Blogging poetico

Bionarcología gramatofílica: pornocicatriz meine Kindergeschichte

El material de la poesía, no lo constituyen ni las imágenes, 
ni las emociones,  sino las palabras… La poesía es 
un arte verbal.
 
Viktor Zirmunskij

Auto-referenciar (sé) también

estar: laisser faire laisser passer

cúpulas (no-neo-liberales 

estos días, sí virtuales) 

dellet it beazul 

—contra el pellejo 

de la infancia—

en los recuerdos atropellados :

irracionalidad de unas tetas perfectas

(por no haber tenido una loba

salvadora, mi nodriza, por no ser de la secta

de los privilegiados amamantados).

Tedio (auto-foto-grafiar) se (las)

manos envueltas, contaminación

del ego, memoria de modelos pornográficas.

Cubrebocas esta(e) sal (to):

abismo el reloj despiste,

cual lozanía de púbero 

cada día —tránsito

igual, asomos a la sordera—

de los tiempos la faz,

del verbo el esfínter 

—como de la visión

el vapor (sueño) tttsss—

salteando la vida —onírica

cosmoestructuración—: vendaval.

La Kulturgeschichte de mi consciencia

ese subdesarrollo: meine Kindergeschichte kapital dichtung:

los pechos perfectos, la redondez, lo esférico

—diría Sloterdijk de nuestros días, la forma—

il sogno di una ragazza
supurando mis adentros con sus senos.


Heilkuntsde mi boca

las bocas suyas —nunca mías

en mí— Kunstsprache de mi inocencia,

mi primer año capicúa: 1991 y Play Boy TV

penetrando mi ser infante, púber aliento

redactando cuentos de otros falocentrados

impulsos de ser el chico más feliz

en el fin del universo. 

Mamocéntrico-Vaginocéntrico-Feminocéntrico

evento —deus ex machina biográfica—:

Delicious Nineties young American woman’s tits.

Autosociopsicoanálisis de pesadilla,

siempre el mito de Adán y Eva, esa resbaladilla

de punzones agrietados —mis ojos— trepando

en el rubio placer ausente. 

Primer choque

primer contacto

primera ontología 

primera fenomenología

del ser femenino adulto

deseado —distancia,

identificando lo virtual,

fastidio de Tables Dances 18 años después—.

Mi primer año capicúa 1991

hoy ya silencio

como el viaje a Paquime,

con mi madre y su hermano

—los apaches chihuahuenses.

Mi volver a Mesoamérica, 1991,

también el año del karate coreano.


Bionarcología il sognopesado

de los desamores,

de los desvelos,

de la producción monetaria con cuerpos.

Escribir desde antes, siempre, vinculante

con la madre, ¿con el padre? El deporte.

Cuerpos siempre, ahí, disímbolos.

Pesadilla, ensueño neurotizado

meine kindergeschichte. Fantasía irrealizada:

estar desnudo —y erotizarnos— 

con tres mujeres —modelos—

al mismo tiempo.

Die Kulturgeschichte meiner Frau interiorizada

contra la planicie de la TV: esas esferas.

Mujer, eres más que dos tetas para mí. 

Art tit
Anuncios

Categories: Blogging poetico

2 replies »

Responder a Romulaizer Pardo Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.