Blogging poetico

Hablábamos contra la victoria

No fue tarde cuando perdimos la inocencia

porque en el andar

los sueños se volcaron

pesadillas. Nos fuimos dejando frente

a torrentes de vivencias y pereció nuestra ética

en el rincón cierto de trágicas actuaciones.

 

Pero hubo un tiempo cuando saltamos

y soltamos al viento nuestras proclamas.

Éramos más que trozos de juventud

envueltos por el cristal

de las esquivas frecuencias contra la victoria.

 

Periódicos, revistas, alianzas

fueron cinceles de nuestras voces

y al enunciarnos hermanos

escondíamos al destino

la elucubración inerte como espejo.

Los escindidos hechos fueron caireles

de nuestras andanzas y correrías.

Dejamos en el tiempo un compás de esperanza

hoy podrida en el tormento de una distancia.

 

Al final de los recorridos cada uno

tiene en sí una potencia

de salvar o hundir

el cuerpo y espíritu que nos posée.

Cuando los segundos se vuelven eternos

nos congela la idea misma

que nos indujo a elegir, a cambio de hilar

la urdimbre de nuestras alianzas.

Con la totalidad que ahora está rota

nos asomamos a la vida.

El silencio nos impone una tregua

porque ya los escándalos son

la moneda de nuestros tiempos.

Finalizamos este soplo en el instante

que nuestras letras quedaron absortas

y mutiladas, pero al final del tunel,

donde otros vieron luz, vemos

un recuerdo de nuestra infancia:

la hermandad es hoy un recuerdo marchitado.

Ciudad de México, 2007.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.