Distorsión visual o de la irreverencia del pastiche fotográfico y su sátira

Hacia los otros

Volcados hacia el frente nos enquista la vida, hacia adelante, siempre. Una vez presenciamos algo importante y nos callamos. Si los días esconden eventos y en su tejido somos, las noches remiten al acto voyeurista, al testimonio, a testificar la intensidad de la otredad. Nos escondemos a veces de las multitudes, nos volvemos siniestras piezas de arrabal. Sin duda una vez fuimos distintos a estos observadores mustios y ramplones.

Cuando decimos que nuestro porvenir es duradero no estamos involucrando la fortuna o el destino en nuestro horizonte de sentido. Nos inculcaron que los astros son piezas de un rompecabezas mayor y al final de cuentas metemos nuestra memoria en latitas que confeccionan una fototeca. Sí, al cabo del tiempo sabemos que las esferas de nuestros actos nos rigen como el silencio que nos hace observar lo intocable.

Estamos inmersos en la obsesión por el registro, por la imagen, por la plasmación de los hechos. Los otros son piezas de una arquitectura insalubre, de una manía por el hecho histórico. Nos quedamos absortos porque si nuestro frente, nuestro siguiente paso, indica las huellas de la otredad, los otros representan una hazaña venidera, un diálogo dictatorial. Entonces lo importante es la fotografía, el plasmar el momento, el instante resguardo, materializado, registrado.

Pero el otro no nos importa en realidad. Nos importa su mercado y su distribución. Nuestro voyeurismo alquila el sentido y significado del acto mecánico, de la constricción, porque el otro no es una oportunidad de ejercer nuestra humanidad sino el impulso y la voluntad de congelar la versión más capitalista de él. Es un acto de exhibición, un acto de congelamiento, un acto de captura, que nos impulsa a la disolución, al ratpo visual, a la rapiña cultural que en nombre de una otredad inmensamente fabricada induce a la síntesis de los seres capaces de distribuir el átomo de la avaricia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.