Desrealidades

Desinvento horizontes desfigurados en una arroba decimal de silencio, flauta la queja de los mares contigo estar encima de las producciones moleculares. Absorto inyecto biomasa a los escondites del ser, compro axiomas en la bolsa de Wall Street, intuyo remansos de fuego, circunscribo átomos de memoria que son insípidas figuras en el banderín del tiempo. Arriba existía un cielo donde podíamos conquistar los espejos del alma, pero ahora navegamos suturados los abismos del tedioso instinto y resquebrajados manejamos también los días y las noches. Como una especie en peligro de extinción mi aliento canoso de rencor esparce por doquier una pizca sentimentalista y torpe, designio de un amor desvencijado, como olla de peltre oxidada, enterrada en un lote baldío.

Entonces como siempre llega el mago indicando el camino del flagelo inquisitorial porque los mentados jesuitas checos olvidaron también evangelizar a los raramuris de la sierra. Porque también el mago que nos impulsa a la mediocridad nos olvidó todo este tiempo. Sembramos los campos fértiles de las nuevas generaciones y caemos prófugos en un sin sentido que desdice lo que anhelamos. Torpeza estar aquí contra la poltrona de las décadas fugitivas y enquistar con alfabetos torcidos el instante que evanescente surca la deteriorada faz del iris.

Desfigurar también es involucrase levemente con la causa de los ignorados, como todo ese montículo de nota roja que siempre aparece en todas partes. Desproporcionalmente estamos extraviados en una monocromático sopor que nos dicta las frecuencias marchitas del lindero del caos. Emblemas más emblemas menos nos acomete la empresa que nos fabrica todo este deseo de consumir, de ensanchar, de engrandecer a los otros todo el tiempo. Despilfarro entonces esta verbalizad escueta, como marea del índico pero también como conquista portuguesa en Japón, o peor aún, esta hagiografía de un santoral derruido en su laicidad. Entonces, como si Descartes pudiera salvarnos, indicar los derroteros de la fiebre que nos arremete cada vez que soñamos la pesadilla.

La pesadilla también es ese desinventar desinformar desestructurar, también es que esto que no es exista contra el pelaje mismo del sin sentido, desdicho, corte y confección de una palpable irracionalidad que engulle la visión de los conquistadores conquistados. No es también el rememorar las marionetas nepalís ni tampoco es, quizá en el fondo sí, esta agobiante marca de los fuegos olímpicos griegos. No, no es demasiado tarde cuando ha sido demasiado pronto para olvidar. Un flujo de recuerdos, eso que es también la proyección, el insight, la predestinación de vivencias, que es la pesadilla nuestra de todos estos últimos 20 o 30 o 50 mil siglos, eso es también la obsesión marchita, la fijación que dicen es más que una oralidad mutiliada.

Oremos en esta playa desgarrada de personalidades despersonalizadas en el desquicio desapropiado del disforme disyuntivo discapaz desenigmático andar en esta jungla de imágenes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s