Blogging poetico

De un soliloquio postrado en los confines traumáticos del instante

Pierdo el metro contra el espejismo

mordiendo las sienes de mi juventud.

¿Qué es ser joven sino la inmensa

pesadumbre de los sentidos?

 

Encima de mi escritorio

no hay más palabras… mutis

ese espectro que ronda mis cicatrices

como elefante ciñiendo los paisajes

dorados de un apocalipsis íntimo.

 

Hace miles de segundos las fauces

del sueño orillaron a mis ojos

a flanquear las orillas del silencio

en el cuchitril de mi pantanosa mirada.

 

Esculpen los trinos del sol

una balada estridente

dentro de la bocanada de humo

erguida contra el pellejo de mis pestañas.

Sí, todo es un evento frustrado,

un wherever it means hacia el cielo

quebrado, hacia el porvenir roto,

como la rotura que embalsama

los tendones de mi alma

largamente postrada en el sitio

mismo donde el vuelo fue decisivo.

 

Toda tortura del ser escribe

sus signos entreceñidos hacia

el plexo fébril de las entrañas

mismas del recuerdo. Sí, todo, todo

es, deja de ser, todo es, si todo es

también dejar de ser es ser siendo

dejando de ser. Totalidades demacradas

conflagración inserta en el laberinto del lenguaje.

 

Interiorizo los espasmos de una fuga

que no es de Bach sino de Haydn

porque al final ¿qué interesa el siglo XVIII?

Pamplinas enturbian mi respiración,

jadeo miedo, ronco sordera, escupo

formas y estructuras caducas

en el firmamento hóstil de los años.

Había una vez un segundo decir las cosas

que segundamente dijo: abrid los sepulcros de la memoria.

 

Truena mi brazo de dolor, de ese dolor que es la pobreza

del espíritu, de esa vacuidad que es la mujer objetivida,

de esa esterilidad que es el conquistar

átomos de miseria; truena mi vida, truena mi aliento,

truena el cielo con el rayo de Zeus y con el rayo

de Nebraska. Torna el instinto necropático

vuelve la muerte, vuelve la sombra, vuelve

ese oscuro hábito de callar, esa oscuridad

de insertar los días en el mutismo.

Mutis, sí, silencio. ¿Alguien te adviritió que el mundo

es un lugar inseguro? ¿Alguien te dijo

que las mujeres son más que dos tetas?

¿Alguien acaso insinuó que fueras pétalo de dolor

para ser fiebre de exclusión?

No…

Una hoz hecha de miserables imágenes

columpia los senos de actrices porno

en tu pupila y tú decides callar. Calla

la vida cuando descurimos

que el sentido del ser es algo distinto

a la metafísica del amor. Callamos

todos los días nuestras voces, nuestros desiertos,

callamos también, en mi interior, el pantano

seguro de las nocturnas pobrezas indómitas.

 

Así los años esculpen su desprecio

contra el cristal de otredades victoriosas.

¡Oh! corceles de la maldad, ¡oh! modernidad,

abandonen ya esta juventud encubierta

y den píe a un pliegue del rencor que esparce

sus esquirlas en toda la humanidad.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.