

 

Sueño complicar axiomas insalubres

por esta desquiciada rendija.

Motor matar el meteoro del dolor.

Antiguo horario de lunas y tenebras

en cinta la idea, preñada sí

de un arrullo raido y galopante.

 

Murmaramos también un complejo

insomnio, conquista, soplo,

insuflar los instantes de rocosas

imágenes superficiales.

Cada memoria esparce en otros

un tiento que es su bocanada de recuerdos.

Pérdida igual esta ideología ya caducidad

de una generación putrefacta.

Hacemos como las olas

una planicie de rencores,

pero caemos callando

en la esbelta prontitud de los refugios:

céfirantes de indómitos enquistes

—como esta cultura de letras que es

una práctica de roturas y embalsamamientos

librescos— dentro de los panteones

arribistas del ser. Un horizonte

que es lo inmenso contando

una finitud inabarcable,

impele al acto desdicho, dibujante,

del sacar al sol sus resquicios teológicos.

 

Invención raquítica, igual que

ácido —¿o ha sido?— el ser

lisérgico —doméstico—

fortuito —encabalgado

al logos fatalista—

demarcación constante

el ombligo terso de los lenguajes

prohibidos. Columna, vertebración

escupir tampoco es

rendirse a la marcha contundente

—escritura salto, ¿eres?—

insufriblemente corrupto

el espejismo —reflejo—

de la complejidad. Absorción

como si pudiéramos

renombrar el desindianizado

momento del nacer,

como si fuéramos aperturas

de hojas y gremios papeleros

—porque poéticos no,

literarios no,

históricos no—

escritura, sí, de tentar las ramas

del saber —cognitividad ¿esgrimes

aducir el cronométro de las formas?

estructura— por el amar

y el amor

de los amantes —amo también

esclavo— esclavitud a la ciénega

de los prófugos cantos. Dormir.

 

 

Como del reflejo la complejidad

de la marometa el asalto

al infinito troquelado, enlatado,

desfigurado, columnizado,

perdón, sí, no, ¿es tarde

para indagar los residuos del festín?

Si los filósofos piensan

¿es pensar

una intuición

del instinto

la estructura cansada

de los alfabetos?

Antigëedades mi sombra y mi nombre,

un nombrar tampoco los asideros

ridículos de los pantanos urbanos

—contra revolución autoinductiva

de las esferas truncas de mis ojos—

visualidad que ronca

los olores enmohecidos

de Aristóteles y Platón.

Era donde la cama decía

complejidad obtusa,

memoria de grises

emblemas —como de ciudad

atmósfera corroida ¿smog?—

también la contaminación

visual, insalubre acto —verbalización—

torcedura y símbolo

en el arrabal conflagratorio

de una orgía que es más ignorar

que destruir las formas simbólicas

en el aposento de la pulcritud eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.