Rómulo Pardo Urías escribe

Ignorar para conocer, ignorar para saber

La vieja idea estereotípica del pensamiento moderno era abarcar la totalidad de los hechos. La ciencia se refería a la posibilidad, en el siglo XVII, de manipular la naturaleza. La metafísica cristiana fue sustituida gradualmente por una nueva metafísica, consagrada con el pensamiento de Kant. No conozco a Kant más que de oídas, no soy científico ni tengo pretensiones de verdad.. Ignoro para conocer. ¿Qué caso tendría estar experimentado en todo antes de vivir? ¿Para qué sirve la experiencia sino para establecer un criterio? Por eso ignoro. Dentro de la compleja trama de las tradiciones humanas el ignorar es la base para el conocimiento. No puede haber experiencia ignorada que no traiga consigo un adentramiento en un nivel de conocimiento nuevo. Incluso los fallos y las fallas, los fracasos, son pautas para cambiar la experiencia y la ejecución de los hechos. No soy omnímoda ni omnisciente, no soy ubicuo, soy un ser concreto, que puede conocer.

Conocer es solo un acto de la experiencia sino de la posible incrustación en una realidad. No hay entes aislados, todo está interconectado. No soy un aislamiento sino un intento de diálogo. Porque en la capacidad de vivir experiencias nuevas o de tener experiencias recurrentes o de mantener cierto tipo de experiencias, estoy decidiendo sobre mi vida, mis relaciones, mis intereses, mis predilecciones, mis gustos, mis fobias, toda una gama de hechos que traspasan mi ser. Pero hasta que no los traspasen no estarán registrados en mí, no me cambiaran.

Por eso ignorar no es un problema el problema es los tipos que hay de ignorar las cosas, el mundo, la circunstancias, los hechos, las personas. Ignorar es lo más natural, no ser consecuente con los actos y las palabras, evadir, es distinto de ignorar. Evadir es hacer a un lado la realidad, evadir es no afrontar el peso ontológico, del ser, que nos absorbe y nos conduce por el pasaje de nuestras experiencias. Y nos enquistados en el sistema social, institucional o económico, político, cultural, literario, porque necesitamos adentrarnos en otras dimensiones donde nuestra experiencia crezca.

Es gracias a nuestra ignorancia que lo experienciable es posible, es decir, podemos experimentar cualquier cosa, prácticamente, en ciertas condiciones y bajo ciertos lineamientos. Pero lo que puede ser nuestra experiencia es abismal.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .