Blogging poetico

Parentesco

Venimos de inmensidades
convertidas en cenizas,
de caricias… y soplamos
al horizonte un beso.
Contra el espejo del tedio
nombramos conquista
la caminata de las estrellas
porque dentro del silencio
finito nos escondemos.

¿Cómo establecer la cúpula
de la sangre y la familia
si dentro del tiempo partimos
las halas del sueño en mitades
distantes de llanto y soledad?

Escondemos también la maldad
en una lóbrega palabrería que induce
a pensar que las lindes del sol
nos pueden perdonar como dioses.
Existimos en el mito de unidades
columpiadas entre tejidos de sombras
porque el finalizar la jornada
nos reclinamos al agua y estrechamos
los bordes de los abismos interiores.

Pendemos absortos en ideas

que son herencias
¿acaso involucra nuestro aliento
una resquebrajada esquirla de misterio?
Nadie puede pulir su origen ni puede
asechar un encuentro que sea intrascendente.
Cada mañana nos enquista lo cotidiano,
su maquinaria lodosa de retahílas
y al dormir podemos amar, sí, un trozo igual
al rostro fugitivo del rayo que rompe la oscuridad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.