Weblog Romulaizer Pardo México Codice Digital

Romulaizer Pardo en el Festival Internacional Palabra en el Mundo XIV Xalapa, México mayo de 2020

El Rugido

Cuando el cuerpo y el alma

esconden sus heridas,

como se esconde la brisa

en los malecones de la historia,

es el callejón del dolor

el que nos grita. Amábamos

como se cree en un Dios potente

y despiadado, pero un nosotros

tenue, cobija de sueños e ilusiones,

convida a intuir que las luces

exteriores son palmas

de manos antiguas. La receta

Del olvido esparce su cicatriz

en aquello roto. Nuestra voz

hacia la linde de los hechos

remilgosa asume el antídoto

a las rendijas de los recuerdos.

Nos impone el océano del lenguaje

indagar los rostros fugitivos

anclados contra el sentido del reloj

porque infértil nuestra unidad,

odia, riñe, pelea, angustia

en sí y por donde anda

ante aquella balada turbia

indemnizando con culpa

el placer otrora alcanzado.

pero en el camino de los rencores

y del desahucio, donde nuestro doler

comulga idéntico con nosotros,

hay un perfil que tenue resurge:

porque si el dolor nos transforma

su cicatriz nos fortalece.

Siempre la vida se dirige a la muerte

aunque no sea el fin sino el camino

lo significante, lo nutricio, lo radiador

dé sentido. Entonces, en la maleza

de nuestros rencores y temores,

en el axioma fugitivo de lo insuperable

aparece un brillo torpedo que alienta

nuestros pasos. Porque la oscuridad

no es eterna ni la eternidad es un éter oscurecido.

Acaso cuando encontramos las palabras

que nos permiten nombrar y salir

del silencio del padecer, esa lucecita

se figura manantial robusto

que trastoca la memoria. Sentimos

mientras andamos otra especie

de quebranto, pero estamos doloridos

y la luz nos invita a seguirla.

lentamente inducimos nuestra ceguera

contra el espejismo de aquel tugurio

llamado angustia, miedo, incertidumbre.

Porque siempre los límites se oponen

y nuestras manos son las gubias de nuestros días.

existe en el firmamento torcido

de las constelaciones de odio, rencor

y zozobra, el imán lumínico

del reencuentro. Primero nuestro

luego con otros, donde nuestros escondites

ya no suturan nuestra voz

porque los pájaros anidaron otra vez,

porque otra vez la lluvia limpia

nuestras caras, porque de nuevo

sonreír es existir. Entonces felices horas

aguardan nuestro acto existencial

y columpiamos en la luz las aristas

de los sinsabores. La luz se multiplica entonces

y en el caer sonámbulos dentro

de ese elixir comienza un fuego

dentro nuestro que abrasa la vida

e inunda el cuerpo y el alma.

Nadie odia siempre por completo

nada es objeto eterno de desprecio

nadie fracasa siempre que lo intenta.

Esa luz que es un faro torpe al principio

es nuestra historia de todos los ancestros

y actos que tenemos. Esa luz que nos cobija,

es longánima y cierta, esa luz, que no es Dios

ni es Iglesia alguna, es el cuerpo

y el alma que nos invita, con esperanza,

a ver otros horizontes: aquellos donde reír,

saltar, nutrir el espíritu, son arduos placeres

que se enquistan en nuestra sólida pesadumbre. 

To be a poet published on WordPress May, 24th, 2020

Do being poet means
to be outside the speaking
noise of meaningless things?
When poetry came inside
an ancient spirit touch us.
Being a poet, as you know,
is to be a suffering soul
seeking one piece of freedom
in the chaotic puzzle
of voices. So on being a poet
is to rise a new vocabulary
to complete our world.

Picture of the day

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .