Gramatopoeticografia y literatocentrismo alfabetocéntrico

Gramatócentrismo cultural

Abuso del neologismo desde hace diez años, no hay mucho que recordar. Una década se dice fácil, casi mi cuarta en este mundo. Seguimos aquí. Un trauma profundo me moviliza a identificar faltas, una irreverencia ideológica me lleva a fabricar nuevas palabras. No hay escritura sin centro. Apenas nos visita Juan Ángel Torres Rechy de China. Un obsequio: A return to essence of life. ¿Autor?: Master Jiqun. Zoshou tiene una gran universidad.

El terror bacteriológico comulga con nuestro presente como ese olvidado fragmento del mundo: humo-humus. La inquisición llegó a prohibir fumar. Válgame, en el siglo XVI no tendría píe ni mano, menos lengua. Y la materialidad compositiva del instante recorre un flujo irredento contra los espejismos del provenir. ¿Cuáles espejismos? La hoguera mental —holgura también—.

¿Qué es tejer textualmente? ¿A partir de qué instaurar una normativa de lo escrito? ¿La regla es una medida o también es un espejismo? ¿Fin y telos? ¿Telelología? Las causas finales. ¿Cómo olvidar a los escolares de Praga discutiendo este asunto? Ahora es otro el nosotros.

La escritura no es definitiva, aunque sea material. Lo postinternético es un hecho material: cuando imprimes un trabajo con enlaces esa escritura pasó por internet. La estabilidad de los repositorios en todos los sentidos no es estable. Sigue, mucha de ella, en la web. No sería lo mismo decir postinternético que postrediano, la red es distinta de internet.

En términos cáusales existe no sólo la transferencia de un conjunto lingüístico metareferencial, sino también una neo escritura.

Literatura china contemporánea…

Anuncios

1 reply »

  1. Una reflexión en torno a prácticas letradas y humanísticas del siglo XXI, con características chinas y universales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.