Distorsión visual o de la irreverencia del pastiche fotográfico y su sátira

Maestras y maestros: profesoras y profesores

Presentes

Explorar otras idas y venidas en el recorrido del tiempo puede configurar una especie de vórtice. Vórtice de pérdidas y reconciliaciones, de silencios y pasajes. No solo periodizo e intento describir el ciclo vital de un distinguido ilustrado aragonés. También periodizo mi existencia. Estoy llegando a la cornisa de los treinta. Poca cosa.

Reconocer en mi camino otras voces siempre ha sido complicado, difícil y de muy compleja realización. Transito de un egotismo profundo y vulgar, al enmascaramiento de los diálogos que he tenido. Entre 1991 y 1998 practiqué y estudié Tae Kwon Do. Mi condición de Taekwondoín fue decisiva en mi temprana juventud entre el año 2000 y el 2010. Pero mi adolescencia, entre 1994 y 2002, definió mis relaciones y formas de relacionamiento personal.

Estoy en la cornisa de los treinta y como fugitivo me cuestiono. Cuando tenía 9 años en el 91 tuve un tiempo de intimidad y cariño con mi mamá en Chihuahua. En la nueva escuela a la que iría por 3 años de primaria y 3 más de secundaria, la Célestin Freinet, debíamos preparar una exposición. Tomamos unas fotos de un viaje a Paquime, en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, donde nos acompañó mi tío Luis, hermano mayor de mi mamá. Después de eso volví a Xalapa a regañadientes para comenzar una vida que fue tortuosa en gran medida, aunque no como en la infancia. 1991 está encubierto por mi trauma pornográfico playboyano del mismo año. Y en la pornografía se encubre, además, otro inmenso periodo entre 1991 y el 2017, al menos. Pero de pornografía hablaré en otro momento.

Al llegar a Xalapa conocí a mi primer gran maestro y mentor, el respetable poblano Santiago Escutía Martínez, gran maestro y fundador de la escuela Excelencia Marcial de México A.C. Santiago fue no solo un mentor en mi iniciación a la música, el uso deportivo del cuerpo, la competitividad y el trabajo, pero también, en un modo indirecto, me condujo al camino de la escritura.

Para 1993 conocí a Mariana Elizondo, hija del distinguido escritor Salvador Elizondo. En aquel entonces eso valía un cacahuate para mis pretensiones más bien de admiración y placer al estar en su presencia. Con ella conocí el son jarocho y cubano, aprendía muchas cosas de música, conocí el clavecín y la espineta, me perdí en los Beatles y compuse canciones.

Deportes, escritura, música. Fueron tres ejes formativos de mi infancia. Para 1993 gracias al aporte de mi tío Luis Urías Hermosillo, compusimos con mi hermana un álbum de rap infantil Marcianitos, donde prácticamente me inicié en la versificación. Por ese entonces, también me iniciaba en el uso y aprendizaje de las computadores, con una Mac Classic donde escribí mis primeros relatos para una clase de la primaria. Mi hermana Luisa, gran teatrera, directora y creadora del colectivo Lagartijas Ttradas al Sol fue muchas veces mi cómplice o colaboradora.

Cuando en 1997 viajé a Cancun para un torneo de Tae Kwon Do, logré estar de cerca con el gran Maestro Dai Won Moon de la escuela coreano-mexicana Moo Duk Kwan de México A.C. Mi cercanía con Escutia me permitió conocer a este personaje, que ese mismo año estuvo presente en mi examen de cinta negra primer dan. Mi cercanía al arte marcial con Escutia fue también un intercambio musical profundo y amplio. Escutia me instruyó en la “buena música” haciéndome grabaciones con canciones “anti fresas” considerando a grandes bandas en inglés como The Smiths, The Sundays, Queen, The Talking Heads, Bowie, Chris Rea, entre otros. Para presentar mi examen de cinta negra redacté una tesina sobre cambios psicológicos derivados de la práctica del Tae Kwon Do, un primer trabajo personal aunque todavía con la asistencia cercana de mi madre.

Hacia 1998 deserté de la práctica del Tae Kwon Do. Pero desde 1996 comencé a tocar la guitarra con el maestro Jesús de la entonces agencia de publicidad xalapeña Ícono publicidad. Comencé a componer canciones y escribir versos, especialmente para el entonces amor de mi vida, que fue mi primer gran amor y con quien sostuve una relación hasta el año 2000. Me gustaba mucho por entonces grabar mis sesiones musicales y entregaba de regalo piezas no solo a la novia sino también a uno que otro amigo como Luciano o Ángel. Días también de profundas borracheras y mucha incomprensión de la vida y del entorno.

Ingresé a la preparatoria Ricardo Flores Magón Oficial B en Xalapa, siguiendo los pasos de Luciano, mi mejor amigo de entonces. Ahí conocí de cerca la dificultad de la educación pública y viví de cerca otro modelo educativo. Cuando en el año 2000 estaba en mi área formativa de Humanidades, escribí mi ensayo sobre la educación nacional para el concurso de ensayo convocado por el CIDE. Para ese entonces me había despedido ya de Mariana Elizondo, que se fue de Xalapa por ahí del año 96, de Escutia Martínez, a quien dejé de frecuentar desde finales del 98, pero también perdía a mi primer gran amor y en noviembre a mi madre. Ese año marcó un pináculo personal y el fin de una época en Xalapa, pues me había ido a estudiar antropología social a Ciudad de México. Ahí conocí a Ricardo Falomir Parker, un antropólogo con quien generé un vínculo a amistad y cariño. Participé ese año en las actividades de un congreso de estudiantes de antropología, donde descubrí y escuché a grandes intelectuales y profesores de la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa: Enrique Dussel, Juan Castaigns, Roberto Varela, Nestor García Canclini y Michel Kearney

Así iniciaban mis primeras experiencias intelectuales, formativas y académicas. Leí por entonces Juan Pérez Jolote de Ricardo Pozas, el estudio sobre Lévi-Strauss de Octavio Paz, Amor perdido de Carlos Monsiváis, El miedo a la libertad de Erich Fromm, entre otros materiales. La muerte de mi madre marcó un sino de depresión y tristeza que me orilló a desertar de mis estudios antropológicos en el año 2002. Para ese momento, no sabía que mi vida se enfrentaba a un giro radical de circunstancias, lugares y personas.

Rómulo Pardo Urías circa 2001. Foto de Andrea Núñez

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .