Noticias

Balance

Ha sido un año complicado en muchos sentidos y me encuentro desanimado y poco confiado de mi hacer. Han sido muchos eventos fatales y catastróficos los de este año. Rematando, el día 6 fue mi cumpleaños y por la noche, ya agripado y después del cumple, tuve una infección de oídos muy severa y extraña. Al final lo he tratado pero ha sido quizá el cierre demoledor de un año estéril, seco y tremendo. Perdí a una tía en enero. En febrero al mi asesor de tesis. En marzo murió la madre de un hermano —amigo— de la secundaria, aunque nació mi sobrina. Abril volví a Xalapa. Estuve yendo y viniendo a Ciudad de México, Zamora y Puebla menormente, desde la ciudad de las flores. Mi Luchita Luchitunga, mi perrihija menor, quedó ciega al poco tiempo de yo volver a mi casa. En Agosto murió. Mi otra perrihija, Rita Ritunga Wachapiye, murió en octubre, mes también del accidente automovilístico que casi le cuesta la vida a mi prima hermana mayor. Y me olvido que también en agosto fue asesinada Ivonne, que desde entonces Jero está preso y que Luis está muy mal. Un escándalo anunciado y temido desde siempre en esa casa vuelto realidad. Noviembre cumplió 19 años de ausencia material mi madre, Margarita, y gradualmente se fue calmando todo hasta el día de mi cumpleaños. Días ante comencé con una gripa atroz que me descuide. El viernes 6, día de mi cumple, celebré en la tarde con Azaleas y Citla y volví a casa. Eran las 2 de la mañana del sábado 7 de diciembre y comenzó el dolor. No pude dormir. Terminé en urgencias en un hospital público para ser atendido por el dolor creyendo que me iba a brotar la muela del juicio. Equivocado. Pasa el dolor con medicamento y duermo un poco, el domingo vuelve el dolor y vuelvo a urgencias. Entonces es cuando me dan antibiótico y me vuelven a intentar contra el dolor. Hasta el martes que fui al dentista y me hizo sospechar estaba casi seguro que era una de mis muelas del juicio. Crasso error. Lunes sin dolor voy al hospital y hay una serie de trámites ahí. No resuelvo nada. Tengo disminución de audición, congestión nasal, laringe y ética severa. Finalmente uno prima doctora me consigue una cita con el otorrino para el jueves. ¿Resultado? Una infección poco común, del cuál el médico ha visto 3  4 casos desde que salió de la especialidad —y eso no tiene 5 años—: meringitis bullosa. Como dijo unos días después mi tía A… vaya suerte. Desde el jueves, después de la consulta, estoy en tratamiento. El sábado terminé antibiótico primero, con tratamiento local ótico ahora. ¿Es un mal relato no?

Mi persistencia con Luzán se alza y baja como marea lunatizada. El territorio de una geografía distemporánea envuelve tajos breves y absolutos como en la maya estructural de mi fake narrative. Sí ¿o no? Olivdo de la puntuación, siempre. El mal relato cambiará. No he querido leer el I Ching. Y sostengo mis atroces blasfemias contra la institución católica: take them to the churhc the will rape them. Tampoco puedo adjudicarme otra cosa que un fake anarchism. Ni Dios ni Amo los anarquistas.

Luego no ubico el objeto heredado matrilinealmente, para esquematizar lo siguiente:

 

renacentismo                       feudalismo/mercantilismo                       principados, monarquías

barroco                                 mercantilismo

neoclasicismo    mercantilismo/fisiocracismo/industrialismo monarquías absolutas/Estados

Naciones

romanticismo                      fisiocracismo/industrialismo

realismo                               industrialismo

naturalismo                         industrialismo

simbolismo                          industrialismo

modernismo                        industrialismo

vanguardias artísticas        industrialismo

 

temporalidad aproximada 1492-1945.

 

Por ello mis reflujos de silencio. Disculpadme, no sé castellano.

Pero olvidar también ha sido dolor tras dolor

una tenue balada o un agitado beat

una esfera redonda con el iris del tiempo,

la risa de un corrido, otra pachanga con bonitos y monigotes de plastico.

¡Perdón a quien perdón merece!

Luisa ha sido relatora… yo he sido confuso. Dentro de esa macro estructuración tout court el destello de Subirats podría inmiscuir el Continente Vacío aunque ciertamente su ensayo sobre la cultura pantallal. Lo pantallal no implica necesariamente lo digital en el sentido más virtualista de un presente atiborrado, multiestimulante, aglomerado y polívoco. Polívoco de muchas voces y muchas narraciones: policrónico. La imposibilidad informática de la exhuastividad representa un ejercicio innecesario en términos documentales, más el reto de realizar recompendios a partir de una textualidad finita —aunque igualmente inabarcable— posibilitando un ejercicio lectogramático. La virtualidad de la lectura y la escritura representa un momento cognitivo trascendental en diversos sentidos en el proceso de desarrollo —psíquico y psicosocial—, primero, en el desarrollo civilizatorio, segundo, en la implementación de una cultura simbólica y metalingüñistica, tercero y por último.

Ver es también escuchar. Un inmenso caos auditivo se apoderó de mí. Ya los otoños pegan más fuerte, las distancias, los quiebres. Fue mi cumpleaños. Felicidades a mí.

Y gracias querida audiencia.

Veremos qué hacer para el 2020

Carte de vœux – Bonne année 2019

Anuncios

Categories: Noticias, Spam Man Series

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.